Fuga de Cerebros | En Inglaterra, desaparecen los posgrados sobre petróleo y gas. Autor: Raziel Trejo

Por Raziel Trejo1

A principios de este año, un compañero y amigo, estudiante de doctorado en el departamento de ingeniería de las ciencias de la tierra del Imperial College London, me comunicó que la universidad había suspendido la maestría en geociencias del petróleo y la maestría en ingeniería en petróleo. La justificación de esta medida se basa en el bajo número de aplicaciones a los programas académicos, así como en la necesidad de reevaluar las habilidades necesarias para la industria energética actual. Este anunció me hizo reflexionar profundamente acerca del futuro de la industria petrolera.

Aunque esperaba que en algún momento los estudios relacionados a los hidrocarburos fueran desapareciendo, no pensaba que esto fuera a suceder tan pronto. El cambio se veía venir, al menos en Imperial College, donde los programas enfocados en el estudio de hidrocarburos generan disonancia con el discurso institucional de compromiso con políticas energéticas y tecnologías enfocadas al desarrollo de energías renovables y la descarbonización y que se ha comprometido a seguir los acuerdos del tratado de París así como los recientes compromisos de la COP26. Estas han sido las principales razones para que Imperial College se aleje de los estudios concernientes a la industria del petróleo y gas.

Sin duda seguirá habiendo algunas universidades que continuarán enseñando las ciencias del gas y petróleo, pero serán las “pocas” del mundo desarrollado y quedará más que nada su continuidad relegada a los países en vías de desarrollo. ¿Cuál es el futuro del petróleo si cada vez menos personas están interesadas en sus estudios?

Contrario al declive de interés por los estudios de hidrocarburos, las llamadas ciencias de datos (Data Analytics, Big Data, Machine Learning y Artificial Intelligence) han tenido un crecimiento exponencial en los últimos años. A pesar de su popularidad, la mayoría de la gente, desconoce su uso y aplicaciones de manera eficiente, yo incluido. Por ello, hace unos meses le pedí ayuda a un amigo egresado del Máster en Data Science en NYU para que me recomendara recursos para poder entender estás tecnologías y sus aplicaciones prácticas. Mi inmersión en el mundo de la ciencia de datos me ayudó a comprender el gran potencial que había para su uso en la industria del gas y petróleo.

Fuente: Rocco Ceselin/Google. (2021, 14 julio). Google’s Sycamore quantum computer [Fotografía].

Mi entusiasmo por la sinergia entre la ciencia de datos y la industria de hidrocarburos me llevó a coordinar, en colaboración con el HUBIQ, energía e innovación tecnológica de Querétaro, una conferencia acerca de la transición energética sobre los usos que podrían tener los estudios del gas y petróleo en las energías renovables (la conferencia puede ser vista aquí). Durante la conferencia, también explicaron los cambios en la maestría de Petroleum Engineering que se relanzarrá como un nuevo curso en 2022.

Como era de esperarse, el nuevo curso tendrá un enfoque orientado a la ciencia de datos y disciplinas afines. Esta será la apuesta del futuro para los estudios enfocados al petróleo buscando alcanzar la eficiencia que la industria tanto necesita.

Estas nuevas tecnologías permiten analizar la gran cantidad de datos geológicos, de modelación de yacimientos y de exploración generados y así reducir las incertidumbres y riesgos que lleva el perforar un pozo de petróleo. Para poner en perspectiva la importancia de este enfoque basta con saber que sólo uno de cada 10 pozos que se perforan a nivel mundial puede ser comercializado.

No solo eso, la producción y los datos de perforación, construcción y cualquier operación con el suficiente historial de datos, pueden ser analizadas usando las herramientas de Big Data y Machine Learning, para lograr obtener los “insights” adecuados y así identificar en donde se pueden hacer más eficientes las actividades que se llevan a cabo en la industria petrolera.

Hay dos ventajas claramente visibles al utilizar estas tecnologías:

Primero, la inversión es comparativamente menor y las eficiencias serán mucho mayores que las que se logran con las tecnologías tradicionales del petróleo. La revolución ya no estará en contar con un equipo de perforación direccional de última generación, el uso de métodos altamente costosos de recuperación mejorada o de levantamiento artificial o en softwares populares.

Esta eficiencia se podrá lograr simplemente con el capital humano necesario: personas capacitadas en Data Science y computadoras disponibles. Ya ni siquiera será necesario hacer grandes inversiones en equipos de vasto poder computacional, ya que, en la actualidad, todos estos análisis pueden ser rentados a terceros como Google y sus servicios Google Cloud Platform, Amazon, con Amazon Web Services y Microsoft, con Azure o IBM.

Segundo, para alimentar los algoritmos y modelos necesarios para el Machine Learning y Big Data, se necesitan tener muchos datos y afortunadamente la industria de los hidrocarburos es característica por generar cantidades inimaginables de datos, por lo que existe el potencial de una implementación exitosa.

Lamentablemente también existen algunas desventajas:

La primera tiene que ver con el tipo de talento que se necesita atraer para poder poner en marcha este tipo de proyectos. Los ingenieros más brillantes en Data Science, Artificial Intelligence y Machine Learning se ven más atraídos por las compañías en su ramo como Amazon, Google, Facebook o Tesla. Estás compañías son famosas por sus agradables ambientes laborales y sus sistemas de compensación generosos. Esto, aunado al declive de popularidad del petróleo, el entusiasmo por los compromisos climáticos y la electrificación de la sociedad (ejemplificada en el lanzamiento del automóvil eléctrico) hace cada vez más difícil que las mentes brillantes lleguen a la industria de los combustibles fósiles.

Recientemente tuve la oportunidad de conocer a varios mexicanos brillantes trabajando para startups valuadas en millones de dólares, compañías de élite tecnológica como Amazon, o para servicios financieros y grandes bancos. ¿Por qué les interesaría trabajar en la industria del petróleo teniendo todas estas posibilidades?

Segundo, la industria de los hidrocarburos a nivel global tiene un fuerte rezago en el uso de estas tecnologías. En México no existe un curso serio y de calidad que sea ofertado por nuestras universidades. Una prueba de esto es que de todas las conferencias que hubo en la más reciente edición del Congreso Mexicano del Petróleo, sólo hubo un par de ponencias muy básicas orientadas a estos temas.

¿Cuál es entonces el futuro de la industria de petróleo? Dentro del contexto de la transición energética a las energías renovables, sin duda el futuro del petróleo estará en la implementación de la ciencia de datos. Sin embargo, será la tarea de quienes se encuentran dentro de la industria del gas y petróleo evolucionar y hacer estos avances, aprender nuevamente y especializarse. Ese será el reto que tendrán los profesionistas de la industria de los hidrocarburos.


1Raziel Azael Trejo Cruz, Maestro en Ingeniería en Petróleo por el Imperial College London e Ingeniero en Mecatrónica por el Tecnológico de Monterrey. Contacto raziel.trejo@gmail.com Twitter @Cerebros_Fuga

Asesinan a César Ponce, ex dirigente de la CNC en Irapuato (nota de OEM-Informex)

Testigos indicaron que los agresores le dieron alcance en una motocicleta, eran dos sujetos, el que iba atrás le disparó en repetidas ocasiones OEM-Informex César Ponce López, ex líder de la Confederación Nacional Campesina CNC en Irapuato y ex integrante priista, fue asesinado a balazos cuando conducía su vehículo en el cruce de la avenida Calzada de Guadalupe y calle […]

Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario