Timón de Tecnología Social. La tecnología en la recuperación de la desplomada economía y costos financieros. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, aun cuando la pandemia continúa sin tonalidades de recuperación sustancial, la situación económica del PIB sigue en zona negativa. Y la razón fundamental es la falta de una  infraestructura productiva y generación de valor agregado suficiente y necesario para sostener la capa básica de sustentabilidad económica y financiera de las familias mexicanas.

México en el sector de servicios tiene 59% del PIB y 17% relacionado al sector manufacturero. Ahora bien, si 5% de las empresas productivas desaparecen del mercado interno por esta crisis, entonces solo quedarán empresas que tienen su motor económico en los mercados internacionales, como es el caso del sector automotriz. Pero además, si el mercado interno de servicios sufre un impacto negativo de 30% debido a desempeño del nivel básico de la economía social mexicana, éste generará un impacto negativo en 22 millones de personas que no tendrán un peso para poder sobrevivir. Datos calculados en función de la participación de mexicanos económicamente activos de los sectores de servicios y de la economía informal del PIB.

Pero esto no para aquí, el impacto negativo también llega a los sistemas financieros. Durante la pandemia el sistema financiero implementó una serie de contramedidas al respecto, y esto fue muy loable. Sin embargo no fue suficiente, ya que la referencia no es la pandemia, sino la crisis económica que vive el país.

Bajo este telón, los sistemas financieros volvieron a implementar cargos bancarios excesivos, tarifas lunáticas, costos financieros elevados, tasas de préstamos descomunales únicos en el mundo, costos desorbitados de tarjetas a 56% y otras responsabilidades y obligaciones, pensando de nuevo que el mexicano trabajador de a pie lo pueda solventar, y esto ya no será posible, ya que el que trabaja tiene derecho a comer y no más. Por lo cual, si el mexicano de a pie no tiene trabajo, pues difícilmente el sistema financiero podrá sobrevivir y muy posiblemente entrará en crisis, y esto no es algo nuevo.

La historia muestra que las crisis financieras son más frecuentes y más dañinas que las crisis económicas en las últimas décadas. Las crisis financieras son más perniciosas en la sociedad porque nunca quieren perder, mediante el apoyo del recurso monetario de sus pasivos a través del soporte de las estructuras económicas y financieras del país. Estos pasivos, como se sabe, serán solventados por los aquellos mexicanos ubicados en la clase básica del trabajo y valor social. Es decir, volverá el doble tributo a su esfuerzo, uno referente al pago de sus deudas financieras, y el otro a través de su contribución social, y esto no es aceptable.  

El sistema financiero entrará en crisis, no porque los pasivos se incrementen y quieran sacar agua de las piedras, sino por la falta en la creación de empresas y empleos. Razón propia de la política financiera del país.

De nuevo, la tecnología juega un rol clave en el desarrollo de economía sustentable y estructuras financieras estables, mediante la creación de procesos de cadenas de valor, que no solo apoyan en los momentos de crisis, sino que también establecen claramente una perspectiva futura de bienestar social. Son modelos específicamente generados para los sectores económicos y financieros mediante inteligencia artificial, análisis de ciencia de datos, algoritmos y otras herramientas de proyección productiva, económica y social. Implementan una serie de metas y acciones específicas para evitar la crisis económica y financiera, y esto es una oportunidad.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario