MEXICO, 10 ene (Xinhua) — El reacomodo de la arquitectura global es el principal riesgo externo para México dado su perfil económico abierto, consideró hoy el gobernador del central Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

     Durante su intervención en el seminario “Perspectivas Económicas 2019” organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Díaz de León dijo que la economía mexicana tiene el reto de elevar su potencial de crecimiento.

     “El manejo macroeconómico ha contribuido a mantener el orden, pero no es suficiente y hay muchos elementos que tienen que hacer que la economía mexicana realmente pueda incrementar su ritmo de crecimiento potencial”, indicó.

     “Sí está en riesgo mucha de la arquitectura y la integración global, México ya por muchas décadas ha apostado a ser una economía abierta y plenamente integrada a la economía global, y cuando esto está en riesgo obviamente es un factor de preocupación”, agregó.

     Banxico prevé una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de México de entre 1,7 y 2,7 por ciento para este año, desde el rango de 2 y 2,4 por ciento previsto para 2018.

     En la parte nacional, México tiene el reto de enfrentar lo más rápido posible los claros problemas de inseguridad y corrupción, cuya extinción puede detonar el crecimiento de la productividad, sostuvo el gobernador.

     Díaz de León consideró que es muy temprano todavía para evaluar los efectos de la estrategia de México en contra del robo de combustibles, la cual ha causado el desabasto de los hidrocarburos en varias ciudades del país.

     “Esto va a depender de qué tan rápido puede normalizarse la situación (…) esperamos que esto se pueda normalizar lo antes posible y tenga la menor afectación posible”, comentó.

     “Claramente, el traslado de bienes y productos puede estar resintiendo estas afectaciones en el suministro, y qué tan sostenida es esta afectación pues puede tener un reflejo tanto por el lado de la actividad económica, como por el lado de la inflación”, añadió sin dar más detalles.

     La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el pasado 1 de diciembre, comenzó a finales de ese mes un plan para terminar con el robo de combustibles, práctica que ha crecido en los últimos años.

     No obstante, la medida ha provocado un desabasto de gasolinas en varias zonas, debido a que la transportación de los hidrocarburos se modificó de ductos a vía terrestre, con el fin de terminar con las tomas clandestinas, un fenónemo conocido como “huachicoleo”.

Anuncios

Deja un comentario