“No somos ambiciosos vulgares”, responde AMLO a las declaraciones de Ricardo Monreal (nota de Metapolítica)

Captura de pantalla.

Metapolítica

Morelia, Michoacán.- El presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo anonadado por las declaraciones del senador Ricardo Monreal Ávila en torno a que al interior de Morena hay radicales con los cuales “no va a quedar del país nada”.

Entre las declaraciones que hizo al diario Reforma, el senador morenista destacó que con la sucesión presidencial adelantada “se está generando divisiones internas y diferencias profundas que pueden conducir a confrontaciones políticas insalvables” en Morena.

El presidente, cuestionado en conferencia matutina, dijo que le parece extraño y le causó sorpresa el mensaje del senador.

“Es extraño, me sorprende. Como decía el maestro Santamaría: ‘He quedado anonadado’. El despliegue que hace el Reforma para entrevistar a Ricardo Monreal”, dijo.

—¿No lo merece, presidente? —preguntó el reportero de Reforma.

—Sí, pero el propósito es contrapuntearnos, porque así es el Reforma, es el boletín del consevadurismo.

—Pero son declaraciones del senador que es de su partido, presidente.

—Sí, sí, sí, tiene todo el derecho de expresarse y de manifestarse, y yo también tengo el derecho de no contestar.

El presidente negó que hubiera radicales en su gobierno, y se pronunció en torno a un discurso que dio el 1 de diciembre de 2021 en el Zócalo e la CDMX. “Se lo voy a leer, para ver si lo reproducen y gano algo en el Reforma; no todo el discurso, nada más un párrafo, por lo del llamado radicalismo”, dijo.

Este es el fragmento que leyó el mandatario como respuesta a la pregunta del reportero en torno a las declaraciones del senador Monreal: “Nada se logra, y esto aplica en México y en todo el mundo, nada se logra con las medias tintas. Los publicistas del periodo neoliberal —que ya se fue, se está terminando esa pesadilla— los publicistas del periodo neoliberal, además de la risa fingida, el peinado engominado y la falsedad de la imagen, siempre recomiendan a los candidatos y gobernantes correrse al centro, es decir, quedar bien con todos. Pues no; eso es un error. El noble oficio de la política exige autenticidad y definiciones. Ser de izquierda es anclarnos en nuestros ideales y principios, no desdibujarnos, no zigzaguear. Si somos auténticos, si hablamos con la verdad y nos pronunciamos por los pobres y por la justicia, mantendremos identidad. Y ello puede significar simpatía, no sólo de los de abajo, sino también de la gente lúcida y humana de la clase media y alta, y con eso basta para enfrentar a las fuerzas conservadoras, a los reaccionarios”.

Luego, el reportero le leyó la declaración del senador: “‘Los que creen que siendo más radicales pueden obtener el cargo o la posición política que anhelan, allá ellos. Se equivocan porque no va a quedar país para nadie. En aniquilamiento sólo deja destrucción’”.

—Pues sí, eso lo puede suscribir Reforma —dijo el mandatario.

—¿Usted no?

—No… No, no, no, esta es la cuarta transformación en la historia de México. Ya le dije que radical viene raíz, ¿y qué hay que arrancar de raíz? Esta transformación pacífica, sin violencia, es igual de profunda que como lo fue la Independencia o la Reforma o la Revolución, entonces no llegamos aquí para simular, no es más de lo mismo, y la verdad que no engañamos a nadie, ¡eh!

Y remató: “Aquí no hay medias tintas, aquí luchamos por ideales, por principios, no por cargos. No somos ambiciosos vulgares”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Metapolítica. Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario