Proyecto de ley de EEUU sobre Hong Kong enardece la llama de la violencia (Xinhua)

0
495
Foto: Xinhua. Imagen del 17 de noviembre de 2019 de manifestantes prendiendo fuego y confrontando a la policía frente a la Universidad Politécnica de Hong Kong.

WASHINGTON, 19 nov (Xinhua) — El Senado estadounidense aprobó el martes un proyecto de ley relacionado con Hong Kong, en pos de encubrir las atrocidades de los alborotadores y aumentar la presión sobre el Gobierno chino, medida que solo generará más violencia en la ya distorsionada ciudad cosmopolita.

   La aprobación por parte del Senado de la llamada Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019 no es más que una flagrante interferencia en los asuntos internos de China y una vez más deja al descubierto las malas intenciones de Washington contra China.

   Distorsionado por más de cinco meses de violencia y actividades criminales, Hong Kong se ha visto cada vez más cerca de un caótico abismo. El desenfrenado vandalismo y los incendios provocados han arruinado el estado de derecho en la metrópoli, dejando a los residentes comunes de Hong Kong cada vez más preocupados por su seguridad personal.

   El llamado problema de los derechos humanos o la democracia en Hong Kong es una falsa proposición. Lo que más necesita la ciudad en este momento es poner fin a la violencia y restablecer el orden lo antes posible.

   Pero algunos legisladores y políticos estadounidenses han optado por hacer la vista gorda ante los estragos causados por los alborotadores y continuar apoyando a los extremistas. Lo que realmente quieren, a través de la intromisión en la situación de Hong Kong, es mostrar una posición dura contra China para servir a sus propios intereses políticos y causarle molestias a Beijing.

   Sin embargo, los propios intereses de Estados Unidos están también en juego. Ese país tiene importantes intereses en Hong Kong, un centro financiero internacional y que actualmente abriga a cerca de 80,000 ciudadanos y más de 1,300 compañías estadounidenses. Cuanto más caótico se vuelva Hong Kong, mayores serán las pérdidas que sufrirán las empresas estadounidenses.

   Hong Kong es el Hong Kong de China. Los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China y no permiten ningún tipo de interferencia externa. El Gobierno chino ha dejado muy en claro que tomará contramedidas fuertes en respuesta a la intervención estadounidense y salvaguardará resueltamente la soberanía, seguridad y derechos de desarrollo del país.

   Los derechos y libertades legítimos de los residentes de Hong Kong están realmente comprometidos por la continua violencia. Por eso, el primer paso es la restauración del orden a la ciudad. El entrometido proyecto de ley de EEUU de ninguna manera trabajará para ese objetivo.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario