Yasmín, plagio y la (supuesta) honestidad de la 4T de AMLO. Autor: José Reyes Doria

Fotos: Cuartoscuro

José Reyes Doria

@jos_redo

Solo desde la ingenuidad podría esperarse que el gobierno del presidente López Obrador y la llamada Cuarta Transformación resultara éticamente superior a los gobiernos anteriores, pues todos son políticos formados en dos siglos de tolerancia a la trampa y desdén a la ética. La repetida fórmula de “no somos iguales” es una autoafirmación que carece de validación en el terreno de los hechos y las percepciones. Bien dice el adagio: elogio en boca propia es vituperio. Son numerosas las acciones y prácticas que revelan similitud y continuidad en la forma de hacer política en la llamada 4T respecto a “como era antes”. Definitivamente, no ha mejorado, desde la perspectiva ética-democrática, la forma en que desde el poder se concibe la política. Haber llegado al poder es la patente de corso que purifica cualquier acción de gobierno, sin importar si se trata de hechos indecorosos e incluso ilegales o inconstitucionales.

Reitero, salvo los que creen con fervor en discursos y promesas, nadie esperaría que, de la noche a la mañana, los gobernantes, por convicción propia, de pronto abracen la ética y el honor para apuntalar sus posiciones. No exigimos que los gobernantes se vuelvan santos, pero sí que, en episodios como el caso de la Ministra Yasmín Esquivel que plagió su tesis de licenciatura, reconozcan los límites que, por la dignidad personal y por la dignidad de la República, nunca deben cruzarse.

Este viernes 20 de enero, el rector de la UNAM tuvo que salir a defender la postura de la Máxima Casa de Estudios. La UNAM no tiene facultades para anular el título de la Ministra, existe una laguna al respecto en la legislación universitaria. El presidente López Obrador, lejos de repudiar el asunto de fondo, es decir el plagio cometido por la Ministra, presiona a las autoridades de la UNAM para que le quiten el título a Yasmín, a sabiendas que esa decisión constituiría un abuso, pues, como se dijo, no tiene atribuciones para ello. AMLO no quiere que castiguen a la Ministra, pero presiona a la UNAM para que se extralimite y lo haga: seguramente, si la UNAM lo hiciera, el Presidente saldría a denunciar tal abuso de poder y a victimizar a la Ministra en la dinámica de asombrosa, increíble e inexplicable defensa de ésta.

Este es el nudo de la cuestión: ¿por qué el presidente López Obrador defiende a capa y espada a una Ministra que realizó el deshonroso acto de plagiar su tesis de licenciatura, lo cual ya fue ratificado por la UNAM?

RESPUESTA POLÍTICA OBVIA: AMLO propuso a Yasmín para ser Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es “su” carta fuerte en la Corte, su proyecto para presidir el Máximo Tribunal. También es esposa de José María Riobóo, uno de los empresarios más poderosos de México, en el ramo de la construcción, amigo y aliado de la llamada 4T. Es decir, la Ministra encarna un conjunto de intereses políticos, judiciales y empresariales muy importantes para AMLO. Su ascenso a la presidencia de la Corte era clave para sacar adelante las reformas legislativas en materia energética, electoral y militar de López Obrador que están controvertidas en la Corte por presunta inconstitucionalidad.

El escándalo del plagio ya descarriló el proyecto de hacer presidenta de la Corte a Yasmín. Pero mantenerla como integrante del Máximo Tribunal es vital en la necesidad de AMLO de controlar de alguna forma las decisiones y votaciones. Ante el dictamen de la UNAM que ratifica la bochornosa acción del plagio de su tesis de licenciatura, cada día que la Ministra Esquivel siga en la Corte aumenta el descrédito y el oprobio hacia ella misma, a la Corte, a la UNAM y al país. Sin embargo, la Ministra ha recibido un apoyo casi unánime desde la llamada 4T, con el presidente AMLO en la primera línea de defensa; lo cual, hasta ahora, la ha animado a seguir en el cargo.

RESPUESTA IDEOLÓGICA-SICOLÓGICA: El presidente López Obrador ha construido por décadas un discurso de redención de los pobres que, en términos generales, lo llevó finalmente a la Presidencia de la República en 2018. Todos los días, en su mañanera, AMLO repite el mensaje: nosotros somos los buenos que ayudamos al pueblo, ellos son los malos que solo quieren robar y traicionar. Importantes acciones del gobierno de AMLO legitiman parte de su discurso redentor: los programas sociales, el impulso al salario mínimo, la austeridad en su forma de conducirse como Presidente. Sin embargo, en otros aspectos de su gestión persisten las inercias neoliberales y las viejas formas de hacer política.

La narrativa épica de AMLO deriva en una dinámica de alineamiento sumamente flexible. Los que están conmigo son buenos, aunque hayan sido o sean malos. Estar de mi lado es estar con el pueblo y, solo por eso, voy a defender a mis aliados sin reparar en límites o decencias. La concepción política de AMLO incluye una valoración suprema del principio de autoridad: no puede vacilar o ceder a presiones, porque entonces proyectaría señales de debilidad. Esto, aunado al discurso épico de su misión político-histórica explica un poco su postura ante el caso de la Ministra: aunque la acusen de algo bochornoso, la voy a defender, porque si no lo hago, si cedo a las presiones de los conservadores, si le doy crédito a los Sheridan, a los Krauze, a los Loret, entonces les estaría dando la razón. Y ellos no tienen la razón, no la pueden tener, pues la razón histórica está con el pueblo y nuestro movimiento.

Además, considera AMLO, si me doblo y le pido renunciar a la Ministra, estaría demostrando que soy débil, que ellos, los conservadores enemigos del pueblo, pueden ganarme una partida, y eso no lo puedo permitir nunca. Si flaqueo, no solo se van a envalentonar los de la oposición, sino que incluso dentro de mi círculo se van a aprovechar para subírseme a las barbas.

COLOFÓN: Para la mayoría de los mexicanos AMLO es un político honesto. Pero muchos, incluso algunos de sus seguidores más conspicuos, suelen atreverse a discrepar ante ciertas acciones cuestionables del Presidente, como por ejemplo su desconcertante apoyo a la Ministra plagiadora. Es decir, no todos sus seguidores le asignan el atributo divino de la infalibilidad, aunque ni las alertas de los suyos ni el clamor social en torno a la Ministra han hecho reconsiderar a López Obrador.

Tan sensible al juicio de la historia, tan atento a su lugar en la posteridad, AMLO no se da cuenta de que, en casos paradigmáticos como el de la Ministra plagiadora, saldrá significativamente manchado por el deshonor y el oprobio que día con día acumula Yasmín. Nadie le hace ver que el discurso redentor de pobres contra conservadores tiene límites, que en ocasiones los aliados son descubiertos en acciones tan indecentes como la Ministra, que esas manchas no se limpian ni con toda el agua del océano. Que el maniqueísmo pobres-ricos, eficaz en otros temas, es insostenible en este caso, pues la Ministra y su esposo son representantes de las oligarquías más encumbradas de México, gozan de privilegios y riqueza insultantes.

El caso de la Ministra es una oportunidad inmejorable para que el Presidente mande el mensaje de que, al menos en este escándalo, sí son distintos. Que está dispuesto a anteponer el honor, la decencia y la responsabilidad a las posturas irreductibles de su proyecto. Una condena a la Ministra y un llamado a que renuncie, harían que el presidente López Obrador se vistiera de frac, y seguramente le granjearía el reconocimiento de propios y extraños. Es el eterno dilema entre ética y poder, honor y dominio. Ya veremos.

José Reyes Doria
José Reyes Doria

Politólogo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.
Asesor parlamentario en diversos órganos de gobierno y comisiones de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.
Colaborador en portales informativos. Conferencista sobre temas legislativos y políticos. Consultor en materia de comunicación política, prospectiva y análisis de coyuntura. Contacto: reyes_doriajose@hotmail.com

Paso a paso, así puedes sacar el RFC (nota de Iván Palacios Ocaña en Quinto Poder)

Aquí te contamos paso a paso cómo puedes tramitar tu RFC Iván Palacios Ocaña / Quinto Poder El siempre temido y un poco tenebroso Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó en 2021 que todas las personas mayores de 18 años deben contar de forma obligatoria el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), pero en el 2022 se mencionó que solo para…

Miguel Herrera es el favorito de Azcárraga y Salinas Pliego para dirigir al Tri; aventaja 75% (nota de OEM-Informex)

ESTO pudo saber que Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego sostuvieron pláticas sobre el tema, incluso el propietario de la televisora del Ajusco mostró su aprobación Favorito de Yon de Luisa y grupo Televisa, Miguel Herrera aventaja para nuevamente llegar y ocupar la silla del Tricolor con miras al ciclo mundialista 2026 por encima del técnico charrúa Guillermo Almada,…

Comenta

Deja un comentario