Jornada violenta por conflicto político electoral en Bolivia deja otra persona muerta

0
216
Imagen ilustrativa. Foto: Xinhua. Personas manifestándose en apoyo al presidente boliviano, Evo Morales, en la Plaza San Francisco, en La Paz, Bolivia.

LA PAZ, 7 nov (Xinhua) — Una jornada violenta en Bolivia, en 18 días de conflicto político y social, derivó en una tercera persona muerta y medio centenar de heridos en la ciudad de Cochabamba (centro), en enfrentamientos entre seguidores del oficialismo que apoyan al presidente Evo Morales y de la oposición que exigen la anulación de elecciones por presunto fraude.

   En tanto, en la ciudad de El Alto (oeste) se vivió mucha tensión entre ambos bandos con amagues de enfrentamientos a la espera del arribo del líder de los cívicos opositores, Fernando Camacho, en medio de un fuerte resguardo policial.

   La directora del Hospital Viedma, Daysi Rocabado, informó la noche del miércoles del fallecimiento de Limber Guzmán Velásquez (20 años), quien quedó con una muerte cerebral como resultado de hechos violentos registrados en la jornada en la ciudad central de Cochabamba.

   Juan Carlos, cuñado de Limber, declaró a los medios de prensa que el joven salió hace siete días de su casa con el supuesto de que iba bloquear las calles a cambio de un «buen pago» ofrecido por, lo que dijo eran, personas de la oposición liderados por Carlos Mesa y Fernando Camacho.

   Guzmán, fue herido en los enfrentamientos, mientras apoyaba como refuerzo al grupo autodenominado «Resistencia Juvenil Cochala» que con motocicletas en grupos numerosos se dirigieron a diferentes puntos de bloqueo para impedir que los militantes del oficialismo realicen su cabildo en apoyo al presidente Morales, de quien se dijo iba a participar de este encuentro.

   Asimismo, en otro incidente, una marcha multitudinaria de mujeres indígenas y campesinas fue reprimida esta jornada violentamente en la ciudad boliviana de Cochabamba por cientos de jóvenes de la «Resistencia Juvenil Cochala», armados con objetos contundentes.

   Las mujeres de la organización campesina Bartolina Sisa, afín al gobierno, se concentraron en Sacaba, para llegar hasta la plaza central 14 de Septiembre de la ciudad de Cochabamba. El objetivo de la movilización era rechazar la discriminación, pedir la pacificación y apoyar a Morales.

   Desde el municipio de Sacaba, a 18 kilómetros de Cochabamba, las mujeres emprendieron la marcha hacia el centro de la ciudad para un cabildo donde estaba prevista la participación de Morales.

   Pero antes de llegar a su destino fueron interceptados por los jóvenes «motoqueros» de la resistencia quienes armados con explosivos y otros objetos contundentes dispersaron la movilización.

   Simultáneamente, en el municipio contiguo de Vinto a 17 kilómetros de Cochabamba, los seguidores de la oposición quemaron las instalaciones de la alcaldía y retuvieron por la fuerza a la alcaldesa de ese municipio del partido oficialista, Patricia Arce.

   Los iracundos opositores la hicieron arrodillar en el piso, la agredieron física y verbalmente, le exigieron que pida perdón y luego procedieron a pintar todo su cuerpo con pintura de color rojo y acto seguido le recortaron el cabello.

   El otro hecho violento se produjo en la ruta a Quillacollo en Cochabamba a la altura del puente en el río Huayculi. Los dos bandos se enfrentaron a palos y pedradas. Las redes sociales y medios de prensa mostraron imágenes de los enfrentamientos, que se prolongaron por más de una hora hasta que llegaron los policías.

   El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, aseguró el miércoles que las arengas a la violencia del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Camacho, «cruzaron el límite» esta jornada en Cochabamba, donde gente humilde fue víctima a manos de grupos de choque de la oposición.

   Reprochó que esos grupos violentos de choque no escatimen fuerzas para golpear a campesinos, mujeres, gente de condición humilde, además de secuestrar, echar con pintura, insultar y humillar a la alcaldesa del municipio de Vinto.

   Enfatizó que corresponde esperar que la OEA y la comunidad internacional, hagan su trabajo técnico, en la verificación de las elecciones y esperar ese resultado para pacificar Bolivia.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario