Timón de Tecnología Digitocrática | La tecnología en la tecnificación y digitalización del proceso democrático social. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad ¿la democracia se puede transformar digitalmente? ¿Es posible integrarla a la sociedad tecnológicamente? ¿La democracia digital incentiva la participación? ¿La democracia digital utiliza las buenas prácticas históricas? ¿La democracia digital evita lo retrógrado? ¿La democracia digital cumple con los dones máximos? ¿La democracia digital fomenta el libre albedrío? ¿La democracia digital (digitocracia) evita la esclavitud moderna?

Los datos. Hasta el momento no existe una democracia implementada digitalmente al 100%. Actualmente existen 15 países que usan el voto electrónico usando urnas electrónicas. Solo un país ha ejercido con un 43 % de su población el voto digital vía internet usando un chip de identificación personal. La comunidad europea está trabajando en la democracia digital y el compromiso con los sistemas políticos, parlamentarios y sociales.  Los países con democracias plenas están dentro de los 20 mejores países ricos. Los países con democracias autoritarias son los más pobres del orbe.

El modelo: La democracia digital es de participación total en tiempo real. La democracia digital está construida por elementos, variables y condiciones específicas como: Votación libre y secreta. Información suficiente, clara y sustentada en datos verdaderos bajo esquemas reales de bienestar social, económico y productivo, así como valores sociales y de ética moral bajo leyes a favor de la vida y en contra de la esclavitud moderna y autocrática. Las propuestas a ser votadas deben ser evaluadas, analizadas y proyectadas previamente de forma simple para mostrar el impacto social, usando la ciencia de datos y herramientas de modelación y simulación sistémica. La participación debe ser al menos de 77 % de la población. Estos factores y otros más crean la democracia digital cuyo principal objetivo es la participación libre y secreta, el libre albedrío y la autodeterminación; ley divina otorgada por el Máximo. Destruir o ir en contra de este principio, es responsabilidad y condenación de todos nosotros. 

Las contradicciones: Una democracia que no es democracia, es aquella que no ejerce su independencia y su libertad para profesar la esencia del libre albedrío y su opinión de decidir. Actualmente, un séquito representativo de solamente 0.004 % deciden por los 130 millones de mexicanos y esto no es democracia. Al contrario, ellos ejerce, la autodecisión antidemocrática. Y qué decir de los otros poderes… decepcionantes. Esto es antidemocracia. Pero lo más terrible, es que nosotros mastiquemos la idea de que existe una verdadera democracia con una participación pobre de solamente 33 % de la población votante mexicana, a esto lo llamamos corrupción. El deber ser, es la participación contundente de 77%  de la población votante para realmente vivir en una democracia libre y auténtica y así evitar la esclavitud moderna y la exclusión de la Estrella del Mar de nuestra sociedad.    

La tecnología es una herramienta capaz y suficiente para implementar la democracia digital; definida como digitocracia. Los sistemas físicos y programáticos como: servidores, enrutadores, redes de comunicación, protocolos de información, lenguajes de programación, algoritmos avanzados y sistemas de seguridad cibernética son elementos necesarios para implementar la digitocracia. Pero lo más importante de esta estructura es la participación activa de la población votante, para cumplir e impulsar la verdadera democracia, el bienestar social y evitar la nueva esclavitud moderna, y eso es lo importante.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario