2382 capítulo IV. Autor: Alejandro Marengo Pérez Duarte

Foto: Pixabay

Por: Alejandro Marengo Pérez Duarte

El déspota Gog  reía desde su escritorio mientras veía como si fuera una película lo que le acontecía al robusto Adam Smith.

  • ¡Es un total acierto este nuevo entretenimiento que descubrí!

Sonreía grotescamente el oligarca mientras consumía bebidas azucaradas y golosinas cuál infante mirando caricaturas. Sonó un tono de llamada y Gog contestó con un parpadeo mientras aparecía una imagen espectral en tres dimensiones delante de él.

  • ¿Sí, diga?
  • Señor Gog están listas las demás simulaciones. ¿Cuál le mostramos para su entretenimiento ahora?
  • Pongan algo sobre Carlos Marx mientras el robusto Adam Smith duerme.  Ordenó el oligarca a sus subalternos.

La simulación iniciaba, el oligarca se entretenía como si estuviera en un cine ultra sofisticado mirando una película entretenida. Hacía un frío atroz y el paisaje reflejaba un blanco resplandeciente. Carlos Marx -su clon-  sentía el sudor sobre su piel a pesar del frío,  sentíá un cansancio paralizante, tenía una pala en sus manos y estaba cavando. Un grito detrás de él – en idioma alemán con acento ruso-    llamó su atención aunque lo entendió a la perfección.

  • ¡Continúa cavando gordo idiota! Voz en un alemán con fonética extraña.

Entendió inmediatamente el idioma y la expresión, sintió un golpe en su espalda y se derrumbó a causa del impacto.

  • ¿Dónde carajo estoy y por qué me golpean? Dijo el clon de Marx en voz alta en su alemán.
  • ¡Continúa cavando tocino lento y llorón! Volvió a escuchar el grito imperativo y sintió otro golpe. Tu estás aquí por desafiar la autoridad del partido soviético y ponerte del lado del camarada Trotsky en la última reunión internacional de comunistas. ¿Ahora no lo recuerdas traidor? Te querían hasta conmemorar de tanto que te pareces al alemán Marx. ¡Trabaja bribón! Aquí solo los adoradores del poder y aduladores del Estado y el Partido vivimos bien, tu eres una prostituta del capital.

El clon sentía que de algún modo él era Carlos Marx el alemán, sentía  se había dedicado por años a escribir invectivas contra los acumuladores de capital, ¿por qué demonios le hablan así de mal y lo maltratan? Dejó de pensar y obedeció al instante. Trabajó durante diez horas sin poder descansar so pena de recibir latigazos. El dolor en sus brazos y espalda era insoportable.

  • ¡Detente gordo revoltoso! Ahora puedes salir de tu pocilga y dirigirte con tus compañeros rebeldes.

El clon marxista con  sorpresa y agotamiento  caminaba mientras dos soldados con casaca marrón le gritaron durante el trayecto:

  • Miren como se parece a Marx aquel idiota rebelde que se sublevó contra el camarada Stalin. Se carcajeaban de él mientras los dos soldados le dicen a otro camarada que ponga de rodillas al prisionero.

Lo colocan  de rodillas mientras los soldados soviéticos le cortan sus cabellos y las risas grotescas fluyen sin parar.

  • Gordo anciano -dice el ruso que habla mal alemán y le da órdenes- ; aquí en esta prisión sin muros y helada, nadie puede parecerse a Marx y menos ser un rebelde que conspira contra el camarada Stalin. Desde luego despreciamos además a los judíos como Trotsky, y a los que parecen judíos como tú, carne de trabajo. Stalin nos enseñó sobre ustedes y su avaricia burguesa, somos nacionalistas y patriotas.

El soldado continuaba zapeando al pobre clon mientras perdía sus cabellos y su barba.

  • ¿En qué conspiración estuve? Respondió el clon de Marx con una preocupación que paralizaba a su mente de tanto asco y angustia que sentía.
  • ¿No se te ocurrió decir algo sobre Stalin en la reunión del partido ¿ Por algo estás aquí, no creo que solo por parecerte a Marx tanto. Todos los soldados continuaban paralizados de risa mientras Carlos quedaba calvo y sin barba.
  • ¡Ahora camina!

 Lo escoltaron hacia una celda de piedra helada y le dieron unos harapos para cubrirse, un poco de comida también. Durmió en unas tablas congeladas. Se estaba congelando su mente también, solo alcanzaba a recordar que era un orador en una reunión de comunistas y unos soldados lo apresaron. Recordaba que le mandaba cartas a un amigo suyo que era muy bondadoso para con él y hablaban sobre las condiciones de trabajo de los obreros ingleses.

El clon marxista  durmió fundido y molido al vivir un día de trabajos en un campo estalinista de trabajo.

La programación, la simulación en la que vivían los clones de Gog consistía en hacerles creer a los clones que sabían todo sobre su filosofía, hacerles entender que sus ideas terminaron años después en un completo desastre; y ellos eran los protagonistas en los acontecimientos fundamentales del desastre por pensar lo que pensaban, responsabilizarlos de su pensamiento al entender las consecuencias del mismo era el objetivo. Gog sabía que el tiempo no se puede reconstruir, pero él oligarca del año: dos mil trescientos ochenta y dos después de Cristo, ya había construido un experimento para que cualquier forma de gobierno descrita por Platón desde  la remota antigüedad quede reducida a cenizas. Gog sabía que la historia después del siglo XX para el humano se había inscrito en un conjunto de  traumas de los que nunca podría recuperarse la humanidad: la industrialización de la muerte, el consumo atroz y la hambruna, las bombas atómicas, el napalm, todas las conquistas silenciadas de diferentes imperios que juraban representar el progreso del hombre. Por esto Gog quería venganza, quería hacerles ver a sus clones y a la sociedad de su tiempo que  la historia  en este tardío año después de Cristo solo permitía la oligarquía como única forma de gobierno.  La técnica científica permitía recrear un infierno para todo aquel que imaginó el ser humano podía vivir sin barbarie.  Y desde luego: él como oligarca pretendería formular una nueva forma de gobierno para la sociedad.

Toda utopía y sistema político e ideológico para el hombre  había sido un encubrimiento de la barbarie rezaba una de las creencias de las creencias principales de Gog. Su error narcisista y delirante era pretender que por su experimento encontraría una forma de gobierno adecuada para un ser como el hombre con tantos objetos desarrollados por la ciencia y tan primitivo, casi simiesco, en el desarrollo de su ética y su forma de hacer sociedades y convivir.

Twitter: @ampd31FB: Alex Marengo

Billy Álvarez acusa corrupción de funcionarios en apoyo a dirigentes de Cooperativa Cruz Azul (nota de Rubén Beristáin en OEM-Informex)

Además, el expresidente del Club Cruz Azul responsabilizó a la actual Cooperativa Cruz Azul por el enfrentamiento en Hidalgo que dejó ocho muertos Rubén Beristáin | OEM-Informex El segundo capítulo salió a la luz. Guillermo Álvarez prófugo de la justicia y exdirector de la Cooperativa La Cruz Azul, advirtió el jueves pasado que lanzaría una serie de […]

Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario