[VIDEO] Lorenzo Meyer: en elección se juega proyecto entre derecha e izquierda; oposición apuesta a campaña del miedo como en 2006 (nota de Francisco Félix)

Sección del mural "Epopeya del pueblo mexicano" de Diego Rivera.

Francisco Félix | julioastillero.com

En estas elecciones lo que está en juego es algo más que los puestos formales de gobierno, “lo que está en juego es el trasfondo, el cambio”. Así lo señaló el historiador Lorenzo Meyer, en entrevista para Astillero Informa con Julio Hernández, donde habló sobre las campañas, las elecciones y los candidatos, destacando que la contraposición entre la izquierda y la derecha sigue vigente y se dirime, en este caso, por la vía electoral, en la cual existe una “incertidumbre democrática” pues no se sabe cuál será el resultado.

Cuestionado por Julio Hernández respecto a si el partido MORENA estaría buscando ganar a toda costa la mayoría legislativa, anteponiendo “la aritmética” al fondo ideológico del proyecto, Meyer respondió que “de la aritmética depende el fondo” del proyecto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Reconoció que no existe sustancia en muchos de los candidatos locales, pero insistió en que sí se está poniendo a debate la elección entre dos proyectos.

En este punto, el profesor emérito de El Colegio de México, recuperó la noción de la confrontación entre la derecha y la izquierda. Sostuvo que, si bien algunos dicen que López Obrador no es de izquierda, todo depende de cómo se le defina pues “cada país tiene la izquierda que puede”. Explicó que los referentes tradicionales de la izquierda han cambiado y ahora, más que la destrucción del capitalismo o la revolución social, se busca tomar al capitalismo y ver cómo usar los impuestos para que no sea tan brutal, según lo han propuesto pensadores como Thomas Piketty. En esas condiciones, concluyó, “yo sí veo a AMLO como izquierda”.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

En ese sentido, Meyer, señaló que en el discurso político del Presidente “hay un elemento de sustancia”, aunque muchas veces esté basado en una visión rápida y no muy compleja de la historia, lo cual es entendible porque se trata de un político y no de un historiador. Mencionó como ejemplo la constante referencia que hace al mandatario a los Sentimientos de la Nación de José María Morelos, especialmente en la cuestión relativa a disminuir la distancia tan grande entre la opulencia y la indigencia. Meyer consideró que esto no es superficial, sino que va a la esencia de la naturaleza de la sociedad mexicana.

Precisamente sobre este tema de los proyectos políticos de la izquierda y la derecha, Meyer dijo no estar de acuerdo con lo que se dice respecto a que el único proyecto de la derecha es desplazar a MORENA y a López Obrador. Señaló que su proyecto consiste en que México permanezca fiel a la situación que tenía antes de la llegada del gobierno actual, con la división social y la “estructura clasista”. “Ellos no necesitan ir a la utopía (…) Su proyecto es muy asentado en la realidad”, dijo.

Como parte de este programa de la derecha, el académico mencionó que ya no ve ninguna apelación a la democracia, la razón o la transformación de la sociedad, como lo tuvo antaño el PAN, sobre todo entre algunas corrientes católicas. Ahora, el énfasis está en la parte negativa: decir que no a todo porque “todo lleva al abismo”, lo cual constituye una especie de “programa del ‘no’”, que es muy consistente y busca conservar lo que existe, pues “ya probó que funciona, pese a injusticias y diferencias de clase”. De ahí que “intentar cosas nuevas” sea visto como una “aventura” impulsada por el Presidente y su partido.

El académico explicó que, en ese intento por mantenerse en lo que ya existe, pese a sus defectos e injusticias, la derecha está recurriendo en esta elección a la campaña del miedo, que fue eficaz en 2006. Finalmente, se refirió al reciento artículo de [Eduardo Caccia] “El Cachas”, y lo calificó como “un intento bastante patético” de crear miedo entre los sectores trabajadores para poder influir en sus preferencias políticas.

Comenta

Deja un comentario