¡Aaaarrancan! Las elecciones en el peor momento. Autor: Felipe León López

Imagen ilustrativa.

Felipe León López

El proceso electoral del 2020-2021 ya está aquí. Los partidos y sus potenciales candidatos oficialmente pueden comenzar a trabajar para la conquista del voto ciudadano, sin embargo, llevan varios meses trabajando y exponiéndose a medios y redes sociales sin control alguno con el fin de ganarse las simpatías en medio de la peor pandemia de nuestra historia y en la fase de mayor incertidumbre por la crisis multifactorial derivada de ésta. Paradojas de la democracia, cuando más recursos se requieren para atender esta emergencia nacional más habrán de erogarse recursos para partidos y candidatos.

Oficialmente este lunes arrancó “el más grande y complejo de nuestra historia”, según lo describió Lorenzo Córdova, presidente consejero del INE. Y sí, en términos cuantitativos las elecciones del próximo año serían las más participativas: 96 millones de mexicanos empadronados; se renovará la Cámara de Diputados (500 legisladores); 15 gubernaturas y sus congresos locales; habrá 10 entidades que usarán por primera vez el voto electrónico para los mexicanos en el exterior; 13 estados sólo renovarán congresos locales y estarán en juego mil 924 alcaldías, y en la CDMX por segunda ocasión se renovarán las 16 alcaldías y se elegirán 160 concejales.

El resultado de este proceso modificará el mapa político y la correlación de fuerzas entre los distintos partidos y, además, será la antesala del 2022, cuando se realice la primera consulta ciudadana de “Revocación de Mandato” del presidente de la República, una oferta de alto riesgo para cualquier mandatario.

Las elecciones en el peor momento, no sólo para el país sino también para los partidos políticos. Hagamos un recuento de lo que viene ocurriendo y hacia dónde podrían perfilarse los amarres y resultados electorales.

  1. El pragmatismo de AMLO-MORENA en la alianza con el PRI en las cámaras y de facto para las elecciones.

La unción de Dulce María Sauri Riancho como presidenta de la Cámara de Diputados no es sólo un acuerdo coyuntural, sino que hay varios mensajes detrás. En principio, porque PRI tiene aún poder de maniobra en 12 gubernaturas y el presidente AMLO ha tendido todos los puentes de conciliación con ellos al grado de excelencia en su mayoría y le son indispensables para evitar la consolidación de un bloque de mandatarios opositores. El segundo, sin duda, es evitar que los priistas sean tentados a sumarse a una alianza con el PAN-MC y lo que queda del PRD.

El que Alejandro “Alito” Moreno haya modificado los estatutos para que el CEN del PRI controle todo no es sino la indicación de que no dejará que los gobernadores ni sus candidatos se manden solos, por lo cual no se dude de alianzas de facto o de candidaturas testimoniales para que pase MORENA a ganar sin tantos problemas. La duda es: ¿A cambio de qué?

2. El futuro de MORENA con su relevo en la dirigencia: ¿partido-gobierno, partido radical de izquierda o partido pragmático centro-derecha?

El partido en el poder y el que tiene amplias posibilidades de seguir avanzando en el 2021 e incluso proyectarse más allá del actual sexenio, pese a la crisis, tiene que decidir qué tipo de partido desea ser, puesto que cada uno de los autopostulados hasta ahora representan proyectos distintos de la organización política fundada por Andrés Manuel.

La disputa por la dirigencia de MORENA ha dejado al descubierto las serías diferencias entre las distintas corrientes, lo cual es efecto de la mudanza que hicieron las tribus del otrora PRD a su nuevo partido, pero que, además, deben compartir ahora con cuadros que no vienen ni de la izquierda ni cuentan con bases sociales. En el actual mapa de gobernadores morenistas sólo Sheinbaum viene de la izquierda, los demás mandatarios y quizá los que lleguen próximamente tampoco tengan ese origen. ¿Seguirán así las cosas o por fin habrá proyecto de partido?

3. Sin México Libre y sin Redes Sociales Progresistas habrá que ajustar las alianzas y los acuerdos.

Sin entrar en la discusión de que si es legal o no la negativa del registro al partido del ex presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, hay que observar que el partido que más se beneficia por esta decisión del INE es el PAN si quiere reunificar a sus anteriores correligionarios. Pero, cuidado, si al hacerlo quieren supeditarse al liderazgo calderonista estarían cometiendo un error, dado el desgaste mediático y el bombardeo de juicios que les llegan por todas partes.

El caso del partido de Elba Esther Gordillo es menos complicado, pero tendría que sopesar si sus últimos aliados en MORENA quieran negociar con ellos candidaturas en todos los lugares donde el poder del magisterio gordillista tiene presencia, que no son pocos. La ausencia de un líder con capacidad de negociación podría colocar a esta fuerza electoral en otro carril. ¿Ya leyeron este efecto los interesados?

4. El PAN y MC únicos con capacidad para agrupar un frente opositor.

Las condiciones para un frente opositor en el 2021 son difíciles, pero no imposibles y hay actores que juegan a que se construya lo más pronto posible. La ausencia de la oposición es más evidente y no porque estén “moralmente derrotados” sino porque cada actor e institución política representa ideología diferente con la que no se quiere caminar junto. Por ello, hasta ahora, los únicos partidos opositores que podrían jugar algo relevante en ese bloque son Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, para lo cual deben actuar con razón y “reservarse el derecho de admisión”, pues de lo contrario, se pueden colar personajes o movimientos que les resten en lugar de sumarles, o peor todavía, que generen repudio social inmediato.

5. La pandemia también jugará en la elección del 2021.

¿Cómo actuaron los partidos, sus legisladores, alcaldes, gobernadores y funcionarios federales previo y durante la pandemia y en la reactivación económica? Parece una pregunta muy ligera pero no es así, dado que existen estudios que demuestran que hubo cambios en la calificación a sus autoridades y con efectos directos a las preferencias partidistas.

Durante la pandemia se han registrado nuevos liderazgos locales, regionales y estatales, que antes estaban agazapados o inexistentes, los cuales están tomando revuelo. Producto de esta circunstancia estarán presentes y algunos de ellos más cercanos a la ciudadanía que a los partidos o posiciones a las que podrían aliarse en el corto plazo. ¿Quiénes son? No vamos a dar nombres, ni posiciones partidistas, pero, usted amable lector, desde su observatorio personal podría identificarlos, pues jugaron papel importante para atender las necesidades de la población en riesgo o afectada.

El 2021 ya está aquí. Los factores enlistados anteriormente podrán alterar las cuentas alegres o los escenarios catastróficos que comienzan a circular. Por lo pronto, no nos queda sino quedar atentos a que se vayan acomodando para tener posibilidades de proyectar algún resultado factible.

Contacto: feleon_2000@yahoo.com

Felipe León López
Felipe León López

Analista político, egresado de la FCPyS UNAM, con especialidad en estudios prospectivos. Es coautor de El Video poder en México (1995), Una Historia hecha de Sonidos (2004), Historia y Remembranzas de Radio Educación (2008) y Días de Radio (2017). Ha sido colaborador de portales, diarios y revistas de cultura, política y educación. Contacto feleon_2000@yahoo.com

Deja un comentario