Libros de texto de cuarta. Autor: Iván Uranga

Algo que queda muy claro, es que el gobierno prefiere invertir en un tren que nos lleve a la playa, a invertir en una educación que nos lleve al futuro.
I. Uranga

A finales de febrero nos llegó la convocatoria por parte de la Secretaría de Educación Pública para participar en la elaboración de contenidos de los libros de texto gratuitos de primaria para 18 libros: Español 3° y 4°; Ciencias Naturales 3°, 4°, 5° y 6°; Historia 4°, 5° y 6°; Historia Cuaderno de Aprendizaje 4°, 5° y 6°; Geografía 4°, 5° y 6°; Atlas Geografía 4° y 5° y Cuaderno de Actividades Geografía 6°. Tarea en la que aceptamos participar sin recibir honorarios, porque creo que es un deber dar en cualquier actividad que beneficia a nuestra niñez y siempre la haré con gusto y de forma solidaria, y porque presupuse que en más de 2 años habrían elaborado un nuevo plan de estudios que justificara el cambio de contenidos; pero no fue así y nunca nos contactaron y en días pasados nos enteremos que 1,882 personas fueron “elegidas”, a los que les impartieron una ridícula capacitación en 4 cursos de dos horas cada uno de: 1. Diseño de material didáctico; 2. La diversidad, la equidad y los valores básicos de México pospandémico; 3.¿Se pueden diseñar materiales didácticos dialógicos?; y 4. De los programas y planes vigentes al diseño de materiales didácticos. Para intentar justificar la locura, las autoridades educativas pidieron a quienes rediseñaron los libros de texto que debían partir de los planes y programas vigentes plasmados en el modelo de Aprendizajes Clave 2017, que es competencial, es decir, totalmente pro-capitalista y diametralmente contrario al discurso con el que justifican el cambio de contenidos. Así nos dicen que estos ilustres, elaboraron en días 1,092 materiales, y se dice que de estos se elegirán sólo 234 materiales, que integrarán los nuevos 18 libros. Y el colmo del absurdo es que nos digan que tienen un diagnóstico y una propuesta pedagógica para el “México pospandémico” cuando el día de hoy se siguen sumando por miles los muertos a los cientos de miles de muertos que ya tenemos de una pandemia, a la que le falta mucho para ser “pospandemia”. Cabe mencionar que a quienes colaboraron de manera gratuita los forzaron a firmar un acuerdo de confidencialidad impidiéndoles comentar lo que ahí vieron, por lo que ha sido difícil obtener la información.

Si consideramos que un libro de texto contiene unos 180 materiales diferentes en promedio (https://cutt.ly/XvwEBja  https://cutt.ly/FvwE43Y )la primera inconsistencia sería, que estos 1092 materiales promedian 60 materiales por libro, lo que implicaría reducir los contenidos temáticos en un 66% o tal vez sólo incluyan estos 234 materiales nuevos para intercalarlos con los anteriores (sólo ellos saben). La segunda inconsistencia es la imposibilidad de que un profesional de la educación o ilustre autodidacta, haga un material para uno de estos libros en “días”, porque hay que evaluarlo, corregirlo y editarlo. El último libro que publiqué en una institución gubernamental se llevó en revisión 5 meses.

Pero en todo caso la elaboración de contenidos, independientemente de cuales sean estos, no es científicamente imposible, lo imposibles es que elaboraran un mínimo diagnóstico del actual modelo educativo, la estructura de su currícula, la evolución de contenidos totales en función de un diagnóstico de ingreso y un perfil de egreso para determinar que son justamente esos 18 libros de los 83 que comprenden la Educación Primaria, los que debían ser modificados o rehechos, y el análisis científico de los contenidos para saber la carga de ciencias básicas, ciencias aplicadas y ciencias tecnológicas que contiene, para que garanticen la formación que corresponde al perfil de egreso que se pretende. Y mucho menos que las ilustraciones de los que aceptaron hacerlo sin paga, tengan una intención pedagógica justificable dentro del plan de estudios.

Anuncio

Como supongo que hasta aquí, quien me lee siente que hablo de cosas raras, me permitiré tratar de explicar lo que debemos hacer los especialistas en diseño curricular para que un programa de estudio exista.

La idea es aprender en el presente, conocimientos del pasado, sumándolos al nuevo conocimiento, para aplicarlos en el futuro.
I. Uranga

Lo primero que debo decir es que la currícula es el plan de estudios y la currícula real es la suma de conocimientos, actitudes y aptitudes que realmente aprende un alumno durante el tiempo que cursa un programa educativo, eso significa que es lo que el maestro y el medio enseñan realmente. Todo el tiempo que el maestro pasó hablando de sí mismo, lo que no habló, lo que no te enseñó, lo que te enseñó mal, lo que aprendiste de tus compañeros y hasta las actitudes y hábitos positivos o negativos y motivaciones o desmotivaciones son parte ahora de tu currícula real.

Cuando hacemos diseño curricular o cambios a un diseño curricular, lo primero que debemos analizar es cuál es el Perfil de Ingreso de quien va a estudiarlo, para eso se debe hacer un diagnóstico de conocimientos, actitudes y aptitudes, es decir qué sabe, qué capacidad de aprendizaje tiene y qué disposición tiene para el aprendizaje. Una vez realizado este primer diagnóstico debemos crear el Perfil de Egreso, es decir que actitud, aptitud y conocimientos queremos que tenga el alumno al terminar esa currícula. Teniendo estos elementos trazamos una ruta crítica, que nos permite establecer qué ciencias y actividades deben estar involucradas en el proceso para lograr el objetivo, se definen los tiempos y se segmenta por temas, creando un Mapa Curricular. Por poner un ejemplo una licenciatura debe tener un mínimo de 300 créditos y cada hora clase según la Secretaría de Educación Pública es igual a 0.625 de crédito, por lo que un crédito se consigue con 16 horas de clase y una licenciatura con 4800 horas docente, es decir, en un programa de 200 días hábiles al año, implicaría asistir 6 horas diarias durante 4 años.

Así que cuando diseñamos esa licenciatura debemos contemplar qué va a aprender, qué conocimientos necesita dominar, qué actitudes debe adquirir y qué habilidades debe tener un arquitecto, un psicólogo, un biólogo, un abogado, un ingeniero, un sociólogo, un comunicólogo, etc. Y segmentarlo por materias y actividades, de ahí debemos considerar la carga de cada una de las ciencias que tendrá cada una de las materias que conformarán el programa de estudios. Cada una de las materias contiene una carga implícita de diversas ciencias, es decir no se enseña matemáticas, sin que implícitamente se enseñe lógica, historia, español, etc. Y así sucede con cada materia, ya sea para educación temprana, educación básica, educación media o educación superior, cualquier materia que estudiaras en tu vida escolar debió pasar un complejo análisis de contenido científico para determinar el equilibrio necesario que la suma del todo te permitiera salir como un profesionista en el área. En teoría una licenciatura te debe habilitar para ejercer el conocimiento, una maestría para enseñarlo y un doctorado para crearlo.

Como se podrá imaginar hasta aquí, en México esto sucede en menos del 1% de las escuelas, de los maestros y de los alumnos.

Existen muy buenos especialistas en diseño curricular en México, con la diversidad de conocimientos, actitudes y aptitudes que se deben tener más allá de la parte educativa y la complejidad para coordinar a diversos científicos, pero sobre todo para hacer el diagnostico final, para verificar que efectivamente la suma del todo nos dé el resultado esperado. Cada especialista en el área, conoce el trabajo de los otros que hacen diseño, cada materia es como una firma única de quien lo elabora, y lo único que vemos actualmente, tanto en escuelas públicas como privadas son plagios de diversos programas armados como frankensteins, por los “analistas” que otorgan el Reconocimiento de Validez Oficial (REVOE) de la SEP, que los venden a los dueños de las escuelas con la promesa de que serán aprobados. Porque les sale mucho más económico comprar un programa pirata en 200 mil pesos, que invertir en la investigación para un diseño curricular de una licenciatura que siendo muy bueno y con recursos infinitos, no podrás terminar antes de un año. Por ejemplo, en la UNAM el promedio para crear una nueva licenciatura son 2 años de diseño.

El problema principal que enfrenta el diseño curricular en la actualidad, es que el ritmo del conocimiento se acelera cada vez más, y si tomamos en cuenta el tiempo que tarda el diseño, más el tiempo que tarda un alumno en cursarlo, cuando el egresado sale a la sociedad a aplicar este conocimiento, tiene un desfase mínimo de 7 años, que para algunas áreas es ya conocimiento obsoleto.

En las nuevas corrientes de Diseño Curricular que proponemos, planteamos que el 100% del programa educativo oficial, signifique el 50% del contenido total, conocimientos que el docente debe dominar e impartir plenamente, para que el otro 50% sea creado con procesos de investigación, en un colectivo de aprendizaje integrado por alumnos y maestros, en donde compartimos los hallazgos, los analizamos y en su caso los integramos al conocimiento colectivo, que será evaluado entre todos; esta metodología es altamente funcional, el único problema que presenta, es el ego docente, que no quiere soltar el poder sobre el aula.

En este diseño dejan de ser importantes los “créditos” y “las horas docente” para significar el conocimiento y el aprendizaje como ejes del diseño, en donde cada evaluación, tiene la finalidad de saber qué elementos deben reforzarse en el colectivo de aprendizaje, ahí el conocimiento se comparte pero jamás se califica.

Ahora intente imaginar por un momento, todo lo que debería aprender un niño o una niña durante su estancia en la primaria ¿Cuál es su Perfil de Ingreso, qué conocimientos, actitudes y habilidades tiene al llegar? ¿Cuál es el Perfil de Egreso, qué conocimientos aptitudes y motivaciones debe tener al terminar la primaria?

En México es obligatoria la educación preescolar por lo que según el Perfil de Egreso de la SEP cuando llegan a la primaria el alumno o alumna ya:

  • Obtiene, registra, representa y describe información para responder dudas y ampliar su conocimiento en relación con plantas, animales y otros elementos naturales.
  • Comunica sus hallazgos al observar seres vivos, fenómenos y elementos naturales, utilizando registros propios y recursos impresos.
  • Describe y explica las características comunes que identifica entre seres vivos y elementos que observa en la naturaleza.
  • Experimenta con objetos y materiales para poner a prueba ideas y supuestos.
  • Solicita la palabra para participar y escucha las ideas de sus compañeros.
  • Expresa con eficacia sus ideas acerca de diversos temas y atiende lo que se dice en interacciones con otras personas.
  • Resuelve problemas a través del conteo y con acciones sobre las colecciones.
  • Cuenta colecciones no mayores a 20 elementos.
  • Comunica de manera oral y escrita los números del 1 al 10 en diversas situaciones y de diferentes maneras, incluida la convencional.
  • Compara, iguala y clasifica colecciones con base en la cantidad de elementos.
  • Relaciona el número de elementos de una colección con la sucesión numérica escrita, del 1 al 30.
  • Identifica algunas relaciones de equivalencia entre monedas de $1, $2, $5 y $10 en situaciones reales o ficticias de compra y venta.

El problema real, es que a pesar de que el programa de preescolar es el mejor programa de todo el sistema educativo mexicano, los niños y niñas no llegan con estos mínimos conocimientos y habilidades  a la primaria, por diversas razones que van desde la desnutrición, hasta que todavía una gran cantidad de ellos y ellas no cursan el preescolar.

Así de “disparejos” ingresan a la primaria y docentes se ven en la necesidad de trabajar con grupos de 30 alumnos o más, cuando el ideal pedagógico es un docente por cada 5 niños, y al no poder individualizar la enseñanza el esfuerzo se centra en que el niño y la niña aprendan a leer. Para colmo, este primer año que es cuando los niños pueden adquirir o reforzar el hábito del estudio, es costumbre entre directivos y maestros, que sean los docentes novatos o con menos aptitudes los que atienden primer año. El maestro Freire decía que un buen pedagogo puede enseñar a leer y a escribir a un alumno en un plazo no mayor a 3 meses. Pero esto no sucede y los alumnos van pasando de grado sin saber lo básico, porque existe una instrucción velada, de que todo niño y niña deben ser acreditados independientemente de su conocimiento, hasta que llegan a la educación media superior y superior en donde los docentes no estudiaron nada de pedagogía y la corrupción generalizada permite acreditar una materia con favores, sexo o alcohol. El resultado es que conforme se va avanzando en el sistema educativo mexicano se van perdiendo habilidades y nos llegan los alumnos al doctorado sin saber leer bien, ni comprender lo que leen.

Aquí les comparto la liga del Mapa Curricular de Educación Básica de la SEP, que incluye Preescolar, Primaria y Secundaria por lo menos hasta antes de AMLO.

https://www.planyprogramasdestudio.sep.gob.mx/index-mapa-curricular2019.html

Hace 20 años enviamos una iniciativa al Congreso para que se obligara a todo docente universitario a acreditar un mínimo de 240 horas de formación docente, además de un título universitario, como requisito mínimo para poder impartir clase, iniciativa que se quedó congelada junto con la iniciativa en la que pedíamos que todo aspirante a legislador debía acreditar un curso mínimo de 240 horas sobre legislación, pero algunos legisladores con trabajos saben leer y escribir y algunos -me consta- ni eso.

Todos los contenidos nuevos creados deben inscribirse y justificarse científicamente en el diseño curricular completo de Pre escolar a Secundaria, para determinar el nuevo Perfil de Egreso, por esto y por los elementos técnicos y científicos expresados; no existe ninguna posibilidad de que la Secretaría de Educación Pública hubiera implementado el método científico para crear el contenido de los 1,092 materiales que integrarán los nuevos 18 libros de educación primaria en días, la única posibilidad, es que cada uno de los colaboradores escribiera el contenido que le encomendaron de acuerdo a lineamentos políticos y no académicos, que serían injustificables científicamente en la currícula del modelo de Educación Pública de México, en otras palabras, hicieron un vil parche más, que por lo que sabemos, cubre la necesidad del ego del presidente de ser parte de la historia y de su historiadores de cabecera de contar su versión.

Reseña de los libros de texto.

El libro de “Español” de tercer grado llamado “Mi libro de lengua nacional” por el afán del mestizaje forzado y el empeño del Estado de desaparecer las lenguas indígenas, por la creencia de que todos debíamos hablar español para ser una sola nación, idea impuesta por José Vasconcelos, este libro no sufrió modificaciones sustanciales hasta 1972, luego fue modificado en 1982, luego en 1988, luego en 1993, luego en 2008, luego en 2011 y finalmente en 2014.

El libro de “Historia” llamado “Mi libro de historia y civismo” fue modificado hasta 1972, de ahí fue modificado en1982, luego en 1988, en 1993, luego en 2008, después en 2011 y finalmente en 2014 que ahora se llama “La entidad donde vivo”. En el primer el libro de “Historia y Civismo” de 3° a 6° se abarcaban todas la épocas hasta la Expropiación Petrolera, sólo se profundizaba más en cada tema, dependiendo el grado. En 1972 desaparecen la historia y segmentan todo el modelo en 4 áreas; Español, Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales, y es en este último libro que dan una muy breve muestra de hechos históricos. Para 1982 desaparecen las ciencias sociales de 3° y con ello lo poquito de historia que quedaba, para 1988 vuelve a reaparecer el libro de Ciencias Sociales en donde abordan el México prehispánico y la conquista, ahora llamada “encuentro de dos mundos” en 2 capítulos. De 1993 a la fecha se incluye la historia por entidad federativa. La modificación más significativa fue en 2011 en donde vuelve a aparecer Formación Cívica y Ética junto con los libros de Educación Artística y Educación Física, este último vuelve a desaparecer en 2014.

Por lo que a los nuevos libros, especialmente de Historia y Español, que informan que elaboraron será muy interesante hacer el análisis comparativo de los contenidos que incluye López Obrador, en cuanto nos den acceso a ellos. Ya habrá oportunidad de comentarlos.

La historia la escriben los vencedores, o por lo menos su versión de la historia, todos los hechos oficiales que conocemos han sido adecuados para que la historia le cubra la espalda a los bárbaros, a los dueños del poder. Y la historia versión AMLO nos contará de su odisea al poder, de su cruzada contra la corrupción, de su ejército de paz, de sus megaobras, de que terminó con el neoliberalismo, con el fracking, con el glifosato, que es feminista y ecologista, aunque en la realidad usted y yo sabemos, de su necedad y su ego, de que la corrupción sigue siendo el eje de las relaciones con los diversos gobiernos y autoridades, que su ejército, al que le dio más poder que nunca, viola, tortura, mata, desaparece, que es un presidente que apoya a las empresas neoliberales como Nestlé, que Pemex sigue el fracking y que es la tercera empresa más contaminante del planeta, que Monsanto y su glifosato operan desde Palacio Nacional y que ataca a las feministas. Estas adecuaciones a la historia de México se suman a otras, como las hechas por Felipe Calderón en 2008 que mediante un texto llamado “Viaje por la historia de México” distribuido por la SEP, en donde se dio como un hecho histórico la aparición de la virgen de Guadalupe, publicando una imagen y una referencia a la Unión Nacional Sinarquista y los cristeros.

No es una práctica poco común que un nuevo gobierno diseñe un nuevo modelo educativo, porque la educación no moldea al hombre y ni a la mujer en lo abstracto, lo hace para que correspondan a la sociedad que se desea. El conocimiento por el conocimiento, no se da en la escuela pública, parte de su función es el adoctrinamiento de las nuevas generaciones, sobre todo de la visión de ciudadanos que se pretenden, así como su ideología con respecto al país y al mundo, porque la unidad educativa última no es el individuo sino su sociedad. Así ha sido siempre, desde el origen de la educación misma, en México lo han intentado los presidentes de los últimos 50 años, pero ninguno hizo Diseño Curricular, por la simple razón de que no hay un diseño de nación, sólo son modelos capitalistas en pugna, y sólo han logrado, al igual que López Obrador, poner un parche sobre otros parches.

Para certificar mi opinión, y si ya llegó hasta aquí, mi estimado lector o lectora, le pido que observe a todas las personas que conoce y vea el Perfil de Egreso de la Educación Pública en México.

En todo caso antes de pretender una nueva currícula, tendríamos que saber, qué deben aprender los niños y las niñas, cómo deben aprenderlo, con quién deben aprenderlo y dónde deben aprenderlo, para lo que tendríamos que iniciar un largo proceso de investigación, debate y consulta entre todos los mexicanos, porque necesitamos seres humanos que salgan a transformar positivamente un mundo caótico y agonizante y no empleados que busquen trabajo para seguir enriqueciendo a ese 1% de dueños del dinero. Después tendríamos que capacitar a los responsables de impartir ese programa.

El diseño de las investigaciones y de las políticas públicas siguen los mismos criterios científicos, que el diseño curricular.

Quiero que se imagine por un momento que en lugar de candidatos y campañas llenas de promesas vacías, se presentaran a elección los programas de gobierno, en donde nos digan día por día, qué harán y cómo lo harán, el diagnóstico (perfil de ingreso) del país que reciben y cómo se comprometen legalmente bajo pena de cárcel, a entregar al país concluido su mandato (perfil de egreso).

No sé, piénselo.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga

@CompaRevolución

Comenta

Deja un comentario