[Video] Viróloga china asegura que el SARS-CoV-2 es un arma biológica y que fue liberado a propósito (nota de Guillermo Pichardo en OEM-Informex)

Fotograma de video.

Li-Meng Yan afirma que difundirá toda su investigación antes de que la maten, pues no puede permitir que se haga más daño a la salud global.

Guillermo Pichardo | OEM-Informex.

Muchas son las teorías que giran en torno al origen del coronavirus SARS-CoV-2, pero pocos son los nombres de quienes se aventuran a ponerle rostro a todas ellas y entre esos figura el de Li-Meng Yan, viróloga de la Universidad de Hong Kong.

La mujer que se encuentra exiliada en Estados Unidos afirmó en un programa de la televisión española que el virus que mantiene azorado al mundo fue creado en un laboratorio como un arma biológica sin restricciones capaz de matar a gran escala.

De acuerdo con la presentación del programa sobre la especialista, desde enero pasado se encuentra estudiando todo lo relacionado con esta enfermedad, hecho que le ha acarreado una persecución política de su país.

La doctora señala que en ese entonces trabajaba en el Laboratorio de Referencia de la OMS para la gripe H5 y más tarde para el SARS-CoV-2, uno de los laboratorios de más alto nivel en el mundo y afirma que el gobierno de China en ese entonces no había divulgado la información sobre el virus.

Afirma que su supervisor el doctor Leo Poon le asigno una “tarea en secreto”, que era investigar que sucedía con esa neumonía desconocida, por lo que la médico recurrió a su red de contactos, misma de la que obtuvo información de que existían más pacientes que los reportados de manera oficial por las autoridades.

Señala que en Wuhan los virólogos ya habían aislado el virus e incluso conseguido la secuencia del nuevo coronavirus, no a mediados de enero como habían indicado, incluso ya habían detectado contagios fuera del mercado de mariscos donde habría comenzado todo, sino que existía transmisión entre humanos pero no querían que la información se difundiera.

Tras conocer la información alertó a su supervisor y al doctor Malik Peiris, uno de sus superiores en la OMS y quien logró aislar el virus SARS en 2003, pero ambos decidieron continuar con el silencio y ponerse del lado del gobierno, acusa la viróloga.

Una vez realizada esta investigación, Poon le pidió a Meng que volviera a sus labores habituales, pero a mediados de enero le pidió retomar el caso de Wuhan pues el gobierno sostenía que aún no había pruebas de transmisión de la enfermedad entre humanos, reportaban pocos casos y descartaban personal médico enfermo.

Una vez que informó todo lo anterior, su superior le indicó que no debía de cruzar “la línea roja”, pues el hacerlo le iba a atraer problemas e incluso le indicó que podrían desaparecerla por lo que indicó que “mantuviera la boca cerrada” e incluso afirmó que para ese momento la OMS también guardo silencio.

Indicó que las autoridades no permiten a expertos extranjeros, ni siquiera de Hong Kong, entrar en china; señala que por el análisis de la secuencia del genoma pudo determinar que se trata de un virus basado en el coronavirus del murciélago de chun cheng, por lo que se encuentra segura que no procede de la naturaleza.

Pese a las advertencias y debido a la cantidad de personas del mundo que circulan por este país, es que Li-Meng Yan decidió difundir su mensaje, por lo que en el mes de abril decidió huir a Estados Unidos para preservar su integridad.

Asevera que el gobierno de China de la mano de la OMS y el mundo científico están tratando de engañar a la gente, por lo que busca revelar la verdad al mundo.

¿Por qué pensar que este virus fue creado y no surgió naturalmente?

Dentro de sus razonamientos afirma que al surgir un virus existen dos posibilidades viene de la naturaleza o fue hecho por el hombre, en lo que corresponde al Covid-19 afirma que la versión oficial de que surgió en un murciélago fue debido a través de una revisión por pares encontraron el virus de murciélago RA TG 13, que es considerado un abuelo del coronavirus original.

A partir de este virus que fue hallado, en el nuevo se hallaron unas especies animales en medio, es decir que saltó de uno a otro y generó una nueva variante, versión que la doctora no descartó pero con analizando el genoma llegó a la conclusión de que su origen natural no se sostiene.

Añadió que desde el 2017 existen publicaciones sobre un laboratorio militar de China en el que se tenía registro de un coronavirus de murciélago con ciertas características que fue llamado ZC45 y otro similar catalogado como ZXT21, mismos que serían la columna vertebral del SARS-Cov-2.

Afirma que en un estudio en el que se encuentra trabajando este virus creado a partir del de un murciélago es como un “Frankenstein”, para explicar su adjetivo lo ejemplificó con una vaca que afirma siempre lo será, podría cambiar su color o el patrón de su piel e incluso podría tener diferencias en cuerpo, pero siempre será una vaca.

El nuevo coronavirus lo asimila como si dicha vaca tuviera la cabeza de un siervo, las orejas de un conejo y las manos de un mono, teniendo como objetivo atacar al ser humano, pues estaba bien adaptado a el, por lo que al ser liberado en Wuhan no necesitó ninguna adaptación.

De acuerdo con sus estudios, señala que el genoma del SARS-CoV-2 es como una huella digital pues puede arrojar quién lo hizo y tiene la base del virus, estudio que se podría realizar en seis meses.

¿Un arma biológica contra la población?

Durante la entrevista, Li-Meng afirma que este virus fue liberado a propósito, dentro de sus aseveraciones afirma que el gobierno Chino cuenta con laboratorios muy bien estructurados y controlados, además de tener la habilidad de realizar este tipo de diseños, en alusión a las creaciones genéticas.

Señala que en dichos lugares primero se tienen controles rigurosos para formar parte de ellos y en cuanto al manejo de lo que ahí existe refirió que existe una vigilancia extrema, además de que nada a excepción de los humanos sale de estos sitios, para descartar el mínimo riesgo de que algún patógeno pueda escapar por accidente.

En uno de sus estudios afirma que el Covid-19 no sólo es un arma biológica cualquiera, sino que es un arma biológica novedosa y sin restricciones, termino incluso definido por la Academia de Ciencias Militares de China.

Indica que este tipo de armamento permite hacer daño e incluso matar a gran escala, pues se contagia a través del sistema respiratorio y se puede transmitir de humano en humano, además de su resistencia en diferentes entornos, por lo que puede ser fácilmente transportado hasta su objetivo.

Añadió que la situación empeora, pues los pacientes asintomáticos contribuyen a expandir el patógeno, incrementando el daño al grado de provocar la parálisis del mundo económico.

¿Existe una cura contra el virus que esté oculta?

Según las investigaciones de la viróloga, actualmente la gente de China ya no se infecta e incluso han recobrado su vida, pero afirma que no es gracias a las vacunas sino porque utilizaron hidroxicloroquina desde el principio de la enfermedad.

Actualmente Li-Meng Yan se encuentra en una ubicación no conocida en los Estados Unidos, resguardada en un bunker y protegida por personal de seguridad, pues afirma que el gobierno de China se encuentra tras su pista.

Pese a ello afirma que seguirá difundiendo su investigación tanto como sea posible e incluso mostrar los hechos para que la propia gente los verifique antes de que la maten, pues no puede permitir que este virus haga más daño a la salud global.

Mira la entrevista completa aquí:

Deja un comentario