Yalalag, el pueblo de Oaxaca que cerró el paso a distribuidores de Coca-Cola para frenar diabetes (nota de SinEmbargo)

Imagen ilustrativa. Foto: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:EEIM

El pasado 5 de agosto, Oaxaca se convirtió en el primer estado de México en prohibir la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a los menores de edad. Con 31 votos a favor, la 64 legislatura del Congreso de Oaxaca hizo historia al aprobar esta iniciativa, pese a las presiones de la industria de la chatarra que días previos a la votación publicaron desplegados en contra de la medida.

Por Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 8 de agosto (SinEmbargo).- El aumento de casos de diabetes, hipertensión, sobrepeso y obesidad, y la llegada de la COVID-19 a México, llevó a las autoridades de Villa Hidalgo Yalalag, Oaxaca, a prohibir el ingreso de distribuidores de productos industrializados a su territorio.

“Tomamos la decisión de cerrar la comunidad y prohibir muchos productos industrializados y esto generó que mostráramos la situación alimentaria que teníamos en Yalalag”, señaló la regidora de educación de Yalalag, María Isabel Aquino León.

Durante el webinario El derecho a la alimentación y soberanía alimentaria de los Pueblos Indígenas, la funcionaria local acusó que su comunidad está “muy contaminada” de este tipo de productos, lo que ha generado que las personas abandonen la generación y consumo de productos locales.

Aquino León detalló que la prohibición del paso a empresas de alimentos procesos y la venta de sus productos se tomó una vez que la epidemia de COVID-19 se extendió por el estado de Oaxaca.

“Lo que hemos hecho en este tiempo de pandemia es restringir la movilidad para no contagiarnos del virus, para poder proteger a nuestra comunidad, porque sabemos que somos muy vulnerables, al estar muy mal alimentados (…) Por ello es que nosotros tomamos la decisión de cerrar el paso a estos productos”, añadió.

Los señalamientos de la regidora se dan en el marco de la aprobación en el Congreso de Oaxaca, de una ley que prohibe la venta directa de “productos chatarra” a menores de edad.

La regidora añadió que su comunidad ha visto cómo sus alimentos han sido desplazados por productos industrializados desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“La entrada del neoliberalismo y la entrada en vigor de leyes que lo único que han hecho es afectar a nuestras comunidades, haciéndonos dependientes de consumir productos altamente nocivas para la salud”, puntualizó.

En este sentido, alertó que su comunidad “es de las más afectadas con la entrada de estos productos”, lo que ha provocado que muchas personas padezca diabetes o sobrepeso.

Yalalag es una comunidad zapoteca de la Sierra norte de Oaxaca que desde el inicio de la pandemia optó por cerrar sus fronteras, con el fin de evitar la entrada y expansión del nuevo virus.

En este sentido, Alejandro Cavilo Unna, director del Poder del Consumidor, destacó que en América Latina, México es el mayor consumidor de tales productos, y entre los estados, Oaxaca y Chiapas figuran entre los mayores consumidores de Coca-Cola, lo cual se refleja en problemas de salud pública por diabetes y obesidad.

Mientras Abelardo César Ávila Curiel, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, aseveró que las industrias tienen una gran presencia en varios estados del país al contar con altas cantidades de dinero destinadas a publicidad, mercadotecnia y distribución de sus productos.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/08-08-2020/3838233

3 COMENTARIOS

  1. Falta -y esto es importante- que el ejecutivo estatal (alejandro murat hinojosa) lo promulgue. Se aprobó en la LXIV Legislatura el 5 de Agosto de 2020 y contando. Esperemos.

  2. De la misma manera que en el pasado, adquirimos costumbres, hàbitos, enseñanzas dañinas, ahora en la actualidad podemos seguir el nuevo paradigma que nos propone Yalalag, el pueblo de Oaxaca.

    Caramba hasta el nombre suena alegre como para disfrutarlo e imitarlo.

    FELICIDADES

Deja un comentario