Timón de Tecnología Antinflacionaria | La tecnología ante los molinos de la inflación y microeconomía petrolera. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad ¿conocemos cómo está sustentada la macroeconomía mexicana? ¿Es el petróleo el sustento macroeconómico? ¿Qué es la microeconomía y quién la sustenta? ¿Es responsable de la inflación o deflación? ¿La macroeconomía genera recesión? ¿A quién beneficia una recesión? ¿La macroeconomía y la microeconomía son módulos de la polarización? ¿Las tasas de interés son factores macroeconómicos y generan recesión? ¿La macroeconomía es especulativa y crece la pobreza? ¿Son las tasas de interés factor para no perder utilidades? ¿Ayudan a la sociedad o a otros intereses?

Los datos: La inflación acumulada en México desde el año 1900 hasta el segundo semestre del 2022, se estima en 639,904.32 %. El desempeño del poder adquisitivo del salario mínimo trasladado al año de 1900 es estimado en $157.45, es decir 11% mayor que el actual. El poder adquisitivo creció 10% en promedio anual y la inflación en 3.25% durante 1950 a 1970. De 1970 a 1999, la inflación y el poder adquisitivo del salario cayeron dramáticamente. Del 2000 al 2019 la inflación se redujo de 150% a 4.1 % promedio; es decir 145% de recuperación.   

Los hechos. Una de las causas tan severas de la inflación de 1970 a 1999, fue la maniobra macroeconómica sustentada en el petróleo combinada con falta de desarrollo industrial y privado. El barril de petróleo estaba a 12 USD. Durante esta época, México aspiracionista y progresista logró el “milagro económico mexicano”. A partir de los 70, la macroeconomía cambió desgraciadamente su rumbo, basándose en el sustento petrolífero e incluyendo políticas proteccionistas, antiprogresistas y antisociales; generando, en solo 15 años, la debacle económica del país, a pesar del precio del petróleo en 90 USD. Bajo estas condiciones y estrategias sesgadas, las finanzas públicas no pudieron sostener las ideologías, la anarquía y la crisis económica.

Las contradicciones: ¿Acaso estamos viviendo lo mismo hoy otra vez? “La aventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. –¿Qué gigantes, si son molino de viento? –dijo Sancho Panza” – Miguel de Cervantes Saavedra.

La tecnología. Las virtudes de la ciencia y la innovación son ángeles que conciben la realidad y guían por el buen camino a sus líderes. Inclusive, si estos están en gracia, son capaces de ver la realidad ante los verdaderos huracanes inflacionarios, financieros, económicos y sociales. Es más, luchan contra los molinos falsos como agentes perfectos, basados en la generación y progresión de empresas e industrias que recrean deflación, mediante una mayor oferta de bienes y servicios, puestos de trabajo, avances tecnológicos e independencia total. Generan competencia y estabilidad local y microeconomía sustentable. Evitan la intervención de deidades que desean solamente el aumento de las tasas de interés para redireccionar el flujo de los vientos a sus manos para no perder. El modelo de polarización muestra que la inflación se combate con mayor cantidad de bienes y servicios en el mercado, mediante la fuerza de trabajo y cadenas de suministro activadas de valor. En cambio, el incremento de las tasas de interés, genera recesión y cero valor agregado. El modelo interpreta esto como una acción por  la recuperación de las pérdidas de los agentes imperfectos macroeconómicamente. Por ello, estas estrategias incongruentes generan por un lado mayor pobreza, pero por el otro lado, polarizan el flujo de dinero en sus manos para no perder ganancias. El modelo tecnológico visualiza también, que ante la inflación, los individuos a largo plazo tendrán mayor fortaleza en sus capacidades de flujo, orden y valor adquisitivo, mediante la tecnología disruptiva. Fundamento en la nueva generación de “la economía descentralizada y circulante local”, la cual evitará estrategias inocuas de polarización y macroeconómica irreal. Es el agente de cambio continuo, que implementará el bienestar económico, financiero y social de libre albedrío, y esto es lo trascendente.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario