Policías dejan sin seguridad centro político de Bolivia y Morales ratifica gesta de golpe de Estado

0
889
Imagen ilustrativa. Foto: Xinhua.

Por René Quenallata Paredes

   LA PAZ, 9 nov (Xinhua) — Tras el motín policial suscitado el viernes en varias ciudades bolivianas, los efectivos del orden de La Paz (oeste) se replegaron hoy a sus unidades y dejaron sin seguridad al centro político de Bolivia, donde se ubican los palacios Ejecutivo y Legislativo.

   En medio de la tensión política y social producto de los resultados de las elecciones generales, los policías de La Paz se unieron al repliegue iniciado en Cochabamba (centro), y replicado en los departamentos de Chuquisaca (sur), Tarija (sur), Potosí (suroeste), Santa Cruz (este), Oruro (oeste) y Beni (noreste).

   Ante eso, el presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció a través de su cuenta oficial de Twitter que la democracia boliviana está en riesgo por el golpe de Estado.

   «Nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional. Denunciamos ante la comunidad internacional este atentado contra el Estado de Derecho», publicó cerca de la media noche del viernes.

   En esa línea, el Ministerio de Exteriores boliviano alertó hoy a la comunidad internacional en un comunicado sobre los hechos violentos registrados en el país, los cuales evidencian la implementación de un plan de golpe Estado provocado por grupos cívicos radicales.

   La cancillería precisó que el 8 de noviembre, el líder opositor Fernando Camacho, presidente de Comité Pro Santa Cruz, ratificó su llamado a la interrupción del orden constitucional, convocando a las fuerzas armadas y policía a desconocer al gobierno Constitucional, y exigiendo la renuncia de Morales.

   Asimismo, apuntó el texto, algunos grupos policiales del país se replegaron a sus unidades, abandonando su rol constitucional de velar por la seguridad de la sociedad y las instituciones del Estado.

   «(El gobierno boliviano) hace un llamado a los diferentes actores políticos a deponer sus actos de violencia y/o enfrentamientos con el propósito de romper el orfen constitucional», señaló el documento.

   Ante esa posición, el candidato a la Presidencia por el partido Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, rechazó hoy en conferencia de prensa que se esté ejecutando un golpe de Estado, y enfatizó que la salida política a esta crisis es la convocatoria a nuevas elecciones generales.

   Mesa dijo que los policías se amotinaron para no reprimir a su pueblo, y prefirió no hablar sobre la auditoría que realiza la Organización de los Estados Americanos (OEA) a los comicios.

   Por su lado, el analista político, William Bascopé, destacó que nunca en la historia boliviana se había registrado un motín policial de esas características con la peligrosa ilegalidad de «deliberar», aprovechando la coyuntura para pedir el cumplimiento de un pliego de exigencias al gobierno.

   La plaza Murillo, centro político histórico de Bolivia, estuvo durante estos últimos 20 días bien resguardado por policías, a fin de que los manifestantes no ingresaran, convirtiéndose en diversas ocasiones en campo de enfrentamientos.

   Con el repliegue, la ciudadanía pudo hoy ingresar al lugar para festejar, pero con la instructiva de sus partidarios a no violentar las instalaciones de ninguno de los palacios Ejecutivo ni Legislativo.

   En el lugar, el ex presidente (2001-2002) y uno de los líderes opositores de derecha, Jorge Tuto Quiroga, pidió a la ciudadanía cuidar las instalaciones estatales, y sacar a Morales del gobierno de forma constitucional.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario