Fuga de Cerebros | AMLO y la reconciliación entre México y España. Autor: Bernardo Ibarrola

Desembarco de Colón. Museo del Prado (España).

Por Bernardo Ibarrola[1]

En 2019, Andrés Manuel López Obrador comenzó el diálogo para lograr una reconciliación sobre el pasado entre México, España y el Vaticano sobre la llamada Conquista de México. No obstante, el cometido no se logró. El gobierno de España, declinó la invitación porque lo ocurrido a finales del siglo XV y principios del XVI es, ante todo, un dilema sobre su propia identidad como nación.

Casi todos los países del mundo celebran su fiesta nacional conmemorando el día en que ocurrió un acontecimiento que marca simbólicamente el inicio de su existencia. México, como todos los países de América, fijó su cumpleaños con la conmemoración de un acontecimiento memorable de su proceso de independencia política. Como en América, en buena parte del mundo, las fiestas nacionales también conmemoran la independencia de las antiguas metrópolis coloniales.

Estas metrópolis, cuyas fragmentaciones y disoluciones dieron pie a la gran mayoría de las celebraciones nacionales del mundo, conservan sus propias conmemoraciones y éstas casi nunca están relacionadas con sus facetas imperiales ni coloniales. El Reino Unido, sin fiesta nacional oficial, celebra el día de San Jorge y el cumpleaños de su soberana con una parada militar; Bélgica recuerda el inicio del reinado de su primer monarca; los Países Bajos asimilan su fiesta nacional a la fecha en que nació su rey; Japón celebra una lejanísima fundación imperial ocurrida hace más de 2700 años y Francia recuerda cada 14 de julio el inicio del proceso revolucionario que terminó con el antiguo régimen y que se convirtió, desde entonces, en la piedra de toque de su identidad como comunidad política.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

En cambio, los países de las Península Ibérica continúan celebrando sus días nacionales no con el recuerdo de su propia constitución como comunidades políticas, sino con la conmemoración de su pasado imperial. Cada 10 de junio, Portugal recuerda el fallecimiento del poeta Luís de Camões a finales del siglo XVI; la efeméride aprovecha al célebre autor de Las Lusiadas para evocar indirectamente la epopeya colonizadora portuguesa por los litorales africanos y asiáticos, y festejar la lengua portuguesa… y al ejército portugués.

            España, por su parte, sigue celebrando su fiesta nacional el 12 de octubre, por el día en que, en 1492, una expedición castellano-aragonesa llegó al territorio insular americano. En la Ley respectiva, el Rey Juan Carlos explica que la fiesta nacional tiene por objeto:

…recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos…

Por ello,

…ha de procurarse que el hecho histórico que se celebre represente uno de los momentos más relevantes para la convivencia política, el acervo cultural y la afirmación misma de la identidad estatal y la singularidad nacional de ese pueblo…

Y concluye:

…la fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía, inicia un periodo de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos.

Esta visión de la historia que se expresa en la fiesta nacional española del 12 de octubre ha generado tensiones diplomáticas innecesarias al gobierno de aquel país y es posible que genere cada vez más molestias tanto dentro como fuera de sus fronteras. En marzo de 2019, ante la filtración de la carta que el presidente López Obrador dirigió al Rey Felipe VI en la que le expresaba el deseo de México de que España admitiera su responsabilidad y ofreciera disculpas por la conquista y la colonia, el gobierno español respondió airadamente rechazando “con toda firmeza” el contenido de la misiva.

            Quizá el episodio podría haber servido, más que para echar el cuerpo adelante y con ello seguir el juego a los grupos económicos y políticos de oposición en México, para iniciar un viraje en la interpretación de su propio pasado. Lo ocurrido desde entonces abona a esta sugerencia. Veamos primero algunos pasajes de la carta del presidente mexicano:

Como me dirigí a Su Santidad Papa Francisco, aunque con otro fundamento, expongo a usted, Majestad, el siguiente manifiesto […]

…el Estado que presido no pide un resarcimiento del daño en pecuniario de los agravios que le fueron causados por España ni tiene el propósito de proceder de manera legal ante los mismos; en cambio, México desea que el Estado español admita su responsabilidad histórica por esas ofensas y ofrezca las disculpas o resarcimientos políticos que convengan […]

El 21 [sic] de septiembre de 2021 México celebrará 200 años de vida independiente. El gobierno que presido quiere recordar ese acontecimiento construyendo la reconciliación con el pasado del país, por más remoto que parezca […] y establecerá el 21 [sic] de septiembre como Día de la Reconciliación Histórica […]

            Para la nación que represento es de fundamental importancia, Señor, invitar al Estado español a que sea partícipe de esa reconciliación histórica, tanto por su función principalísima en la formación de la nacionalidad mexicana como por la gran relevancia e intensidad de los vínculos políticos, culturales, sociales y económicos que hoy entrelazan a nuestros dos países […]

            …el Gobierno de México propone a su Majestad que se trabaje a la brevedad, y en forma bilateral, en una hoja de ruta para lograr el objetivo de realizar en 2021 una ceremonia conjunta al más alto nivel; que el Reino de España expresa de manera pública y oficial el reconocimiento de los agravios causados y que ambos países acuerden y redacten un relato compartido, público y socializado de su historia común, a fin de iniciar en nuestras relaciones una nueva etapa plenamente apegada a los principios que orientan en la actualidad a nuestros respectivos Estados y brindar a las próximas generaciones de ambas orillas del Atlántico los cauces para una convivencia más estrecha, más fluida y más fraternal.

Como puede verse, no se trataba de una simple petición de disculpa, sino de la propuesta de una maniobra política e historiográfica conjunta para superar el desacuerdo y generar un nuevo discurso oficial común. En lugar de ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores, en un escueto comunicado optó por repetir el lugar común sintetizado en un famoso verso de Manuel José Quintana (“Crimen fueron del tiempo, y no de España”) y respondió con una sola frase a las cuatro cuartillas de la cuidadosa argumentación del mandatario mexicano:

La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas…

Mientras que la Corona española cerraba toda posibilidad de diálogo al respecto, la diplomacia vaticana avanzó, aunque a su manera, en el sentido propuesto por el gobierno mexicano. El 27 de septiembre de 2021 fue transmitido en la conferencia matutina del presidente el mensaje enviado por el Papa Francisco al presidente del episcopado mexicano y, a través de él, a todos los mexicanos:

…en diversas ocasiones, tanto mis antecesores como yo mismo, hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización […].

Y aunque inmediatamente después recordaba las acciones cometidas más recientemente contra el sentimiento religioso cristiano de gran parte del pueblo mexicano, en clara alusión a la guerra cristera, el golpe de efecto se logró: la noche de ese día las imágenes de Hidalgo y Morelos —los mayores próceres de la independencia y ambos sacerdotes excomulgados— fueron proyectadas en la fachada de la Catedral metropolitana de la Ciudad de México.

Por lo que atañía a la Santa Sede, el 27 de septiembre sí pudo haber sido el día de la reconciliación histórica, pero no para España, justamente porque la posición oficial del Estado español respecto de lo ocurrido a finales del siglo XV y principios del XVI es al menos contradictorio. ¿Cuál es, en efecto, la posición oficial del Estado español? ¿Lo que pasó hace quinientos años no puede juzgarse a la luz del presente, como declaró airado hace tres años, pero lo que pasó hace 521 años —el primer viaje colombino— sí representa el momento fundacional de la política, la cultura y la identidad españolas, como declara la ley de 1987?

            ¿De qué manera la invasión española a América —seguida de la bestial guerra de exterminio y ocupación y del posterior establecimiento de un sistema explotador colonial sin ambages— constituye la clave de la cultura, la sociedad, la política y la identidad de los españoles de finales del siglo XX y principios del siglo XXI? ¿Por qué un conjunto de comunidades políticas, sociales y culturales como las españolas, complejas, diversas, riquísimas, con un pasado propio repleto de momentos grandiosos y terribles tienen que apelar, como piedra de toque de su propia identidad, a su experiencia colonial?

            Como confirma una simple ojeada a las declaraciones y movimientos que los partidos políticos de derecha de España hacen con cada vez con más vehemencia a propósito del 12 de octubre, las respuestas a estas preguntas son de apremiante actualidad y de ellas dependerá la mayor o menor coherencia que el Estado Español consiga, al menos en el discurso, sobre su propia identidad; porque al mismo tiempo que va y viene el discurso franquista del “Día de la hispanidad”, apenas disimulado tras la actual fiesta nacional, cristalizarán las discusiones —en curso desde hace varios años— sobre la Segunda República, la guerra civil de 1936-1939 y la transición de 1975-1978. Tarde o temprano, los españoles tendrán que enfrentar las tensiones que genera su propia historia.

[1] Doctor en América Latina Contemporánea por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Contacto bibarrola@filos.unam.mx

Ladrones disfrazados de ingenieros asaltan combi y lesionan al chofer

En el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, se registró un nuevo asalto a transporte público, sólo que en esta ocasión los sujetos se disfrazaron de supuestos ingenieros para pasar desapercibidos; lamentablemente le dispararon al chofer. El delito de robo a transporte público va al alza en el área conurbada de la CDMX.  Por Quinto Poder […]

Comenta

Deja un comentario