AMLO detalla en su libro cómo trató con Donald Trump el tema del “famoso muro” (nota de SinEmbargo)

El muro fronterizo fue uno de los temas favoritos de Donald Trump. Fue uno de los eslabones determinantes para su triunfo en 2016 y representó un punto de ruptura con el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Y aunque frente López Obrador no fuera algo que se manejara abiertamente en público, sí hubo momentos en que salió a relucir como cuenta el Presidente mexicano en su libro.

Ciudad de México, 2 de septiembre (SinEmbargo).– La relación que mantuvieron Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump estuvo marcada por la amistad que ambos presumieron tener, la cual —ha dicho el Presidente mexicano— fue determinante en varios momentos clave y ríspidos en la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

Una de esas coyunturas giró alrededor del “famoso muro” fronterizo, el cual llevó a Trump a ganar la presidencia estadounidense en 2016 y que a la par significó un punto de ruptura entre el mandatario republicano y el expresidente Enrique Peña Nieto, luego de que el primero asegurara que esta obra se llevaría a cabo y que México pagaría por ella.

Pero a partir del triunfo de López Obrador en julio de 2018 esto dio un giro. Al menos así lo plantea el Presidente mexicano en su libro A la mitad del camino (Planeta, 2021), que contiene un apartado completo de su relación con el polémico Donald Trump, y en el cual comparte dos momentos en los que salió a relucir esta obra, uno de los temas favoritos del mandatario estadounidense.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

López Obrador platica cómo luego de un inicio marcado por la cordialidad de Trump, y una vez librado el espinoso episodio de los aranceles —en el cual el Gobierno de EU amagó a México con imponer impuestos especiales a productos mexicanos si no se atendió el tema migratorio— la relación entre ambos presidentes mejoró sin que saliera a relucir alguna diferencia notable, como lo demuestra una conversación que ambos sostuvieron en marzo de 2020, ya iniciada la pandemia.

“En esa ocasión sucedió algo muy peculiar: yo conocía de antemano, porque me había informado, como debe hacerse ante esta clase de conversaciones, sobre el tema a tratar, y pensé que podía pedirle al Presidente Trump algo en beneficio de nuestro pueblo, de modo que me decidí a plantearle que los mexicano, en especial los paisanos migrantes, verían con buenos ojos y agradecerían el que, en razón de la crisis sanitaria, se eliminaran temporalmente las comisiones cobradas por los envíos de dinero a sus familiares en México; recuerdo que todavía no terminaba de redondear mi propuesta cuando ya estaba él casi gritando «No, no, no». Aclaro que hasta entonces jamás había pronunciado ante mí la palabra muro, pues era un asunto implícitamente vetado en nuestras conversaciones”, relata López Obrador.

El Presidente explica que Donald Trump le dijo que lo que estaba pensando iba en sentido contrario, es decir en aumentar las comisiones por remesas para pagar su prometida obra de campaña, la cual nunca culminó. En respuesta, López Obrador comparte que sin su “lentitud acostumbrada” recordó un episodio que había sucedido días antes y le contestó “con mucho respeto y cuidado” que en realidad un muro no serviría de nada:

“Le mencioné que el Ejército mexicano acababa de descubrir un túnel bien construido desde Tijuana a San Diego, California, que pasaba frente, casi por debajo, de la aduana estadounidense. Inclusive le ofrecí enviarle con un propio el material audiovisual. La verdad es que no aguantó la risa y me replicó que no podía conmigo. Ni él ni yo continuamos con el tema de las comisiones y del muro y se acabó en buen plan la comunicación, quedando vigente el pacto del silencio sobre el famoso muro”.

A mitad del camino, el libro más reciente del Presidente López Obrador. Foto: Especial.

Otro momento que describe López Obrador en relación al muro ocurrió en el marco de su visita a Washington —hasta ahora la única que ha realizado fuera del país— que llevó a cabo el 8 de julio de 2020, la cual refiere que fue “quizá la decisión más importante para mantener hasta el final buenas relaciones con el Gobierno del Presidente Trump”.

El Presidente mexicano describe cómo luego de haber visitado los memoriales de Abraham Lincoln y de Benito Juárez en Washington, de asistir a la reunión con Donald Trump en la que intercambiaron regalos y después de que ambos pronunciaron un discurso cordial en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, él no estaba completamente confiado de que la actitud del Presidente estadodunidense siguiera de esa manera.

“Hasta ese momento todo iba bien, el Presidente Trump se había portada como un estadista; sin embargo, no estaba yo completamente confiado; desde que salí en la mañana llevaba en la bolsa de adentro del saco el poema del gran poeta cubano Nicolás Guillén que se titula ‘La muralla’”, relata López Obrador.

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump en la Casa Blanca. Foto: Presidencia, Cuartoscuro.

Y añade: “Tenía pensando que si el Presidente Trump hablaba del muro, iba yo a improvisar y leer el texto bellísimo del siempre recordado Nicolás Guillén”. Posteriormente, el Presidente comparte el poema completo que inicia:

Para hacer esta muralla,

tráiganme todas las manos:

los negros, sus manos negras,

los blancos, sus blancas manos.

Ay,

una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte,

desde el monte hasta la playa, bien,

allá sobre el horizonte.

López Obrador refiere que además se había preparado, si las circunstancias así lo requerían, de rematar estos versos con un mensaje: “En vez del muro construyamos una muralla alrededor del hemisferio: la muralla de la fraternidad universal”.

Afortunadamente, señala, “no fue necesario usar ese misil; el Presidente Trump continuó comportándose como todo un caballero”.

El Presidente prosigue en su relato y da cuenta de cómo en la cena que tuvieron Donald Trump y él con empresarios, sólo hubo una ocasión en la que salió el tema del muro fronterizo, lo cual se dio en un tono diferente al que esperó en un principio:

“Una vez terminado el acto público pasamos al comedor, donde nos esperaban unos cincuenta invitados; apenas se había cerrado la puerta se escuchó la expresión espontánea y fuerte del Presidente Trump: ‘¡Ya no hay prensa, ahora sí podré hablar del muro!’. La broma causó una carcajada colectiva y aplausos, y por supuesto en la cena no se habló del muro”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/02-09-2021/4022756
Comenta

Deja un comentario