Timón de Tecnología Social. La tecnología como develación de la vergüenza y división política y social en México. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, qué vergüenza es ver cómo nuestra sociedad mexicana se divide cada día más, en cada familia, en el hogar, en la amistad, en cada región, en cada sector de nuestra nación, la cual se polariza y se autodestruye bajo la consigna y malévola intención de una guerra espiritual con fin determinado. Es como ser partícipe en provocar la pelea entre dos hermanos y esperar hasta que lleguen a su debilitamiento físico, mental y espiritual, para así controlar y dominarlos doctrinal, física y socialmente, y esto… es una vergüenza.

Pareciera que esto es una virtud, sin embargo, Aristóteles indica que la vergüenza no es una virtud en un sentido genérico, pero en lo individual. Pero además, los datos son muy contundentes sobre esta división social y política de vergüenza. El noble pueblo mexicano ya está cansado de ser mangoneado, engañado, soslayado, maniatado, desinformado, adoctrinado, robado, y otras vicisitudes que lo dividen, agreden su corazón y lo rasgan en espíritu. De esta manera sería muy fácil controlarlos con ciertas argucias, sin embargo, esto ya no es posible. Y es que el resultado del modelo muestra otro comportamiento. El modelo está integrado diferencialmente en factores convergentes e independientes como: la economía familiar, empleo-desempleo, flujo de dinero, deuda, polarización política y económica, costos de servicios financieros, inversión, manufactura productiva, pandemia, salud, redes y bienestar social, entre otros más. El modelo intenta proyectar diferentes escenarios que ofrezcan horizontes posibles de estados políticos y sociales.

El sistema muestra que la nación mexicana está dividida entre hermanos en dos grandes bloques. Estos dos grandes bloques se disciernen mediante sus conductas en los sistemas de información digital. A esto efecto, se le agregan las informaciones, desinformaciones y ocultamiento de centros de comunicación y líderes de opinión. El resultado es increíble. En los últimos 17 meses, los mexicanos han desarrollado una conciencia de madurez sobre la situación política, social y de bienestar social, con un crecimiento de razón de 11 %. Es decir que condiciones pasadas ya no son válidas hoy.

Además, aun cuando los centros de información e informadores estén condicionados, las conductas ya cambiaron debido al despertar de variables de correlación directa sobre la opinión política y estado social… y esto mis amigos, es una verdad auténtica. Es además importante comentar que todo estudio sobre las tendencias de la población debe resguardar modelos matemáticos de confianza con factores de error en diferentes capas, porque nada humano es perfecto, solo Dios. Entonces ¿cuál es el tamaño de la muestra que se debe tomar cuando la población está dividida? La tecnología social de nuevo indica con verdad y sin sentimiento humano, que debe tomarse al 100%, y esto es imposible. Sin embargo, se puede generar una estimación sobre la tendencia de la población de forma más eficiente y con un grado de confianza aceptable, esto de acuerdo a variables de correlación independiente y divergente en el modelo, el cual no es fácil de crear, porque requiere de una ética matemática y un espíritu de verdad centralizada, pero posible.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

De nuevo, la tecnología sobrepasa la lucha física de división en la sociedad mexicana. No solo es la presencia y discusión inocua sobre la cantidad física del desacuerdo social, sino la proyección real que los mexicanos resguardan en silencio en sus corazones de amor y espiritualidad. La tecnología de nueva cuenta, busca la comprensión y unión entre nosotros los mexicanos. Ejerce su fuerza destruyendo las acciones demoledoras y endémicas de un grupo de saqueadores de la sensibilidad, indiferencia, egocentrismo y dureza de corazón. La tecnología resguarda la verdad y busca la comunión espiritual para lograr un futuro mejor, porque un país dividido no conseguirá nada, no logrará bienestar, no habrá un futuro mejor, porque un pueblo dividido queda a merced del maligno y limitando a la posibilidad de que el mismo pueblo no pueda salvar a su mismo pueblo, y esto no debe suceder.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario