Timón de Tecnología Antinflacionaria | La tecnología como actor antinflacionario en México y en la región de Norteamérica. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, ¿conocemos qué es la inflación? ¿Sabemos cuáles son los factores principales? ¿Es responsabilidad de los bancos centrales? ¿Es por deuda excesiva del gobierno? ¿Está relacionada con los aumentos de los impuestos? ¿Está relacionada con las tasas de interés? ¿Hay demasiado circulante por excesivo papel moneda? ¿Es por los incrementos de insumos? ¿Es causa directa de los desastres naturales y la guerra? ¿Es porque nuestro verdulero dice que todo ha subido? ¿Es una estrategia de gobierno para hacernos más pobres? ¿O son estos y otros factores más no visualizados?

Lo que sí es que existe en México una hiperinflación en los precios de los productos, bienes y servicios que consumimos con los mismos niveles  de “dineros en la cartera”. Es decir, lo que antes se adquiría, hoy cuesta entre un 27% a un 770% más caro. A esto se le llama hiperinflación y depreciación del poder adquisitivo del dinero.

Los datos. Mi amigo Onésimo, el tortero de la esquina, hace excelentes y deliciosas tortas gigantes como: las norteñas, rusas, caribeñas, españolas, suizas, huastecas, toluqueñas -mejor que las de Toluca-, potosinas, texanas, cubanas y otras especialidades más. Los precios de venta siguen vigentes desde el 2019. Sin embargo, cuando indagamos ¿cómo va el negocio en los últimos meses? Nos dice que muy mal. ¿Por qué mal? Los costos de la materia prima han aumentado considerablemente y que las ventas han bajado dramáticamente. Lo que le obliga a poner dinero para adquirir sus insumos y reducir los gastos para sobrevivir. Si continua esta situación, es muy probable que cierre en poco tiempo. ¿Y entonces qué hacer?

Desde la perspectiva del análisis tecnológico y económico, hay varias posibilidades. De acuerdo con la “teoría cuantitativa del dinero”, suscrita por el matemático Nicolás Copérnico en 1517: define que los niveles generales de los precios de los bienes y servicios son proporcionales con la oferta y demanda del dinero en la economía. Es decir, entre más flujo de dinero en los bolsillo de los compradores, mayor es el consumo, mayor es la demanda y por consecuencia, un incremento es los precios. Si se evalúa este modelo con el negocio de Onésimo, entonces existen aseveraciones que no cumplen. Si el número de clientes le está disminuyendo y además, la materia prima sigue subiendo, entonces hay contradicciones. En el análisis de ciencia de datos e inteligencia artificial realizado, se demuestra que hay otros factores como: la falta de creación de empresas, trabajos remunerados, altas tasas de interés, la deuda interna y externa, la especulación, los impuestos, la falta de oferta de bienes y servicios, entre otras causas más.

El modelo actual. Se dice que si aumentan las tasas de interés, entonces hay menor flujo de dinero y por lo tanto menor requerimiento de bienes y servicios, disminuyendo la demanda y reduciendo la inflación. Esto impacta en la entrada de dinero a las empresas y potencia un riesgo mayor en la pérdida de empleos. Pero esto no es todo. Esta acción genera polarización económica, es decir, no hay flujo en los consumidores y por lo tanto hay mayor pobreza.

La propuesta. De acuerdo a nuestro modelo “Newance”, indica bajar las tasas de interés para que exista mayor flujo de dinero en los bolsillos, generando una mayor demanda de productos locales. Estos se cubrirían a través de la creación de nuevas empresas regionales que generen nuevos bienes y servicios y, por lo tanto, nuevos empleos.

Sin embargo, para el caso de México, ninguna de estas condiciones están dadas o planeadas. La falta de desarrollo empresarial, la falta de estrategias para el impulso de la competitividad y otras variables más, afectan directamente el bolsillo de los mexicanos, creando hiperinflación, reducción del poder adquisitivo del dinero y pobreza. Por el contrario, nuestro vecino progresista, motor de nuestra economía, él está en la continua estrategia de crear nuevas empresas y sustitución de importaciones. Sus indicadores muestran un incremento en la generación de nuevos empleos. Un indicador que también es contradictorio en el modelo. ¿Cuál es la causa? Quizás sean los modelos de polarización y estancamiento del flujo. Para resolver esta controversia y mitigar el temporal, la propuesta es considerar un incremento del flujo de dinero en los bolsillos de los consumidores a través de la reducción en las tasas de interés en los bancos centrales, y así crear una contrafuerza en oposición de la polarización del dinero bancario. Con esto, se impulsaría el desarrollo de una mayor oferta local de nuevos productos y servicios en las comunidades, la cual debe ser cubierta por nuevas empresas apoyadas mediante incentivos y estrategias tecnológicas inteligentes. Este modelo mitigaría el riesgo de perder los capitales de dinero resguardados en las bóvedas, y así, asegurar el valor real del dinero y no el especulativo. Recordemos que el mercado de dinero es meramente especulación, y que el dinero no genera dinero por sí mismo, sino que el dinero de valor real se genera por la riqueza de la producción de los bienes y servicios que todos los individuos contribuyen y esto es lo real y máximo.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario