¿Quiénes ganan con las desgracias de la humanidad? Nestlé y Bayer-Monsanto compraron prisioneras a Hitler para experimentos y mano de obra. Autor: Iván Uranga

“Sabemos que este sistema capitalista se las está arreglando
bastante bien para sobrevivir a las catástrofes que desata.
No sabemos, en cambio, cuántas vidas podrá vivir su víctima principal,
el planeta que habitamos, que será exprimido por él hasta la última gota”
Eduardo Galeano

Desde siempre los capitalistas han priorizado su ganancia económica a la vida y han usado las diversas tragedias de la historia humana “como un área de oportunidad” para incrementar sus ingresos sin importar cuántas vidas sacrifiquen para obtener más dinero. En la actualidad durante la presente emergencia sanitaria las empresas que brindan servicios de internet o a través de él son la grandes beneficiadas. La fortuna combinada de Jeff Bezos dueño de Amazon, Mark Zuckerberg de Facebook y Bill Gates de Microsoft creció en casi 100 mil millones de dólares durante los últimos dos meses, seguido por Jim Walton de Wal-Mart con 13 mil millones. En México la utilidad neta de Grupo Elektra de Ricardo Salinas Pliego se desplomó 97 por ciento durante el primer trimestre de 2020 al ubicarse en 142 millones de pesos cuando en el mismo periodo de 2019 llegó a cuatro mil 663 millones de pesos, informó la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) por lo que el magnate que hizo su fortuna gracias a que Salinas de Gortari le regalara a la televisora del estado mexicano, hoy llame en una actitud fascista a “desapendejarse” (quitarse lo epn) a sus amigos y enemigos para que rompan con la cuarentena y sigan consumiendo para recuperar sus ganancias, actitud que no dista mucho de la del Ejecutivo Nacional que decretó que los mineros, los obreros de la construcción y de la industria automotriz no son indispensables al exponerlos regresándolos a laborar cuando la epidemia del Covid-19 no termina ni siquiera su fase de ascenso y él mismo reanudando sus famosas giras, como si fuera indispensable su presencia para inaugurar una obra.

Existe una máxima para los capitalistas: “la ganancia nunca pierde”. En el origen, las necesidades de sobrevivencia obligaron a los humanos a acumular comida para los crudos inviernos, cuando comenzamos a sembrar había que acumular granos para las épocas de secas, había algunos que acumulaban más de lo que necesitaban y muchos que no acumulaban suficiente, así nace la especulación. En la actualidad parece normal que unos muy pocos tengan toda la riqueza del mundo y hasta se hacen campañas para mantener la idea de que el capitalismo es bueno, pero ¿se ha preguntado cómo es que esas personas y esas grandes empresas capitalistas hicieron sus fortunas?  

El apoyo de las grandes corporaciones a Hitler

Kodak, Bayer, Coca Cola, Nestlé, IBM, BMW, Adidas, Volkswagen, Hugo Boss, Audi, Mercedes Benz, entre otras, financiaron y apoyaron al régimen nazi antes y durante la Segunda Guerra Mundial con la complicidad de los países aliados.

Muchas empresas que comercializan actualmente marcas líderes reconocidas internacionalmente, fueron entre 1933 y 1945 cercanas y beneficiadas por el régimen nacionalsocialista. Estas corporaciones fueron las que sostuvieron gran parte del esfuerzo alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Kodak, Bayer, Coca Cola, Nestlé, IBM, BMW, entre otras. Como era de esperarse, ninguna reconoció durante la posguerra sus vínculos con el nazismo. (1)

Bayer compraba mujeres a Hitler para sus experimentos.

Bajo el régimen nazi los laboratorios farmacéuticos Bayer, una empresa subsidiaria del consorcio químico IG Farben, utilizaron a deportados en los campos de concentración nazis para realizar numerosos experimentos médicos. Lo que sigue son fragmentos de cinco cartas dirigidas por la Casa Bayer al comandante del campo de Auschwitz. Las cartas, halladas después de la liberación de Auschwitz por el Ejército Rojo, datan de abril-mayo de 1943 y fueron publicadas en el número de febrero de 1947 del periódico “Patriote Resistant”.

  • Primera carta:

“A fin de realizar experimentos con soporíferos, le agradeceremos ponga a nuestra disposición algunas mujeres. Nosotros nos ocuparemos de todas las formalidades relacionadas con la transferencia de esas mujeres.”

  • Segunda carta:

“Acusamos recibo de su carta. Consideramos que el precio de 200 marcos es exorbitante, ofrecemos pagar 170 marcos por cabeza. Necesitaríamos unas 150 mujeres.”

  • Tercera carta:

“Estamos de acuerdo con el precio convenido. Tenga a bien preparar un lote de 150 mujeres sanas, que enviaremos a buscar próximamente.”

  • Cuarta carta:

“Estamos en posesión del lote de 150 mujeres. La selección es satisfactoria, a pesar de que [las mujeres] están muy flacas y débiles. Le tendremos al tanto del resultado de los experimentos.”

  • Quinta carta:

“Los experimentos no han resultado concluyentes. Los sujetos murieron. Le escribiremos próximamente para solicitarle preparar un nuevo envío”.

El consorcio IG Farben al que pertenecían los laboratorios Bayer también suministraró a los nazis el Zyklon B utilizado para las cámaras de gas, y en sus fábricas se explotó de forma masiva mano de obra esclava de los campos de concentración.

Condenado en los juicios de Nuremberg por crímenes de lesa humanidad, el consorcio IB Farben fue disuelto y desmantelado entre las compañías Bayer, BASF y Höchst. Pese a ello, IB Farben aún cuenta con personalidad jurídica en Alemania.

En 2016 se le denunció en Italia por un centenar de mujeres que fueron víctimas de los efectos secundarios de los anticonceptivos producidos por la farmacéutica.

Monsanto tiene una muy larga lista de asesinatos y complicidades con genocidios en el mundo, de 1961 a 1972 fabricó el Agente Naranja para que el ejército estadunidense lo usara durante la Guerra de Vietnam por la que ha enfrentado acusaciones por crímenes de guerra y recientemente ya en su nueva etapa de Bayer-Monsanto se le encontró culpable por la corte estadunidense de causarle cáncer a Dewayne Johnson por sus herbicidas a base de glifosato y tuvo que pagar una compensación de 289 millones de dólares, ahora enfrenta 8700 demandas de personas que le acusan de lo mismo en Estados Unidos, y fue encontrada culpable de delitos de lesa humanidad . El tribunal internacional popular que analizó en La Haya la historia de la multinacional Monsanto –comprada por Bayer– encontró a la empresa culpable del delito de ecocidio, de crímenes de guerra, de violaciones de los derechos a un medio ambiente sano y equilibrado, a la salud y a la alimentación, y de quebrantar la libertad científica.

Nestlé

En el año 2000, la compañía Nestlé transfirió más de 14.5 millones de dólares a un fondo dedicado a la indemnización de daños de la Segunda Guerra Mundial, en un esfuerzo por compensar a los sobrevivientes del holocausto. La compañía admitió que en 1947 durante la Segunda Guerra Mundial utilizó trabajo esclavo y también declaró que ciertas subsidiarias del Grupo Nestlé estuvieron activas en países dominados por el partido nazi. Nestlé ayudó con la financiación del partido nazi en Suiza en 1939 y recibió un contrato lucrativo para un suministro completo de chocolate para el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. (Nestlé y los Nazis)

Actualmente Nestlé tiene demandas en todo el mundo por esclavismo, despojo y maltrato laboral. Greenpeace ha publicado también un informe, “La huella del crimen” (2), donde se expone el ciclo de la deforestación en Indonesia para obtener aceite de palma; así que cada vez que usted le da una mordida a un Kit Kat, o cualquier otro producto de Nestlé le está dando un mordisco a las selva tropical y contribuye a acabar con la vida en el planeta.

Es precisamente durante el auge del nacismo en 1935 que Nestlé llega a México y desde entonces en todos y cada uno de los gobiernos ha “invertido” y ha recibido trato especial de cada gobernante; durante los últimos años se ha ido apoderando a pasos agigantados de la economía mexicana. En 2013 Nestlé invierte 1,600 mdp en una fábrica en Toluca, en 2014 Nestlé anuncia en Davos durante el Foro Económico Mundial que invertiría 807 mdd en dos años para expansión en México; en 2016 Nestlé abrió una nueva planta en Guanajuato y anunció una “inversión” de mil millones de dólares en 2 años, en 2016, gastó 175 millones en promoción y “regaló” 15 mil bicicletas a sus consumidores y durante el actual gobierno fue la primera empresa que anunció López Obrador con bombos y fanfarrias que “invertiría” en su gobierno y hasta el congreso de Veracruz cambió la ley para que la inversión anunciada de 154 mmd no tuviera problemas, se creó el Instituto Nacional del Café para entregarlo a la trasnacional, todo esto contrario a la política económica anunciada por el gobierno de AMLO en donde prometía “acabar con el neoliberalismo en México” y en lugar de ello se alió con esta criminal empresa que hizo su riqueza a costa de comprar esclavos a los nazis, esclavizar a niños en Costa de Marfil, deforestar y robar el agua de las comunidades más pobres del mundo. Hoy AMLO le da Veracruz, el café, el agua y el cacao de México, y mucho más a uno de sus principales accionistas.

Estas empresas actualmente tienen una extraña relación con México, ya que por un lado invierten y apoyan al gobierno de López Obrador y por otro apoyan a las “organizaciones civiles” que se dedican a atacarlo como Mexicanos Contra la Corrupción, y también se sospecha que financian grupos de choque que infiltran los movimientos sociales y a los polleros que organizan las caravanas migrantes, por lo que no es descabellado suponer que su intención es apoderarse comercialmente de México mientras construyen las condiciones para imponer un gobierno más a modo del capitalismo criminal que acostumbran.

Crimen organizado contra el etiquetado

Ahora Nestlé encabeza a las empresas chatarras en México que actúa como crimen organizado contra etiquetado. La industria de alimentos ultraprocesados en México tiene “secuestrado” el paladar de los niños, de las familias, y secuestra el derecho a decidir en libertad qué consumir por ello se opone al nuevo sistema de etiquetado, que contempla advertir sobre los excesos de sustancias dañinas en productos”, denunciaron organizaciones civiles que integran la Alianza por la Salud Alimentaria.

La nueva ley aprobada por el Congreso de la Unión en México que obliga a todas las empresas que comercializan alimentos ultraprocesados a que en el frente de sus empaques pongan una etiqueta que advierta al consumidor de forma concisa y clara el alimento chatarra que está a punto de comprar, para que lo haga bajo su propio riesgo, pero sobre todo que los padres de familia tengan la información de qué productos causan daño a la salud de sus hijos, esta misma ley prohibiría la publicidad engañosa y con “ganchos” para los niños, así que deberán retirar de sus empaques a todos los dibujos de personajes que atraigan a los niños, no podrán hacer publicidad y estarán prohibidos en la escuelas y tiendas aledañas.

Ahora son estas empresas lideradas por la criminal Nestlé quienes quieren redactar esta ley y si no se les deja hacer lo que quieren acudirán al Poder Judicial en donde las empresas pedirán la suspensión del acto reclamado, que provocaría que durante todo el tiempo del proceso, las empresas que obtengan una suspensión podrían no tener el etiquetado, lo que es riesgoso y contraviene la salud pública.

Así que si usted sigue pensando que el capitalismo es bueno, tal vez sea un gran empresario que gana por el esfuerzo de otros o tal vez solo sea alguien al que le han convencido que el trabajo que le dan estas empresas es porque son muy buenas personas y no porque con su esfuerzo se siguen y se seguirán enriqueciendo.

El problema no es lo que las empresas quieran, sino lo que el gobierno les conceda, en el caso de la criminal Nestlé ha sido una de las empresas más beneficiadas por el actual gobierno, le permite seguir extrayendo el agua del subsuelo y le mantiene la concesión para explotar el agua de los volcanes para embotellarla y exportarla; se apropió de la estética de nuestras naciones indígenas y le regaló el cacao y la industria del café nacional.

Hoy Nestlé quiere redactar la ley sobre el etiquetado de los alimentos chatarra que provocaron que los mexicanos enfermaran de diabetes, hipertensión y obesidad; condiciones que los colocaron en situación de vulnerabilidad ante la pandemia que ha cobrado la vida –hasta hoy– de más de 11 mil mexicanos en México y el mundo.

La vida es una construcción consciente.
Iván Uranga
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario