Virus y discriminación, enemigos comunes de la humanidad

Ilustrativa. Foto: Xinhua. Una trabajadora médica se coloca un traje protector antes de entrar en la sala de aislamiento en el Hospital Popular en el distrito de Yunyang, Chongqing, en el suroeste de China, el 5 de febrero de 2020.

BEIJING, 5 feb (Xinhua) — En un mundo cada vez más interconectado, contener la propagación del nuevo virus mortal se ha convertido en una causa a escala internacional, en la cual la discriminación y la xenofobia no sirven más que para socavar los esfuerzos y sacrificios conjuntos.

   Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el pasado 30 de enero una emergencia de salud pública de importancia internacional ante el brote del nuevo coronavirus (2019-nCoV), el pánico desproporcionado se ha esparcido en todo el mundo.

   Según la OMS, hasta el 4 de febrero, se habían confirmado 20,630 casos de la neumonía causada por el 2019-nCoV, de los cuales 426 murieron, en 24 países. Un 99.2 por ciento de los casos confirmados y un 99,8 por ciento de los fallecimientos están concentrados en China.

   El temor a la propagación de la epidemia ha provocado una escalada de la discriminación contra las personas de origen chino en varios países, con titulares discriminatorios como “Alerta Amarilla” en algunos diarios e incluso letreros xenófobos como “Chinos NO” en ciertos restaurantes.

   Sin embargo, para la OMS y la ONU, el pánico es innecesario, y mucho menos la discriminación y la xenofobia.

   La directora de Preparación Mundial de la OMS para Riesgos Infecciosos, Sylvie Briand, afirmó el martes en Ginebra, Suiza, que la OMS considera que el brote no es una pandemia sino un brote con múltiples frentes.

   Según explicó, un 78 por ciento de los casos confirmados en China provienen de la provincia de Hubei, que es el epicentro del brote. Fuera de Hubei, hay casos “de contagio colateral” de personas infectadas en otras provincias chinas, así como en otros 23 países afectados.

   Teniendo presente que ganar la batalla contra la epidemia es una carrera contra el tiempo, el Gobierno chino ha intensificado las medidas preventivas y de control, tales como la suspensión temporal del transporte público y el cierre indefinido de salidas y entradas en los aeropuertos y estaciones de ferrocarril en Hubei.

   Además, decidió extender el feriado de la Fiesta de Primavera en dos días más para todo el país y en dos semanas extra para la provincia de Hubei, a fin de reducir el flujo masivo y la posible propagación.

   Las rigurosas medidas chinas han sido reconocidas por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien resaltó que “si no fuera por los esfuerzos de China, el número de casos fuera de China hubiera sido mucho mayor”.

   Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó el martes su preocupación por la discriminación surgida contra ciertos grupos de “personas inocentes solo por su origen étnico”.

   Al mismo tiempo, apeló a “un fuerte sentimiento de solidaridad internacional” y “un fuerte sentimiento de apoyo a China en estas difíciles circunstancias”.

   Al echar una mirada retrospectiva, se puede comprobar que China siempre ha tenido un papel importante en la ayuda internacional a otros países afectados por epidemias graves, tales como la de la gripe A(H1N1), el ébola y el zika, todas declaradas como “emergencia de salud pública de importancia internacional”.

   En 2009, cuando la epidemia de gripe A(H1N1) brotó en México, el Gobierno chino tomó la rápida decisión de donar cinco millones de dólares de asistencia a ese país latinoamericano.

   Tiempo después, cuando en 2014 el brote del ébola causó estragos en África occidental, China fue el primer país en enviar trabajadores de salud a los países afectados, y uno de los primeros países en hacer donativos médicos internacionales.

   En 2016, China proporcionó un millón de dólares a Surinam y 96 toneladas de insumos médicos a Venezuela para hacer frente al virus del zika, que brotó primero en Brasil y luego se propagó a más de 20 países de América Latina.

   Ahora es China que exhorta a la solidaridad global. Tal como dice el jefe de la OMS, “todos estamos juntos en la lucha (contra el nuevo coronavirus) y solo podemos detenerlo juntos”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario