[VIDEO] AMLO defiende megaproyectos y concibe a pueblos originarios en resistencia como adversarios: Raúl Romero, en torno al segundo aniversario del asesinato de Samir Flores (nota de Francisco Félix)

Foto: Cortesía/Frente de Pueblos por la Defensa de la Tierra

Francisco Félix | julioastillero.com

En entrevista para Astillero Informa, el sociólogo Raúl Romero habló acerca del segundo aniversario del asesinato de Samir Flores, activista opositor a la termoeléctrica de Huexca, que forma parte del Proyecto Integral Morelos (PIM). Señaló que el caso sigue impune y que las autoridades de los diferentes niveles no han entregado resultados.

Romero recordó que el asesinato del activista se dio en un contexto preocupante pues días antes, Samir participó en una protesta contra el ya presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, en 2014, se había puesto del lado de los opositores a la termoeléctrica, diciendo que no podría permitirse su construcción porque ello sería como “construir un basurero en Jerusalén” y luego, al tomar el poder, cambió de opinión y se convirtió en uno de los principales defensores de la obra, que forma parte de los megaproyectos considerados estratégicos.

El investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM dijo que el Gobierno Federal se negó a atraer el caso del asesinato de Samir y que el Gobierno estatal de Morelos no ha mostrado avances y ha exhibido su incapacidad: acudieron a la escena del crimen dos semanas después de que sucediera; hay pruebas extraviadas; además, dijo que representantes del Gobierno estatal han declarado que saben quiénes fueron, pero tienen miedo porque los responsables son parte de grupos criminales poderosos.

El activista, señaló que los activistas preocupados por la defensa del territorio se mueven en un contexto marcado por las amenazas y las agresiones. Dijo que, desde la fundación del Congreso Nacional Indígena, un total de 127 activistas de organizaciones miembros han sido asesinados y hay 11 desaparecidos.

Anuncio

Finalmente, Raúl Romero planteó que no hay posibilidad de diálogo con el Gobierno Federal, sino ceguera y sordera total por parte del poder hacia las exigencias y demandas de los pueblos originarios y de las redes que les acompañan; opinó que, no sólo no se quiere dialogar, sino que se les criminaliza y se coloca a todos los campos críticos, de la resistencia, los pueblos originarios y las mujeres, en el campo de los adversarios del Gobierno, como si fueran iguales a la élite y los corruptos.

Deja un comentario