“Nos verán millones”, la emergencia es real: LeBarón

FOTOS: Froylán Trujillo/OEM-Informex

Activistas y ciudadanos iniciaron caminata para urgir nueva estrategia de seguridad al gobierno federal

Israel Mariano/OEM-Informex

CUERNAVACA. Como hace 11 años, nuevamente a caminar, otra vez los gritos de justicia, verdad y paz; nada ha cambiado desde entonces. La violencia sigue imparable en las calles, las casas y las familias. No es un gran contingente el que partió de Cuernavaca, desde La Paloma de la Paz, con rumbo a la Ciudad de México, para solicitar al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, que reconozca la emergencia nacional que hoy viven los mexicanos y cumpla con los acuerdos que hizo con las familias de las víctimas.

Hubo varias muestras de solidaridad con el movimiento y ahí estaban tambien la familia LeBarón con gente de Guerrero y Uruapan. Al dar lectura a un documento, el activista aseveró que el número de muertos, que ha llegado casi a 40 mil, no es un show; tampoco se trata de policías como lo pretende el presidente.

“Ya no son tiempos de destruir, sino de arropar, de amar y no odiar “.

Cuestionado sobre los niños que se levantaron en armas en Guerrero luego de perder a sus padres, confió que esa es parte de la realidad que no se quiere ver, y debe ser un llamado a la presidencia y a todos; “no debemos permitir, a falta de justicia y verdad, que estos muchachos tienen que salir armarse porque no hay nadie que haya respondido por sus padres; de ese tamaño es el llamado que hacen estos muchachos. Ojalá el Estado pueda construir esa política profunda que evite más que jóvenes que pierdan a su familia tengan que salir con toda la dignidad de armarse para defender su dignidad”.

Javier Sicilia aceptó que el problema de la muerte y la desesperanza no comenzó apenas y basta ver los casos como García Luna, el Chapo Guzman o Emilio Lozoya, la estafa maestra, para saber que es solo la punta del iceberg que permite asomarse a la profundidad abismal de los miles de muertos y heridos, mujeres asesinadas, de migrantes tratados peor y no,como seres humanos, en tierras indigenas devastadas, y zonas del pais controladas por el cirmen.

Pero “esta caminata tambien significa que ya no hay tiempo para esperar ,sino tiempo para poner como prioridad esa sólida política de estado con la que el presidente se comprometió el 14 de noviembre del 2018 en Tlatelolco. Y llamar en torno a ella a la unidad de la nación para que todos ellos gobiernos, victimas, organizsciones sociales, iglesias, entre otros nos avoquenos a ello. La seguridad, justicia y paz no debe reducirse a la seguridad y a la atención de casos es tarea de todos y la politica de Estado que debe coaligarnos y solo debe asumir el presidente requiere de mecanismos extraordinarios que permitan iluminar las verdades del horror en todo el pais y hacer que las instituciones ordinarias desbordadas y atravesadas por redes de complicidad con el crimen no pueden llevar a cabo”.

Ya pasadas las nueve de la mañana finalmente el contingente enfiló hacia la autopista adelante una lona de fondo, negro con letras blancas verdad justicia paz nuestra nacion sigue ensangrentada.

Al frente Javier Sicilia y Julián LeBarón madres de victimas y desaparecidos, dos banderas Mexicanas una simulada con orificios de bala, cada unol lleva su dolor, en sus rostros se regleja mucha tristeza y pesar pero no desesperanza, exponen su casa si se les pregunta, “mi hija fue calcinada, asi la encontramos” comenta una mujer de una manera tan natural que da escalofrio, esa es la realidad de Mexico, no se puede esconder, revirá.

“Los muertos no son un show”, “nueve años despues nuestra casa esta en llamas”. “Solo queremos justicia, presentación con vida y castigo a los culpables”.

Julián LeBarón admitió que no sabía cuál sería la respuesta del presidente pero no creía que la caminata fuera un fracaso; si no habia respuesta del presidente, al menos millones de mexicanos se darán cuenta del reclamo.

LOS CANTOS

Apenas eran tres horas de camino y el animo no bajaba, la policia federal con 6 patrullas resguardaba el contingente que aumento a casi 500 personas, 3 unidades de ambulancia y de PC ademas de la CDHEM se hicieron presentes.

La solidaridad entre los caminantes era evidente se repartian mandarinas, naranjas y agua. La vialidad nunca se vio interrumpida; se usó uno de los carriles. A las 12:00 horas llegaron al retorno a Cuernavaca. Hubo un descanso. Alli el primer pronunciamiento:

“No se trata de una solución con policías, hay una guerra en Mexico desde 2006, solicitamos una justicia transicional que busca romper con la impunidad que hay en los casos de violaciones graves a los derechos humanos y así atender a todas las víctimas de todas las violaciones graves, para lo cual se require la formación de una gran comisión de la verdad; las cifras que tenemos hoy es la punta del iceberg de la verdad de la tragedia mexicana”.

Tras breve descanso el contingente nuevamenta reinició el camino con rumbo al entronque de la Pera-Cuautla donde abordaron autobuses y vehículos para dirigirse al Mirador de la autopista, ahí el senador Álvarez Icaza entregó tortas de jamón a los caminantes.

RUMBO A COAJOMULCO

El clima durante todo el trayecto fue benévolo la mayor parte el sol de oculto.

Conforme avanzaban los kilómetros también el cuerpo lo resentia pero aún así más de la mitad del contingente se aventó a caminar las dos horas que faltaban.

A las cinco de la tarde la llegada al destino de esta primera jornada.

El planteamiento fue el rechazo a los proyectos como el Integral Morelos, la minera y la termoeléctrica, se recordó a Samir Flores y su asesinato y otros que han ido engrosando las estadísticas sin recibir justicia.

Ante el adjetivo del presidente de la República que la marcha era un show y que no iba a ser recibidos para no afectar la investidura presidencial, Javier Sicilia envió un mensaje al mandatario para que no se preocupara que la investidura que hoy tiene no hay forma de dañarla porque la gente que reclama justicia solo necesita ser escuchada y abrazada no ignorada.

En el Seminario Mayor Conciliar, de la Diócesis de Cuernavaca dormirán quienes asistan a la movilización.

Continúa

el recorrido

8:00 horas: salen del Seminario Mayor hacia hasta Tres Marías, Morelos, a bordo de los autobuses.

9:00 a 16:00 horas: habrá un trayecto a pie desde Tres Marías hasta el último retorno de la Autopista en dirección a la Ciudad de México.

16:00 a las 16:30 horas: Desde el último retorno de la autopista hasta 500 metros antes de la plaza de cobro de peaje de Tlalpan se recorrerá a bordo de autobuses.

16:30 a las 18:30 horas: está programado un trayecto a pie, desde la caseta de Tlalpan hasta la comunidad de San Pedro Mártir, en Tlalpan, Ciudad de México.

18:30 horas: los asistentes abordarán los autobuses que los llevarán a distintos puntos de hospedaje no definidos en el itinerario.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario