Los grandes taches de AMLO. Autor: Iván Uranga

0
2515

4T neoliberal
Capitalistas en los narconegocios
El mundo según AMLO
Compromisos NO cumplidos

Sin duda son grandes y muchos los logros de Andrés Manuel López Obrador durante su incipiente mandato. Como para difundir sus aciertos se encargará todo el bloque de la prensa alineada, todas las instancias de comunicación gubernamental, cientos de spots, decenas de miles de seguidores en las redes sociales y él mismo y como para negar estos logros se encargará la bisoña oposición y sus bien pagados representantes en los medios públicos y redes sociales, dedico mi columna a significar las acciones y omisiones que considero más importantes, que desde mi muy particular punto de vista son perjudiciales para el desarrollo de una nación sana, solidaria, democrática y justa.

Lo primero en señalar es el incremento innegable de la violencia que durante estos 9 meses ha enfocado el uso de las fuerzas armadas a cuidar ductos de Pemex, quitar el sargazo para beneficio de las grandes cadenas de hoteles y perseguir migrantes por todo el territorio nacional para tener contento a Donald Trump, por lo que la seguridad humana se ha deteriorado y los asaltos, las violaciones, los asesinatos y desapariciones han ido en aumento; lo más preocupante es que se crea que solo con becas y empleos temporales se pude detener un hecho que corresponde claramente a un efecto del vulgar capitalismo y no se entienda que lo que ha sucedido en México es que las clases sociales privilegiadas durante el sistema capitalista, que gradualmente o intempestivamente han visto dañado su patrimonio, por las crisis provocadas por la especulación financiera, perturbados en sus facultades mentales, poseídos por el egoísmo y el miedo, intentando recuperarse, están recurriendo a incursionar en negocios ilícitos o delincuencia organizada, inducidos por la ganancia aparentemente fácil, generando gran violencia y destruyendo el tejido social. Las mafias políticas que se han apoderado de los gobiernos, sirven como mercenarios y sicarios del capitalismo, mientras violentan todas las leyes establecidas, secuestran, asesinan y encarcelan a sus opositores y a los pueblos que se oponen a sus negocios depredadores del medio ambiente. La minería a cielo abierto, los parques eoloeléctricos, las termoeléctricas, los poliductos de combustible, los complejos turísticos en áreas naturales, la agricultura transgénica intensiva, explotación del gas pizarra, etcétera, negocios que están destruyendo las áreas naturales que sostienen la vida en el planeta. (1). Ese es el origen real de violencia y por qué esta no se detiene, la ganancia fácil de los capitalistas involucrados en los narconegocios no la quieren perder. Por lo que la tentativa de separar el poder político del económico de AMLO significaría acabar con todos los negocios ilícitos auspiciados desde los miles de gobiernos locales.

Lo segundo es que como científico social es muy cansado escuchar todos los días al Presidente de México intentar convencernos con palabras que el fin del neoliberalismo ha llegado, y hablar de “los anteriores gobiernos neoliberales” y que simplifique el modelo económico neoliberal a la privatización de los bienes públicos, cuando las principales características del neoliberalismo son promovidas por él, ya que se significa por:

  1. Defender un mercado altamente competitivo.
  2. Aceptar la intervención del Estado en la economía, como árbitro o promovedor de la libre competencia.
  3. Oponerse al acaparamiento y a la especulación.
  4. Oponerse a la formación de monopolios y oligopolios.
  5. Oponerse a la fijación compulsiva de salarios por el Estado.
  6. Rechazar la regulación de precios por el Estado, ya que deben fijarse en base a la relación oferta/demanda.
  7. Oponerse a la creación compulsiva de empleo.
  8. Oponerse al gasto público burocrático.
  9. Defender el libre comercio internacional.
  10. Defender la libertad de contratación del trabajo y la libre movilidad de los factores de producción.
  11. Desplazar a los poseedores originales de la tierra y sus riquezas para comercializar los recursos naturales.

No es que se acabe realmente con el neoliberalismo sólo es el cambio de semántica necesario para distanciarse del capitalismo criminal y promover un capitalismo más humano, para lo que necesita establecer su propio coto de poder desde la estructura valorativa por lo que necesita un discurso casi mesiánico.

Con mensajes diarios construidos bajo una extraordinaria simpleza, ha diseñado para sus seguidores un mundo de oposiciones binarias o dicotómicas: Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, el mundo y la realidad se dividen en dos “bandos”: los liberales versus los conservadores; la prensa fifí frente al periodismo que libremente toma partido por él; los honestos frente a la mafia del poder; el pueblo bueno y sabio versus los perversos intereses de los poderosos; y él mismo frente a lo que denomina “nuestros adversarios”. Los obradoristas y los demás. Estoy convencido que AMLO cree que su narrativa y su forma de ver el mundo es la única correcta, por lo que todo aquel que “piense” diferente es contrario a los intereses de la nación; una nación ahora totalmente asentada en su persona, por eso le molesta tanto el conocimiento científico porque una premisa de este conocimiento es que si no es cuestionable no existe, se vuelve fe. Es un deber implícito el dudar de cualquier conocimiento emanado de la ciencia, sólo el conocimiento dogmático no puede ser cuestionado, porque son actos de fe.

Por eso el presidente Andrés Manuel López Obrador es un político que ejerce un liderazgo carismático que articula su discurso con base en una racionalidad basada en valores. Sus posturas no sólo son las únicas correctas, sino ejemplo que debe exigir que los demás sigan, él busca proyectarse como guía y norma de la actuación social y moral exactamente igual que un líder religioso con la diferencia que él tiene ahora el poder político. Exige a los delincuentes que estafan, roban, violan, torturan, asesinan y desaparecen que “se porten bien” como “El Gran Padre de Nación” que se siente y con la desafortunada realidad, que hasta ahora a 9 meses de su apostolado pedir que se porten bien es la única acción visible contra la violencia y los delitos en aumento.

De los 100 compromisos contraídos al inicio de su mandato, los que me preocupan porque tienen que ver con los pueblos originarios y la explotación de la naturaleza y por lo tanto con la sobrevivencia de la vida en el planeta son el 1, el 73, el 74, el 75 y el 76, que no ha cumplido, explico: 

En el discurso:

  • Compromiso 1.- “En primer lugar, vamos a darle atención especial a los pueblos indígenas de México; es una ignominia que nuestros pueblos originarios vivan desde hace siglos bajo la opresión y el racismo, con la pobreza y la marginación a cuestas. Todos los programas del gobierno tendrán como población preferente a los pueblos indígenas de las diversas culturas del país.”

En los hechos:

  • Sigue implementando al igual que sus antecesores una política de minorización para el aniquilamiento de las culturas y pueblos originarios, corrompiendo y permitiendo que se corrompan sus formas culturales e invirtiendo en políticas de despojo y recolonización intensificando el asistencialismo, no respetando ninguno de los acuerdos pre-establecidos para su protección como en el caso del Proyecto Integral Morelos.  

En el discurso:

  • Compromiso 73.- “Impulsaremos el desarrollo de fuentes de energía alternativas renovables como la eólica, la solar, geotérmicas y la mareomotriz.”

En los hechos:

En el discurso:

  • Compromiso 74.- “Protegeremos la diversidad biológica y cultural de México. Impulsaremos prácticas agroecológicas que aumenten la productividad sin dañar la naturaleza. No se permitirá la introducción y el uso de semillas transgénicas.”

En los hechos:

En el discurso:

  • Compromiso “75.- No usaremos métodos de extracción de materias primas que afecten la naturaleza y agoten las vertientes de agua como el fracking.”

En los hechos:

  • Pese a la prohibición “de palabra” del Presidente, desde su mandato han aumentado en 578 los pozos petroleros que utilizan el método de fracturación hidráulica, también conocido como fracking, para la extracción de hidrocarburos en México, pasando de 7 mil 879, a 8 mil 457. Mientras no exista un decreto, ni siquiera se podrá proceder legalmente contra quien sigue practicando el fracking en México.

En el discurso:

  • Compromiso 76.-“No se permitirá ningún proyecto económico, productivo, comercial o turístico que afecte el medio ambiente. Se evitará la contaminación del suelo, agua y aire y se protegerá la flora y la fauna. No se privatizará el agua.”

En los hechos:

Si a esto le sumamos la falta de un documento guía, que permita hacer medibles los avances, el inexistente proyecto educativo y la impunidad tolerada de los ex presidentes, a los que no pierde la oportunidad de acusar como responsables de todas nuestras desgracias, supongo que sólo por ocurrencia y sin ninguna prueba, porque si tuviera pruebas de sus dichos cada mañana es su deber presentarlas ante la Fiscalía General de la República, si no lo hace estaría siendo cómplice de los crímenes cometidos por los ex presidentes, ex funcionarios y empresarios que infiere, así que o los denuncia o reconoce la impunidad acordada. Más la nulidad total en seguridad con una guardia militar abocada a proteger objetos y capturar migrantes. La escalada militar contra el EZLN, la “Ley Garrote” en Tabasco, la “Ley Bonilla” en Baja California, la reelección de Muñoz Ledo en la Presidencia de la Cámara de Diputados son muy malas señales para la democracia. Son muchos los pendientes que tiene por delante nuestro presidente al que debemos ubicar como neoliberal humanista, populista o “chairo”, para poder diferenciarlo de los anteriores gobiernos neoliberales criminales, elitistas o “fifís”. Le deseamos la mayor de las suertes para acabar con el narco-gobierno-capitalista de quien depende nuestra vida, porque es la única posibilidad real de separar al gobierno del poder económico que manda en los más de 2500 ayuntamientos de México y si no pretende acabar con ellos, por lo menos que su quehacer deje de significar cientos de miles de vidas perdidas de mexicanos a los que nunca les llegará la justicia, porque a Peña, Calderón y a la gran mayoría de sus secuaces sí les ha cumplido al 100% con total impunidad.

La vida es una construcción consciente.
Iván Uranga
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario