Edgar Elías Azar ya no es “arropado por el manto de la impunidad”: Ricardo Raphael

0
671

De la redacción.

El expresidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Edgar Elías Azar, mantuvo oculta la fortuna que amasó durante sus 38 años de servicio; presentando una demanda de amparo contra la Ley 3 de 3, señalando que hacer público su patrimonio afectaría su independencia y autonomía como juzgador.

De acuerdo con un análisis de Ricardo Raphael, publicado en la revista Proceso, Elías Azar recibe rentas por 78 millones de pesos al año, gracias a un patrimonio inmobiliario al menos 10 veces superior a la suma de los salarios recibidos en su trayectoria profesional.

Ricardo Raphael asegura que “el origen de su riqueza fueron las conexiones personales que le entregó la diosa fortuna: Édgar Elías Azar tuvo como compañero de clase a un político que llegó a ser enormemente poderoso durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, José Francisco Ruiz Massieu, el influyente excuñado que murió asesinado a plena luz del día”.

Elías Azar fue secretario de Finanzas de Guerrero, durante la gubernatura de Ruiz Massieu, cuando Acapulco tuvo enormes inversiones inmobiliarias, sobre todo en la zona conocida como Punta Diamante.

Luego del asesinato de su jefe, regresó al Tribunal Superior de Justicia capitalino para ser juez civil, luego magistrado y finalmente presidente de ese órgano entre 2008 y 2018, periodo caracterizado por una “severa crisis de legitimidad”

Sin embargo, en opinión de Ricardo Raphael, “el expresidente del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX no es más un hombre arropado por el manto de la impunidad. Y sin esa protección, son muchos quienes querrán hablar, reclamar y denunciar por las decisiones tomadas durante la época más penosa en la historia de la justicia capitalina”.

Deja un comentario