#SegundoInforme propaganda, gobierno y realidad. Autor: Felipe León López

Todo lo que nace merece perecer

J. W. Goethe, Fausto

Desde el primer día de su triunfo Andrés Manuel López Obrador anticipó que encabezaría la cuarta transformación de México, esto es un salto cualitativo al cambio que significara la Independencia, la Reforma y la Revolución. Bajo esa oferta, desde el arranque comenzó todos los días y en todos los foros a reiterar que él encabeza el cambio, la diferencia y un nuevo país. Como siguiendo manual althuseriano, la 4T tomó el control de la comunicación política para gobernar a través de las mañaneras y de este modo conducir el cambio de las ideas “conservadoras” por las ideas lopezobradoristas (que a estas alturas no sabemos si son liberales, estatistas o sólo patrimonialistas).

Entre sus fieles seguidores persisten demasiadas expectativas de que podría haber un cambio radical pero no fueron así, el modelo económico sigue intacto y hasta fortalecido con el T-MEC y los factores de poder sólo han sufrido enroques y desplazamientos, pero muy golpeados por las acciones contra la corrupción. Tampoco se logró el deslizamiento de las relaciones internacionales hacia el sur, como parecía con la apertura para asentar al Foro Sao Pablo en Puebla ni con el asilo a Evo Morales; ello cambió cuando se tendieron los puentes con Donald Trump, pues pragmático como es, AMLO prefirió la buena vecindad con el principal socio comercial que complacer al debilitado bloque bolivariano. 

Edmundo González Llaca en su Teoría y Práctica de la Propaganda, nos refiere la palabra “propaganda” proviene del latín propagare, que significa reproducir, plantar, lo que, en sentido más general quiere decir expandir, diseminar o, como su nombre lo indica, propagar. El objetivo de ésta es influir en la opinión de los ciudadanos para que adopten determinadas conductas; supone un conjunto de acciones que, técnicamente elaboradas y presentadas, particularmente por los medios de comunicación colectiva, influyen en los grupos para que piensen y actúen de determinada manera.

Pero la propaganda no es suficiente y no es sinónimo de gobernar. Como todos los cambios que pretenden ser “radicales, la 4T tiene dificultades para prefigurar horizontes, y construir caminos que resuelvan los desafíos coyunturales, que son parte de las crisis recurrentes de un mundo tan interconectado y tan globalizado como el actual. De este modo, los movimientos gubernamentales para el cambio sistémico ofertado quedaron truncos por la aparición de la pandemia del coronavirus.

Por supuesto, ante una pandemia no hay propaganda que gane y el presidente se observaba por varios meses nervioso, enojado, y perdiendo el control de la agenda mediática, porque el virus le ganó el terreno mediático y se insertó en el consciente colectivo como miedo. Además de este sentimiento que genera incertidumbre y pavor colectivo, las secuelas en la falta de empleo, de ausencia de políticas públicas más allá de los programas asistencialistas, comenzó a subir la presión social por una respuesta concreta de las autoridades. Los gobernadores se movilizaron y algunos hallaron en la IP los apoyos para enfrentar la pandemia desde sus trincheras. Ese vacío de la rectoría del Estado en la política de salud pública sigue motivando la principal confrontación entre las entidades y la federación.

Muchas conferencias, muchos anuncios, muchos buenos deseos. Las mañaneras como instrumento de propaganda exitoso fue rebasado por la pandemia, que avanzó con las muertes, contagios y caída de la economía, además de efectos psicosociales del encierro. Peor aún, los datos oficiales refieren que el mayor número de muertes por covid-19 son pobres y quienes más perdieron fueron los de estratos sociales más bajos.

El impacto económico de la pandemia provocó la caída del PIB, las cifras históricas del desempleo y el creciente riesgo de una crisis por cartera vencida representan la cruda realidad a la que debe enfrentarse la “cuarta transformación”. Pero la respuesta es propagar la idea del cambio. Se alentó con toda la fuerza del equipamiento mediático del gobierno el linchamiento a los casos de corrupción a partir de filtraciones del caso Lozoya sin evaluar que habría una reacción que le pegaría al círculo familiar presidencial: el hermano Pío. El resultado de las filtraciones, según estudios de medios, ha dejado un marcador empatado entre los involucrados por el ex director de PEMEX y el mensaje detrás de los videos del hermano.

Los estudios de popularidad que aparecerán estos días ya registran la aprobación oscilando entre los 45 y los 53 puntos porcentuales; aprobación con sabor amargo cuando se presumían números más altos.

Este lunes, el presidente reconoció que la enfermedad covid-19 ha generado la peor crisis económica en el último siglo: “se perdieron alrededor de un millón de empleos, pero en agosto se han recuperado 90 mil empleos formales, deteniéndose la pérdida de empleos y espera que se vayan recuperando más conforme se regrese a la normalidad”. Y volvió a apostar al norte, que la economía está avanzando también por la entrada en Vigor del T-MEC. Destacó que el gobierno libero fondos para apoyar a la población de manera directa; además, se recibieron remesas como nunca en la historia (a pesar de que no es un logró gubernamental). La combinación de lo que se destina a la gente pobre y a las pequeñas y medianas empresas llevará a reiniciar el fortalecimiento de la economía. Y resaltó que el peso ya se está apreciando: “Saldremos pronto de la crisis económica; no será prolongada”.

En el segundo informe de gobierno de AMLO y quizá sea momento de un impasse para que haya ajustes no sólo en la dinámica de propagar sus ideas políticas sino también de gobernar con políticas públicas que realmente respondan a las necesidades de la población.

Contacto: feleon_2000@yahoo.com

Felipe León López
Felipe León López

Analista político, egresado de la FCPyS UNAM, con especialidad en estudios prospectivos. Es coautor de El Video poder en México (1995), Una Historia hecha de Sonidos (2004), Historia y Remembranzas de Radio Educación (2008) y Días de Radio (2017). Ha sido colaborador de portales, diarios y revistas de cultura, política y educación. Contacto feleon_2000@yahoo.com

Deja un comentario