Los teatros agonizan. La gente no va, miles de familias sufren el desamparo. Y del Gobierno, nada (nota de Bianka Estrada en SinEmbargo)

Imagen: SinEmbargo.

Por Bianka Estrada | SinEmbargo

A casi un año del confinamiento por la pandemia de la COVID-19, las industrias dentro de las artes y el entretenimiento se han visto duramente afectadas como es el caso del teatro. Estos recintos en la Ciudad de México sólo han logrado abrir sus puertas los fines de semana de los meses de octubre y noviembre pasado, pues a inicios de diciembre, con el regreso del Semáforo Rojo, tuvieron que volver a cerrar, afectando a 10 mil familias. Ahora, los teatros cumplen una semana de haber reabierto, entre reclamos a las autoridades para entender sus necesidades.

Las funciones teatrales regresaron a la Ciudad de México desde hace una semana que se anunció la reapertura, una decisión que esperaban escuchar los productores, pero que no da alivio a las puestas en escena, pues subir el telón con sólo el 20 por ciento de aforo no es rentable para las obras independientes.

El 2020 fue un año que golpeó duro a estos complejos artísticos, que suman 164 a lo largo de la Ciudad de México, con un primer cierre de casi seis meses anunciado en marzo, y un segundo a partir del Semáforo Rojo decretado en la capital en diciembre pasado y que apenas hasta esta semana llegó a su fin.

“¿Qué pasa con el teatro? Pues está muerto. El teatro hoy está cerrado. No va a morir el teatro, el teatro va vivir, y en algún momento los teatros van a volver a brillar, los teatros se van a volver a llenar, habrá nuevos proyectos. Pero, ¿qué pasa hoy con este arte? ¿Cómo vamos a lograr llegar ahora a ese lugar donde estábamos cuando todo se ha enfriado?”, comenta el productor Juan Torres, en entrevista con SinEmbargo. Él explica que dentro del caló teatral llaman como “teatro frío” a un recinto que por mucho tiempo estuvo cerrado o que no tuvo éxitos cuando presentaba ciertas obras.

Anuncio
Los actores Mario Sepúlveda, Rubén Branco, Eugenio Montessoro, Rogelio Suárez, y Carlos Pulido, y el productor Juan Torres, anunciaron el regreso de la puesta en escena La Jaula de las Locas. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

A mediados de febrero, productores y actores de la Ciudad de México hicieron un llamado urgente, pues muchos teatros ni siquiera habían podido iniciar sus funciones cuando en octubre del año pasado se les permitió abrir sus puertas con el 30 por ciento de aforo. Los pocos que se atrevieron a volver, en palabras de Juan Torres, lo hicieron con la finalidad de empezar a reactivarlos y por el amor a este arte, sin embargo, desde ese entonces, abrir con ese porcentaje de público no ha sido proporcional a la inversión que se hace en cada puesta en escena.

“Ha sido una inversión muy considerable, lo hicimos con ese 30 por ciento sabiendo que íbamos a perder, pero era la manera en que íbamos a empezar a caminar, a reactivar, a llamar a la gente y a darle vida al teatro”, recuerda. Y desde aquella reunión de productores ya se exigía que el público ocupara un 50 por ciento de asistencia para cubrir gastos y poder pagar al equipo detrás de cada función, pues hasta ahora sobrellevan sus cuentas con sus ahorros.

“El teatro va más a allá de un productor y de un artista que protagoniza una obra. Son una maquinaria gigantesca en la cual están involucradas muchas personas que hoy están desempleadas, que hoy están tristes, deprimidas, que hoy algo les falta”, recalcó el también actor que destaca que para cada obra se requiere la contratación no sólo de actores, sino de escritores, creativos, técnicos, iluminadores, vestuaristas, maquillistas, taquilleros, intendencia, personas de mercadotecnia, entre otros.

Juan Torres tiene un amplia y reconocida carrera en el teatro desde hace dos décadas. El éxito con La Jaula de Las Locas, con más de mil presentaciones, lo ha mantenido dentro del Teatro Hidalgo cinco años. Esta obra representó para él su primer proyecto en solitario como productor y apostó en ella todo su capital para su realización.

El productor Juan Torres. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro.

Cuenta para este medio que tan sólo de su obra dependen 70 personas, de los cuales, sólo 20 son actores. Sin embrago, recalca que las familias afectadas por los cierres de estos recintos en la ciudad ascenderían a 10 mil, según una estimación de productores que como él se unen en una voz ante la emergencia.

“Lo que le decimos a las autoridades, y lo que le decimos a la gente de Gobierno de esta ciudad, pero sobre todo a los de (la Secretaría de) Cultura que han sido inexistentes desde nuestro punto de vista, al menos desde el mío como productor, es que el teatro trabaja muy poquitos días a la semana, no somos un evento masivo, convocamos a muy poquita gente, trabajamos viernes, sábado y domingo, cuando mejor nos va. Algunas obras incluso están hasta un día a la semana”.

“Yo no puedo creer que no le hayamos podido dar de parte del Gobierno una ayuda, una despensa a un actor, a un técnico de teatro, a cualquier pieza de este engranaje, nadie es más ni nadie es menos. Todos somos muy importantes dentro de él”, advierte.

Torres explica que los teatros se apegaron y respetaron durante la reapertura de octubre todas las medidas dictadas por el Gobierno capitalino, a pesar de los horarios que no beneficiaban a un espectador poder asistir a una función. Nos obstante, después de 11 meses en crisis siguen percibiendo la falta de apoyo por parte de las autoridades a la par que señala que no ha habido un acercamiento con los productores independientes al tomar decisiones como el 20 por ciento de aforo con lo que reafirman la falta de conocimiento por este arte.

“Esa es la visión de un Gobierno que no ha sabido poner a la cultura en un lugar necesario, en un lugar importante. Quiere ser la capital cultural de América Latina, pero no sé de qué manera. Como un hecho tenemos una oferta cultural maravillosa que no ha generado el Gobierno de la ciudad. Es una oferta que existe. Entonces los hacedores de artes, los que estamos trabajando en las artes escénicas, y hoy que alzamos la voz, los que hacemos teatro les preguntamos de nuevo: ¿cuándo y cómo?”.

Presentación La Jaula de las Locas en 2018 cuando celebró con una función especial por sus 600 representaciones en el Teatro Hidalgo. Foto: Galo Cañas, Cuartosuro.

A casi un año de no operar, los teatros suman pérdidas millonarias. El productor explica que el regreso de los teatros será sobre todo para empezar a sanarlos.”Vamos a volver pero no pasa hacernos ricos, vamos a volver para empezar a sanar. Vamos a volver para empezar a reconstruir. Vamos a volver para tratar de recuperar”.

Incluso con “luz verde” para volver a los escenarios, las puestas en escena aún tardarán en volver el público pues se deben convocar a los elencos y volver a los ensayos.

FALTA DE APOYOS

Ángel Ancona, coordinador del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, declaró a este medio que las decisiones respecto al aforo y los horarios de los teatro son propias del comité sanitario del Gobierno de Claudia Sheinbaum, y ellos no tienen ninguna injerencia política.

“Hay un comité sanitario del Gobierno de la Ciudad que es el que decide en función de las hospitalizaciones, en función del movimiento de la gente, en función de muchas cosas, de muchas presiones, inclusive, económicas. O sea tiene un entorno muy amplio, no es que tome la decisión una persona. Un comité toma la decisión en función a una realidad al momento. Esa realidad puede cambiar en tres días, pero en el momento en que se anuncia, en ese caso son los viernes, es la realidad que se ha estado viviendo en esa semana”.

Ángel Ancona, coordinador del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. Foto: Captura de video.

Ancona niega que haya una negligencia por parte de las autoridades respecto a la situación de los teatros capitalinos, aún siendo esta entidad la que concentra el mayor número de estos recintos a nivel nacional. Acepta que han sido pocos los apoyos respectos a este sector, pero afirma que ya se trabaja en un propuesta para ayudarlos.

“Yo no creo que haya un abandono para nada. Se ha estado dialogando con todas las asociaciones de productores o de grupos independientes, con los productores de Teatromex, que son los productores de teatros grandes. Efectivamente ha habido ligeros apoyos económicos, no a los productores, pero sí a la comunidad teatral. Ha habido becas, una serie de estímulos a los actores, a los creadores, para que puedan sobrevivir, no ha habido un apoyo directo económico hacia los teatros en particular, ¿por qué? Hay una razón muy simple, el Gobierno también tiene un problema económico con el tema de las vacunas, con el tema de las pruebas rápidas, con el tema de las hospitalizaciones, muy grande, que también eso ha costado muchísimo dinero. Yo entiendo muy bien que requieren apoyo los productores, una propuesta, y ya hay una propuesta económica, se está estudiando en finanzas esa propuesta, la Secretaría está siendo todo lo posible para lograr ese apoyo”.

Asegura que por parte de la Dirección del Sistema de Teatros se ha apoyado a compañías con el préstamo de teatros para que graben de forma gratuita sus obras y puedan ser promovidas en streaming; y hace un año se hizo el pago acordado con compañías que habían sido contratadas y que tuvieron que parar sus temporadas por la pandemia.

Sanitización en el Teatro Hidalgo. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

Ángel Ancona explica que los teatros dependen totalmente del público, y el camino para que se restablezcan será largo, pues su recuperación se logrará hasta que toda la población esté vacunada. Sin embargo, declara que los teatros no regresan débiles.

“Los teatros, yo no creo que lleguemos débiles. Yo sí creo que la comunidad es demasiado sólida y fuerte, y con demasiadas ganas de estar haciendo cosas. Efectivamente estamos abriendo con ciertas particularidades, quizá con más miedo, quizá con menos porcentaje de público, con la esperanza que podamos regresar con el 30, el 40, o en algún momento, el 50 por ciento. Eso como sabemos depende mucho del nivel de la vacunación cómo se vaya avanzando, y de que sigamos cuidándonos porque no nos podemos relajar”.

EL STREAMING, UN TANQUE DE OXÍGENO

Desde el primer cierre, los teatros sólo han permanecido abiertos por seis semanas, por lo que se vieron obligados a reinventarse. Un respiro para la industria fue el streaming. Después de siete meses de no pisar el escenario, el equipo de La Jaula de las locas se adaptó para presentarse vía remota.

“Es un pequeño tanque de oxígeno, eso es lo quedemos hablar de los streaming, de todas las fórmulas que se han presentado, de esta manera, de esta plataforma. Creo que todos hemos encontrado en ese nicho es algo bueno que es lograr llegar al público que está lejano de cualquier ciudad”, comparte Torres.

Aunque asegura que disfrutar de una obra de esta manera no se compara con verla vivo, destaca que esta forma descentraliza el teatro de las grandes urbes del país, algo que también confirma Oscar Carnicero, director de La Teatrería y CEO de Teatrix México, la primera plataforma dedicada al teatro en línea que llega al país.

Grabación de A ocho columnas. Foto: Cortesía para SinEmbargo.

Óscar Carnicero destaca que ante estos momentos de crisis para el teatro, este formato ha llegado para quedarse como una alternativa más. Recalca que no se trata de una competencia con el teatro “en vivo”, pues el mundo ya no es como lo conocíamos, las cosas van cambiando, y ahora se ofrece una alternativa con ventajas como llegar a más lugares del país.

“Los formatos digitales han llegado a sumar mucho, han llegado incluso a formar públicos. Nos ha pasado a muchos a quienes vivimos y producimos en la Ciudad de México, que creemos que lo que sucede aquí es lo que sucede en todo el país y lamentablemente no es cierto, y con plataformas digitales podemos llevar obras de gran formato a cualquier parte de la república, a lugares donde no llegarían, y a gente que no podría ir al teatro por un tema de accesibilidad”, destaca Carnicero.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Hábitos y Consumo Cultural 2020, realizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en octubre de 2020, disfrutar el teatro en línea incrementó el interés de los espectadores en la pandemia, pues antes de la era COVID sólo se veía en un 14.1 por ciento, y ahora con la pandemia aumentó a 27.8 por ciento.

Para Oscar Carnicero “estos formatos llegaron para quedarse. Muy al principio de la pandemia había como una reticencia de los productores al tema de lo digital y hoy en día para ser sincero creo que todos se han adaptado muy bien y le han encontrado formas de lenguaje diferentes, y es algo que está muy interesante. Creo que se va volver un medio más de la expresión artística”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/06-03-2021/3945234

Los empleados apagan la luz y se van al abismo laboral: dos súper ricos mexicanos cierran cines (nota de Bianka Estrada en SinEmbargo)

Comenta

Deja un comentario