La crisis del aprendizaje en México. Autor: Iván Uranga

35 millones de analfabetas funcionales en México
De la modernización educativa a la inclusión educativa
Estar en la escuela no es lo mismo que aprender
Nueva Escuela Mexicana

Todo lo que le enseñamos a una niña o a un niño,
se le impide que lo descubra, que lo invente, que lo aprenda

Jean Piaget

Según Inegi en México 15% de la población entre 6 y 14 años no saben leer. Y según UNESCO de los que sí saben leer, mayores de 6 años, 60% tiene problemas de comprensión lectora. En el mundo existen 900 millones de jóvenes que no saben leer y más de la mitad de los seres humanos de 6 a 14 años no saben leer bien y no tienen los conocimientos básicos de matemáticas, a pesar de asistir a la escuela. En México no es un problema menor porque de los 120 millones de mexicanos, 20 millones están entre los 6 y los 14 años, de los cuales 12 millones no saben leer o no comprenden lo que leen y si le sumamos los 23 millones de mexicanos y mexicanas egresados del salinato a la fecha, tenemos en México 35 millones de analfabetas funcionales que sí asistieron a la escuela, más los 8.5 millones de personas que no saben leer ni escribir porque nunca han asistido a clases.

El Programa para la Modernización Educativa implementado en 1988 con el salinato, tuvo como sus instrumentadores a sus dos secretarios de Educación, Manuel Bartlett (sí, el mismo que ahora es el titular de la CFE, era hijo predilecto de Salinas) y Ernesto Zedillo (premiado con la sucesión presidencial) ellos impusieron la “Modernización Educativa” necesaria para implementar el neoliberalismo en México e incluyeron el concepto de “Calidad Educativa” que destruyó la posibilidad de un modelo de educación social y comunitaria. Lo extraño es que ahora la ONU emita una alerta mundial por la crisis de aprendizaje en el mundo porque fueron ellos los que en ese entonces (como ahora) recomendaron el modelo de la Modernización Educativa, que hoy reconocen como causante de la crisis mundial de aprendizaje, básicamente porque han confundido durante todos estos años cobertura educativa con aprendizaje.

En otros artículos he insistido mucho sobre la importancia de problematizar correctamente y pongo como ejemplo el histórico error norteamericano de intentar resolver que los astronautas escribieran en el espacio con cero gravedad, para lo que invirtieron millones de dólares y desarrollaron la pluma atómica, a diferencia de los soviéticos que enviaron a los cosmonautas con lápices, pues aquí tenemos un error mucho más grande porque se concentraron todos los esfuerzos del mundo en la educación, cuando el problema es y hay sido siempre el aprendizaje. La “Calidad Educativa” solo estandariza y mediatiza. El concepto “Calidad” nunca ha significado “Mejor”; Calidad es un concepto de la producción que sólo garantiza tener la capacidad de repetir un proceso y que el resultado sea igual, es decir, la Calidad Educativa significaría que todos los alumnos y alumnas salieran con los mismos conocimientos, aunque estos fueran muy pocos; y Educar es contener, es encajonar, es necesariamente mediatizar en función de las necesidades de un sistema, por lo que aniquila la posibilidad de la libertad de pensamiento, por lo que la Calidad Educativa dentro de la Modernización Educativa de Carlos Salinas de Gortari tuvo como objetivo real, formar a los nuevos obreros y tecnócratas para dar servicio al neoliberalismo y para eso era necesario que leyeran, supieran y preguntaran poco, y se concentró toda la “inversión en Educación” en crear la infraestructura educativa porque la meta era alcanzar el 100% de cobertura, bajo la falsa premisa de que teniendo todos los mexicanos una escuela a su alcance se resolvería el problema educativo.

Ante la actual crisis mundial de aprendizaje Antonio Guterres, secretario general de la ONU usa “casualmente el mismo discurso del Banco Mundial en el que los 2 recomiendan que: “La educación debe ser factor que potencie el desarrollo, ya que es fundamental para acelerar el progreso hacia la erradicación de la pobreza, y apoye a la salud, la igualdad de género, el trabajo decente y el crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, la acción por el clima o las sociedades pacíficas. Además debe llevar a unos resultados de aprendizaje relevante y eficaz, no sólo para adaptarse a la llamada cuarta revolución industrial y al futuro del trabajo, sino también para dar respuesta a las oportunidades y desafíos que traen los nuevos y cambiantes contextos sociales.”  Y bueno. esto como discurso suena bonito, pero al igual que su propuesta de hace 30 años de “Modernización Educativa” esta propuesta de “Inclusión Educativa” vuelve a poner en el centro “el desarrollo”, “el progreso”, “el crecimiento económico” y ahora incluye la temida “cuarta revolución industrial”.

El concepto Cuarta Revolución Industrial fue acuñado por Klaus Schwab fundador del Foro Económico Mundial en el contexto de la edición del Foro Económico Mundial 2016. Schwab sostiene que si la tercera revolución industrial es la revolución digital que ha estado en vigor desde mediados del siglo XX, que se caracteriza por una fusión de tecnologías que está difuminando las líneas entre lo físico, esferas digitales y biológicas, esta cuarta etapa está marcada por avances tecnológicos emergentes en una serie de campos, incluyendo robótica, inteligencia artificial, cadena de bloques, nanotecnología, computación cuántica, biotecnología, internet de las cosas, impresión 3D, y vehículos autónomos. Klaus Schwab lo asocia también con la “segunda era de la máquina”.

Es decir que la ONU y el Banco Mundial pretenden al igual que hace 30 años que las naciones implementen programas educativos que formen a los nuevos engranes que necesita la maquinaria capitalista para seguir justificando con la bandera del progreso, ahora incluyente, el modelo del progreso extractivista que ha llevado a la vida en el planeta al borde de la extinción, para lograr el crecimiento económico de la elite, como ha sucedido en México; para demostrarlo hagamos un pequeño ejercicio: Si promediáramos el Producto Interno Bruto (PIB) de México, que según el Banco Mundial el año pasado fue de 29,883,200 millones de pesos entre los 120 millones de mexicanos incluyendo a los recién nacidos, cada mexicano tendría que ganar casi 250 mil pesos al año, es decir que si su familia está integrada por 5 personas (contando ancianos y niños) ustedes al mes tienen un ingreso familiar superior a los 100 mil pesos. Como esto no es real, su modelo de desarrollo, progreso y crecimiento económico lo hace a usted más pobre y a los ricos más ricos. Sólo es que ahora les está afectando que los técnicos profesionales y la mano de obra barata no sepan leer bien.

Es loable lo que el gobierno obradorista ha hecho para lograr una base para un modelo de desarrollo, que aunque basado en el capitalismo es más humano, en estos 8 meses de su mandato, tomó tres medidas emergentes que han funcionado; lo primero fue un incremento histórico del salario mínimo, lo segundo fue capitalizar a los miserables con pensiones y becas, para darles una posibilidad de poder adquisitivo que mantuviera al mercado interno en movimiento y lo tercero fue contener el alza de precios al público poniendo principal atención en el control de los combustibles, en tanto que una alza en este segmento impacta directamente el precio de todos los productos, por lo que en la primera quincena de agosto se presentó el índice más bajo de inflación desde hace 31 años, aún con cero crecimiento económico dentro de los parámetros neoliberales, es decir, no ganaron más de lo ya ganan los muy ricos y los pobres no fueron menos pobres. De nada nos sirve a los pobres que haya crecimiento económico y suba el PIB, si lo que significa es los ricos son más ricos y los pobres son más pobres. Cuántas veces no hemos escuchado a AMLO decir que no habrá aumento en la luz, el gas y la gasolina más allá de lo que aumente la inflación, pues tenemos buenas noticias, la luz, el gas y la gasolina no han subido y subirán mínimamente porque la inflación sigue bajando.

Estar en la escuela no es lo mismo que aprender.

Esta afirmación tan obvia tiene profundas complejidades, principalmente en el orden cultural y conceptual, porque tantos años de cultivar la ignorancia en la opinión pública ha formado un criterio popular que se basa en lo tangible, y miden el “desarrollo” en escuelas, carreteras, fábricas, hospitales y centros comerciales, por lo que para los gobiernos que dependen de la voluntad popular a través del voto, las “Obras públicas” son la forma de medir su efectividad, así que construir elefantes blancos es la mejor forma de tener al pueblo contento, a los inversionistas ganando y a los políticos en el poder, que en el caso del aprendizaje este criterio es desastroso en tanto que se gasta el poco presupuesto educativo en infraestructura obsoleta y no se prioriza la formación docente.

La currícula es el conjunto de conocimientos adquiridos dentro de un programa educativo, es decir todo el conjunto de saberes, destrezas y actitudes transmitidas en el espacio educativo; y en México el conocimiento científico, artístico y académico no alcanza el 20% por la simple razón de que el tiempo que pasa el docente frete a grupo es usado para cuestiones administrativas, sindicales, laborales o personales, en donde si el docente ese día decidió platicarles a los menores sobre sus problemas o vivencias, eso pasa a formar parte de la currícula de esos menores al igual que en el caso de la educación universitaria, piense usted estimada lectora, estimado lector cuánta de su currícula escolar está plagada de experiencias no académicas, científicas o culturales.

Tenemos un problema mucho más serio de lo que se cree en cuanto a educación, porque hemos caído en un círculo vicioso del que será improbable salir; la gran mayoría de los docentes de la educación básica fueron formados en el modelo de la Modernización Educativa por lo que tenemos un 60% de docentes analfabetas funcionales, enseñando sin vocación educativa, a los que las plazas les fueron heredadas por quienes sí tenían esta vocación y que ante la profundización de la crisis económica vieron en la plaza de maestro la forma de sobrevivir, aunque su espíritu esté en otro lado, lo anterior lo afirmo a partir de más de 30 años de trabajo directo en capacitación de docentes, en los que, ante la pregunta de a qué les gustaría dedicar su vida, el 80% me respondió algo diferente a la docencia, en esa misma proporción está la asignación de plazas por herencia y venta en la SEP.

Así que ahora nos encontramos con docentes que no saben y no quieren enseñar, educando a las nuevas generaciones de mexicanos, llenando su currícula con las mediocridades con las que fueron formados, más las que acumularon en el camino, muchos con muy buena voluntad pero incapaces y lo que ha salvado hasta ahora a la educación ha sido el otro 20% de mexicanos que a pesar de haberse formado en un medio desfavorable, su voluntad y capacidad personal han logrado encontrar el conocimiento y muchos de ellos son nuestros verdaderos maestros o han tenido la fortuna de haberse topado en algún momento de su vida con un maestro en toda la extensión de la palabra, que los motivó lo suficiente a que buscaran el conocimiento y la inquietud por saber, porque algo que podemos afirmar categóricamente es que desde hace mucho tiempo el conocimiento no habita dentro de la mayoría de nuestras aulas.

Esos jóvenes destacados los podemos encontrar ahora principalmente en tres vertientes de la vida pública; los que descubriendo sus capacidades priorizaron su bienestar personal y ahora son empresarios, los que priorizaron su buenvivir y ahora están en los proyectos alternativos en las resistencias bioculturales, y la gran mayoría que están en medio del sistema batallando desde diferentes frentes para lograr un cambio positivo, entremezclados en una masa de congregacionales analfabetas funcionales que ahora gracias a las “benditas redes sociales” externan sus sentimientos y frustraciones vociferando todos los días en su español casi inentendible lo que su mente “sabia y politizada” comprende.   

Con todo esto, lo que quiero dejar claro es que mientras no se priorice la formación y acompañamiento del docente frente a grupo no existe la posibilidad de pensar en una trasformación educativa real.

Ahora la autoproclamada 4T, habla de la Nueva Escuela Mexicana, que surgirá del Acuerdo Educativo Nacional,  que hasta el día de hoy no es más que un discurso de lo que se les ocurre que sería; en donde desafortunadamente se está hablando nuevamente con el lenguaje impuesto por el capitalismo a través de la ONU y el Banco Mundial para este tema. Hemos escuchado y seguiremos escuchando en la voz del neoliberal Esteban Moctezuma actual secretario de Educación, hablar de aprovechar las riquezas que tiene el país para aliviar sus necesidades, para beneficio de todos los mexicanos en una nueva visión incluyente que fomente los valores, la moral y el civismo, pero hasta ahora lo único claro es que esta Nueva Escuela Mexicana tendrá infraestructura antisísmica porque el Congreso de la Unión no ha acordado ninguna otra ley secundaria en materia educativa, de una transformación que promete que para el 2020 la educación será diferente.

La propuesta.

Lo único que debieran enseñar los maestros es a pensar
Albert Einstein

Debemos revisar y reestructurar todos los contenidos temáticos de cada libro en una amplia consulta pública a partir de un modelo rector que contenga los conocimientos universales, nacionales y regionales, las necesidades del planeta, del país y de cada zona, incorporando los conocimientos ancestrales para integrar los nuevos contenidos de cada uno de los libros que se usarán para el proceso formativo, contenido que será revisado de forma permanente a través de un sistema nacional de contenido educativo, con la finalidad de tener a cada cierre de ciclo escolar la propuesta pública de contenido a consideración de todos, antes del nuevo ciclo escolar. A cada alumno se le dotará de una tableta electrónica, un cuaderno y un solo libro guía con todos los contenidos de todas las materias que abordará durante cada uno de los 200 días del año escolar y cada salón contará con una biblioteca con todos los libros que dan soporte a la guía en varios tantos, todo el material didáctico se deberá elaborar por el colectivo escolar comunitario integrado por padres, docentes y alumnos y quedará prohibido el delegar o pagar a terceros por las tareas dentro del colectivo (con esta idea, se ahorraría más del 50% del gasto en libros y comprometería a los maestros y la comunidad en un proceso permanente de seguimiento educativo) para que la misma aula sirva como salón de tareas fuera del horario escolar y la escuela como centro de integración comunitaria en donde incluso se resuelvan de forma colectiva y comunitaria temas como la salud, seguridad y el desarrollo comunitario. Es urgente un proyecto de formación y acompañamiento del docente frente a grupo que garantice que el docente tenga los conocimientos, las habilidades y la actitud necesaria para su servicio docente. Debemos eliminar por completo la “calificación” e implementar un modelo de evolución permanente del docente a través del aprendizaje de los alumnos, sólo para determinar cuáles son los conocimientos, habilidades y actitudes que se deben reforzar en el docente y en cada alumno en lo particular.

Si no quieren volver a enseñar la letra cursiva que habilita zonas del cerebro que no tiene que ver con el teclado de los equipos digitales, un Nuevo Aprendizaje Mexicano debe trabajar todos los días por un aprendizaje que combine conocimientos con habilidades para la vida y pensamiento crítico, (debe enseñarse filosofía desde el primer año) desarrollar y entender la empatía, una formación que tienda a revertir el cambio climático, a la vez que promueva la paz, la igualdad de género, la equidad, los derechos humanos, la solidaridad, la educación física no competitiva con actividades como el yoga o el taichí, la formación artística y la vida cooperativa. Poniendo obligadamente un especial énfasis permanente en eliminar cualquier forma de agresión y violencia de género y no me refiero únicamente a la que se ejerce contra las mujeres por ser mujeres, sino también a la que se ejerce contra los hombres por ser hombres. En México sólo en lo que va del 2019 han asesinado a 2 mil mujeres, pero también a 16 mil hombres que por sus características y su condición de género (su fuerza, su agresividad y su desconsideración) son a los primeros que se envían a confrontar cualquier situación de violencia directa, por lo que suman millones de hombres muertos por ser “hombres”. Las compañeras deben entender que el enemigo es este sistema machista, que no forma frustrados y violentos y no el hombre, es aquí en la educación donde debemos aplicar toda la diamantina necesaria para que ustedes puedan caminar seguras por nuestras calles.

Debemos sacar conceptos como “éxito”, “calidad”, “competitividad” y “productividad” de las escuelas y enseñar a cada niña y niño a dudar del conocimiento, para que existirá una posibilidad de salvarnos como especie.

Y si no quieren o no pueden por lo intereses creados con el capitalismo, les pido que por lo menos asignen siempre a los mejores docentes al primer año de primaria y se comprometan a trabajar las 4 competencias lingüísticas: Escuchar, Hablar, Leer y Escribir, más la comprensión lectora y el respeto al medio ambiente, para garantizar que ningún menor pueda dejar ese primer año de primaria sin saber leer bien y sin saber entender el 100% de lo que lee, aunque no les enseñen nada más, porque eso les permitirá acercarse al aprendizaje a pesar del medio y será su herramienta para ser libres, aun dentro del capitalismo. La escuela no puede seguir siendo la guardería de la planta productiva, es necesario cambiar.

La vida es una construcción consciente.
Iván Uranga
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.org

Deja un comentario