MEXICO, 18 ene (Xinhua) — Al menos 800 migrantes centroamericanos de la nueva caravana irrumpieron en las primeras horas de este viernes en México desde su frontera con Guatemala y por la mañana avanzaban sobre territorio mexicano, informaron las autoridades.

Según reportes de la prensa local, los migrantes entraron de manera irregular por el puente fronterizo que conecta la mexicana Ciudad Hidalgo con la guatemalteca Tecún Umán, donde se concentraron desde el jueves como parte de la caravana que salió el pasado lunes de Honduras con la intención de llegar a Estados Unidos.

La irrupción se perpetró a pesar de que México ofreció a los integrantes de la nueva caravana su entrada legal con sólo presentar una identificación y registrarse en esa puerta fronteriza ante el Instituto Nacional de Migración (INM), que a cambio les expide una tarjeta de visitante por razones humanitarias.

El coordinador Nacional de Protección Civil, David León, dijo en entrevista radiofónica que no tenían una cifra precisa de los migrantes que irrumpieron pero que estiman que serían alrededor de 800 personas.

La Policía mexicana resguardaba el recorrido del contingente por el camino que conecta Ciudad Hidalgo con la vecina ciudad de Tapachula y no se tenía planeado contenerlo, agregó el funcionario en el noticiero del periodista Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

Imágenes difundidas por la prensa local muestran que hombres, mujeres y niños caminaban por la orilla de la carretera que conecta la frontera con Tapachula, ubicada a unos 37 kilómetros de distancia y donde se prevé que hagan escala.

La Secretaría de Protección Civil del estado de Chiapas (sureste), donde se ubican ambas localidades, indicó en su Twitter que les brindaba atención humanitaria en su camino y publicó fotografías en las que se observa a su personal repartiendo agua a niños y mujeres.

Los primeros cientos de centroamericanos que llegaron a la frontera sur mexicana como parte de la caravana pidieron su entrada legal e iniciaron su trámite para obtener la tarjeta de visitante, que el INM ofreció entregarles en un máximo de cinco días.

Según el INM, sólo el jueves registró de manera ordenada a más de 1.100 migrantes de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua a los que entregó una pulsera con un holograma que guarda su información para el trámite.

La nueva caravana partió de la norteña ciudad de San Pedro Sula tras ser convocada en redes sociales con el objetivo de llegar a la frontera de México con Estados Unidos, buscando emular la masiva movilización migrante de octubre pasado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó hoy a la nueva caravana publicando en su Twitter que será muy difícil detenerla sin un muro, en sintonía con el discurso que ha mantenido en las últimas semanas en torno a la obra que insiste en construir en la frontera con México.

“Otra gran Caravana se dirige hacia nosotros. ¡Muy difícil de detener sin el muro!”, escribió Trump.

La nueva movilización migrante se emprendió a pesar de que autoridades de Honduras advirtieron a sus participantes que a la fecha ningún integrante de la primera caravana ha sido recibido por Estados Unidos, como los organizadores hicieron creerles.

Deja un comentario