Joe Rogan, fenómeno mundial del podcast, tiene COVID-19; es antivacunas (nota de SinEmbargo)

Este caso adquiere relevancia luego de que el locutor conservador estadounidense, Marc Bernier, quien se había mostrado reacio a recibir una vacuna contra el coronavirus, falleciera este fin de semana después de haber sido hospitalizado por la COVID-19. El hecho se suma al de otros tres conductores de ultraderecha que se han mostrado escépticos frente a esta enfermedad, la cual ha ocasionado su muerte.

Ciudad de México, 2 de agosto (SinEmbargo).– Joe Rogan, el presentador de podcast más popular de Spotify y una celebridad mundial, tiene COVID. Lo anunció ayer. Su estado preocupa a las autoridades de salud porque dice que está usando un medicamento para el ganado y es un antivacunas. Su ejemplo podría afectar las campañas de vacunación en todo el mundo.

Cuatro conductores de radio conservadores y que formaban parte del movimiento antivacunas en Estados Unidos han muerto por COVID-19 en lo que va del presente año. El caso más reciente es el de Marc Bernier, quien se había mostrado reacio a ser inoculado contra el coronavirus. Todos, sin excepción, se han arrepentido en sus horas finales de no haberse vacunado.

En diciembre pasado, cuando el Gobierno estadounidense aprobó provisionalmente las primeras vacunas, Marc Bernier dijo a los oyentes de su programa de radio en Daytona Beach, Florida, que él era “el señor antivacunas”, según reseña The Washington Post. Más tarde Bernier dijo que en el Gobierno estaban “actuando como nazis” al instar a la gente a vacunarse.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

En Instagram, el podcaster, que profesa no ser “una autoridad en salud” pero ha disuadido a los jóvenes de vacunarse contra el coronavirus, afirmó que había “arrojado inmediatamente el fregadero de la cocina” a su infección. Entre los muchos medicamentos que usaba, agregó, estaba la ivermectina, un medicamento que se usa contra los parásitos del ganado.

Rogan, descrito por el New York Times como “uno de los productos de medios más consumidos del planeta”, tiene legiones de seguidores devotos. Algunos episodios de The Joe Rogan Experience cuentan con decenas de millones de descargas, y sus recomendaciones para todo, desde suplementos hasta productos para el afeitado, pueden ser una bendición para las empresas.

Es por eso que su aparente respaldo a un medicamento no probado como tratamiento efectivo para COVID-19 es preocupante. Aunque la ivermectina se puede recetar para combatir las infecciones parasitarias en humanos, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos no ha aprobado el uso del medicamento contra el coronavirus.

En grandes dosis, advierte la FDA, puede ser peligroso, con efectos secundarios que incluyen “náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión (presión arterial baja), reacciones alérgicas (picazón y urticaria), mareos, ataxia (problemas de equilibrio), convulsiones, coma e incluso la muerte”.

Pero después de un estudio australiano el año pasado que encontró que la ivermectina podría matar a la COVID en un laboratorio, las conversaciones sobre el medicamento se dispararon en línea. Los políticos y los presentadores de programas de entrevistas de derecha lo han promovido, incluso cuando los mismos investigadores detrás del estudio advierten contra él.

En Estados Unidos, las recetas del medicamento se han disparado de tres mil 600 por semana antes de la pandemia a más de 88 mil en una semana el mes pasado, según datos de los CDC. Al mismo tiempo, los centros de control de intoxicaciones han visto explotar las llamadas relacionadas con la ivermectina, llegando a cinco veces su tasa habitual en julio, informó The Washington Post.

Otros locutores que se mostraron escépticos sobre el virus SARS-CoV-2 y que han fallecido tras contraerlo son: Phil Valentine, de 61 años, un presentador popular en Tennessee; Jimmy DeYoung, de 81 años, un predicador cristiano que también vivía en Tennessee; y Dick Farrel, de 65 años, que había trabajado para estaciones en Miami y Palm Beach, Florida, así como para el canal conservador Newsmax TV.

El Washington Post señala que para algunos observadores y críticos, estas muertes dan cuenta de un papel que a menudo se pasa por alto: el de la radio como vector de la resistencia a las vacunas y la desinformación con respecto al coronavirus.

“La vacuna no es el problema. La radio lo es”, dijo al Post Jerry Del Colliano, profesor de la Universidad de Nueva York y editor de Inside Music Media, que cubre la industria de la radio. Las compañías de radio, señaló, “están arriesgando la salud de sus audiencias incluso cuando los locutores antivacunas continúan muriendo”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/02-09-2021/4022483
Comenta

Deja un comentario