El Espejo | AMLO y las malas compañías. Autor: Iván Uranga

“El que con capitalistas anda, a aullar se enseña”
Nuevos dichos populares.

Mientras en el mundo hay 365 millones de personas a punto de morir por falta de alimentos y en México no producimos ni el 1% del maíz que consumimos, López Obrador inaugura la mayor planta de café basura del mundo.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”, reza el sabio proverbio popular, del que todos podemos dar fe de su veracidad. Desde que nacemos las personas que nos rodean son las que van determinando nuestro carácter y personalidad, pero sobre todo nuestros principios. No los principios que nos jactamos de tener, que en verdad son solo buenos deseos, hablo de nuestros principios reales, el eje rector con el que forjamos nuestras acciones cada día, y estos principios no son eternos, van cambiando conforme vamos cambiando en la vida, cambiamos de grupo social, intereses y principios. Tal vez hace muchos años López Obrador tenía un legítimo interés por un México más justo, y digo “tal vez” porque no podemos olvidar que su formación inicial lo llevó al PRI justo cuando gobernaba el recién muerto genocida y torturador Luis Echeverría, pero ahora con quien se junta es con los Slim, los Salinas, los Larrea, los Monsanto, el presidente de Estados Unidos y sus empresarios, los Fink y su BlackRock y Nestlé entre muchos otros potentados.

“Las malas compañías” hoy amigas del presidente (antes de llegar al poder político, las mismas empresas, fueron bautizadas por AMLO como “la mafia del poder”) sabemos y hemos demostrado que son esclavistas, que han destruido a la naturaleza, que se enriquecen extinguiendo la vida sobre el planeta, que han creado sus emporios a costa de millones de vidas humanas y que el interés que los une tiene que ver más con la economía capitalista que con acciones para salvar la vida sobre el planeta.

La primera empresa trasnacional a la que López Obrador le dio parte del territorio y el agua de los mexicanos fue a la criminal Nestlé a quien a 18 días de asumir la presidencia de México recibió en Palacio Nacional para anunciar que en Veracruz se construiría una planta para procesar 20 mil toneladas de café, con una inversión inicial de 154 millones de dólares.

Esta sociedad con Nestlé comenzó mucho antes. El expresidente de México Ernesto Zedillo, socio político de López Obrador, es director del Centro de Estudios de la Globalización y Profesor de Economía y Política Internacionales en la Universidad de Yale. El proyecto del Centro sobre la reforma de la política mundial de drogas está financiado por The Open Society Foundations, dirigida por George Soros dueño de Nestlé y Bayer-Monsanto entre muchas más empresas, por lo que la designación de Olga Sánchez Cordero, incondicional de Zedillo, como su primera secretaria de Gobernación no fue una sorpresa, tampoco lo fue la designación de Víctor Villalobos empleado de Monsanto como secretario de Agricultura, o el que designara a Alfonso Romo socio activo de Nestlé como jefe de la Oficina de la Presidencia, por lo que no son rumores que el magnate George Soros está muy cerca a la presidencia de México y se cree que esta cercanía se da a través de Marcelo Ebrard. Lo que también es una realidad es que todos y cada uno de los megaproyectos que ejecuta AMLO comenzaron hace muchas presidencias y que él solo es un continuista y sagaz ejecutor del macroproyecto de los Soros llamado Mesoamérica, con el que pretende controlar el trasiego de mercancías entre océanos a través del Istmo de Tehuantepec, para competir con el Canal de Panamá en manos de los Rockefeller.

El Proyecto Integral Morelos, el Aeropuerto Felipe Ángeles, la Refinería Olmeca, el Corredor Interoceánico, el Tren Maya, Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro, Becas, Pensiones y Guardia Nacional y migrantes, tienen un mismo fin; facilitar la ejecución del Proyecto Mesoamérica en México. Que aquí bien vale decir que no hubiera sido posible con ningún otro presidente, porque López Obrador diseñó una estrategia que hasta ahora, a trompicadas, le ha funcionado. El capitalizar a los más pobres, no solo permite que sigan consumiendo y que el sistema capitalista no termine de caer, también compra la paz social, porque con el hambre resuelta, se mitigan las ganas de cambiar una sociedad en donde la inseguridad, la impunidad, la injusticia y la desigualdad cada día son mayores y más cuando hay centenas de miles de militares armados intimidando con su presencia cualquier impulso subversivo, militares que garantizan y garantizarán la seguridad para cualquier segmento del Proyecto Mesoamérica, que a su vez convertirá de facto al Istmo en la nueva frontera sur de Estados Unidos, porque no es lo mismo cuidar 200 kilómetros del Istmo a cuidar 3,169 kilómetros en la frontera oficial con México.

El Proyecto Integral Morelos consiste en dos centrales termoeléctricas de ciclo combinado; una ya construida en la comunidad de Huexca, municipio de Yecapixtla, Morelos. El Gasoducto Morelos, de 160 km de longitud, atravesando los estados de Tlaxcala y Puebla. El Acueducto Morelos, de 12 km de longitud, que abastecería de agua residual del río Cuautla a las Centrales de Ciclo Combinado –termoeléctricas de Huexca–, para el enfriamiento de sus turbinas. Una red de transmisión asociada, que suministrará energía eléctrica al sistema interconectado nacional de la CFE, y un sistema de autopistas, todo para dar servicio a una nueva zona industrial que por supuesto está contemplada entre los nuevos ramales del tren para que el saqueo fluya por el Istmo. Valga recordar que durante su campaña López Obrador prometió al pueblo que llegando al poder detendría el criminal proyecto y ya estando en la silla presidencial traicionó al pueblo amparándose en una consulta hecha por sus promotores y que le costó la vida al compa Samir Flores, vida que es responsabilidad directa de López Obrador, por la que tendrá que ser juzgado.

Los 420 mil campesinos de Sembrando Vida que presume al mundo como su mayor logro social, es realmente su mayor fracaso como programa de reforestación, porque está dañando más a la naturaleza que lo que ayuda; decenas de miles de campesinos en la miseria desmontaron millones de metros cuadrados de vegetación sana para ser elegibles para el programa y poder recibir 5 mil pesos mensuales, por sembrar “árboles frutales y maderables”, árboles que no son endémicos de especies que los campesinos no saben cuidar y que no les pagaron por cuidarlos, solo les pagaron por sembrarlos, por lo que solo el 10% de lo sembrado sobrevivió el primer año. El programa es usado justo en las zonas en donde pasan los megaproyectos del gobierno y una de las condiciones para recibir el apoyo económico es apoyar los proyectos extractivistas. La parte más oscura de este programa, son las millones de plántulas de café robusta modificado genéticamente por Alfonso Romo en exclusiva para Nestlé, que el gobierno paga para ser cultivadas por el ejército mexicano y ser entregados a los campesinos de Sembrando Vida, con la promesa de que lo que produzcan será comprado por Nestlé.

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro, le aporta millones de pesos a empresas como Elektra o Nestlé, que ahora pueden contar con miles de empleados pagados por el gobierno con dinero del pueblo, sin que tengan ninguna responsabilidad laboral, jóvenes que pueden desechar cada año y pedir más al programa.

La agenda en el mundo de Soros contempla la legalización del aborto y la mariguana, la ideología de género, la migración libre y sin fronteras, el control de los medios de comunicación, la especulación política apoyando a candidatos contrarios a la vez, la cultura global, desapareciendo las culturas regionales, es totalmente antinacionalista. En el caso de México el control de la migración debe corresponder a los proyectos económicos, si reflexionamos un poco las salidas al extranjero de López Obrador han tenido que ver directamente con la implementación del Proyecto Mesoamérica; en Centroamérica visitó a los dirigentes de los países involucrados en el recorrido del tren a los que les ofreció implementar el programa Sembrando Vida como mecanismo de control social en las zonas comerciales, y en el norte, los gringos están muy entusiasmados con la idea de tener una ruta que les permita llevar sus mercancías del Atlántico al Pacífico sin tener que cruzar los 5 mil kilómetros de su costa oeste a su costa este, con la ventaja de contar con mano de obra muy barata y con el apoyo incondicional del gobierno de México. Es tan descarado el negocio que los reclutadores de Nestlé andan junto con el Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional, ofreciendo empleo de 5 mil pesos al mes entre los migrantes y a los que acceden se les entrega inmediatamente su permiso de trabajo.

Son muchas las empresas beneficiadas en esta gran simulación gubernamental; por un lado se desprecia a las criminales transnacionales que generan energía eléctrica como Iberdrola y por el otro AMLO le abre la puerta de par en par a 17 criminales empresas neoliberales de Soros, generadoras de energía solar y eólica y otras que ya tiene el magnate en México, le construye tramos de vía para que conecten con el Tren Maya. También se anunció con bombos y fanfarrias la “nacionalización del litio” pero no se aclaró que más de la mitad de la explotación ya está en manos extranjeras y que no se tocaron sus concesiones, y cuando se construya la empresa nacional para explotar el litio que queda, observe bien quiénes son los empresarios con los que “necesariamente” se tendrá que aliar el gobierno para procesarlo. O la simulación de la prohibición de sembrar transgénicos en México y usar el glifosato de Monsanto, en la que López Obrador simula un decreto para prohibirlo hasta que termine su mandato y que esta semana un juez de la Ciudad de México suspendió el decreto definitivamente a favor de Monsanto permitiéndole comercializar y usarlo indiscriminadamente en todo el campo mexicano, aunque está comprobado que causa cáncer. Y ahí no sale en la “mañanera” gritando conservadores, ni declara la prohibición del glifosato asunto de seguridad nacional, para dejar sin efecto el amparo, como lo hizo con los ambientalistas en Quintana Roo.

Además del sinfín de demandas que tiene Nestlé en todo el mundo por sus criminales prácticas comerciales y laborales, como el esclavizar a niños en Costa de Marfil para producir cacao, o el despido injustificado de trabajadores, leche contaminada y fraude, ahora en este año, se suma la prohibición de sus productos que contienen chocolate por estar contaminados con salmonela, y por las más de 1 millón 700 mil toneladas de plástico que arroja al mar con sus productos, o demandas por publicidad engañosa.

Hoy que López Obrador inaugura la planta más grande de Nestlé en el mundo, justo en el centro de Veracruz, los productores de café ya resintieron cómo la trasnacional acabó con el prestigio del café mexicano y para los 80 mil campesinos que cayeron en su trampa sembrando el café robusta modificado por Romo, ya se dieron cuenta que ese café es el más malo del mercado y que solo lo compra Nestlé, por lo que este año llegó a pagar solo 3 pesos por kilogramo de café, con la desventaja de que esa especie de café mata a la tierra dejándola infértil y árida por lo que no se podrá usar para otros cultivos en muchos años. Pero toda esta estafa fue orquestada desde la presidencia, que en le discurso de inauguración, no perdió la oportunidad de invitar a más campesinos a producir para la criminal transnacional. En mi artículo “El Cártel del Noescafé” doy cuenta de ello, ahí también podrán encontrar el porqué de la injustificada presencia de Rocío Nahle en el presidium durante la inauguración de la planta, a menos que también se trate de un destape anticipado para la gubernatura de Veracruz.

Hay que mencionar que Nestlé anunció en un principio una inversión de 154 mil millones de dólares para producir y exportar 20 mil toneladas de café al año; hoy anuncia que su inversión es de 340 millones de dólares, y no dicen que ya están cooptando jóvenes en la huasteca veracruzana para producir cacao. Lo otro que anunció el gerente de Nestlé durante la inauguración es que en lo que va de la administración de AMLO, Nestlé pasó de exportar productos por 200 millones de dólares al año a 600 millones, que de principio suena bien, si no pensamos que el hecho de haber triplicado las exportaciones, significa tres veces más de agua y recursos naturales de todos los mexicanos que se van al extranjero para beneficio de los accionistas de Nestlé, porque esos recursos ni las ganancias se quedan en México; es muy simple, solo hagan cuentas, si para construir la mayor planta del mundo Nestlé invirtió 340 millones una sola vez y gana por exportación cada año 600 millones de dólares ¿a dónde se va todo ese dinero?

Las migraciones humanas siempre han estado motivadas por el agua y la comida, en la actualidad las migraciones masivas de personas se dan en busca de trabajo para tener dinero para comprar comida, ya no se piensa en producirla por uno mismo, pero las grandes empresas, después de terminar con el agua de las regiones del mundo que ya saquearon ahora migran hacia las zonas con más agua en el mundo. La posición estratégica de Nestlé en Veracruz, le permite contar con toda el agua que necesite para exportar sus productos al mundo a través de un sistema de trenes y puertos construidos por el gobierno para ellos y las empresas que como Constellation Brands, que fue invitada por el mismo López Obrador a robarse el agua de Veracruz para producir sus cervezas y exportarlas al mundo, y tres macro empresas más que ya anunciaron que se instalarán en Veracruz y que el anuncio lo harán en los próximos meses. 

En lo personal no dudo que el mismo George Soros está detrás del poder excesivo que se le está dando a los militares en México, porque ha sido una de sus estrategias en otros países como el golpe de Estado que financió en Ucrania y que hoy tiene al mundo en crisis global y al borde de la guerra nuclear. Tal vez a López Obrador se le olviden nuestros dichos populares, pero todos sabemos que el que con neoliberales se acuesta, amanece mojado.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga
Iván Uranga

Especialista en Ciencias Sociales, promotor de comunidades autónomas autogestivas, investigador social, docente de Permacultura, escritor de
ensayos, novelas, cuentos, teatro y poesía.

Comenta

Deja un comentario