“No me voy a morir por Covid-19”, relata Isabel; ella es empleada administrativa del IMSS en Sinaloa (nota de Jazmín Ballesteros en El Sol de Sinaloa)

Foto: Jazmín Ballesteros/OEM-Informex

Isabel es una de las pacientes que actualmente lucha contra el coronavirus presente en su cuerpo y cuenta su experiencia

http://www.solysal.com.mx/

Jazmín Ballesteros │ El Sol de Sinaloa

Culiacán, Sin.- Isabel, de 42 años, es una de las pacientes activas por Covid-19 en Culiacán. Luego de viajar a Estados Unidos, comenzó a presentar los síntomas del mortal virus y unos días después dio positivo a este.

Ella es empleada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el área administrativa y relata que eso fue lo que le dio la ventaja de poder realizarse la prueba a tiempo. Aún con tos y cansancio, Isabel platica cómo ha sido luchar contra el coronavirus y cómo se ha mentalizado para evitar ser internada en el hospital.

Yo me mentalicé, la mente es muy poderosa y traté de cuidarme en estos días de terror. Yo me decía a mí misma lo joven que soy y que no me quiero morir.

Isabel

Durante este lapso de tiempo en cuarentena, no ha podido ver a sus tres hijos y su esposo, al ser enfermero y contacto directo de ella, también se ha visto obliga a quedarse en casa para evitar propagar el virus. Aunque Isabel presenta mejoras, ella aún se pregunta si ya venció al coronavirus.

EL CONTACTO CON EL VIRUS

El contagio del virus –sospecha Isabel- fue en el aeropuerto de Tijuana, en donde el 29 de marzo aterrizó, luego de pasar la temporada vacacional en Estados Unidos.

Foto: Jazmín Ballesteros/OEM-Informex

Hice un viaje de más de 14 días a Estados Unidos, me regresé el 29 de marzo por el aeropuerto de Tijuana. Pienso que ahí pudo haber sido mi contagio, porque las personas con las que tuve contacto allá (Estados unidos), están muy bien de salud.

Isabel

Ella llegó a Culiacán un domingo, fue el miércoles de esa semana cuando ya tenía dolor de cabeza y cansancio en el cuerpo. Hacía cosas mínimas y se sentía terriblemente cansada, lo cual pensaba ella que se debía al viaje.

Yo creía que estos síntomas eran por el viaje, o sea un cansancio normal, pero estuve así el resto de la semana. Ya el sábado comencé a tener tos seca y empecé a sospechar que mi simple cansancio era algo más.

Isabel

Ella ya notaba que el aire se le iba de manera fácil, cuando subía o bajaba escaleras en su casa.

El día lunes, posterior a la semana de su llegada a Culiacán, ella debía presentarse a trabajar pero al presentar los síntomas ya mencionados, habló con sus superiores en el IMSS, para explicarles lo que estaba pasando con su cuerpo.

Les comenté que era lo que sentía y me dijeron que me hiciera la prueba del Covid-19, afortunadamente, trabajo en el seguro y tengo mi clínica y consultorio designado. El martes fui a hacer me la prueba a la unidad Terranova y me atendió una doctora, quien me dio la incapacidad, paracetamol y un jarabe, mas no me hicieron la prueba.

Isabel

Isabel, señala que, le llamó la atención que pese a que presentaba síntomas puntuales al Covid-19 y con un antecedente de viaje al extranjero, no le hicieran la prueba. Ella, comparte que ya había escuchado que no a todos se les aplicaba la prueba del Covid-19 por presentar síntomas, y en su primera consulta, solo le indicaron retirarse a casa a descansar.

Foto: Jesús Verdugo/OEM-Informex

LA CONFIRMACIÓN

Al día siguiente, el epidemiólogo de la clínica a la que se encuentra afiliada le llamó y le indicó que por ser empleada del IMSS, debía realizarse la prueba. Así que fue el miércoles, ella se sentía peor para ese día; el pecho pesado, dolor en las articulaciones y mucho dolor de cuerpo.

Uno relaciona esto con un ´me voy a morir´, pero yo me decía a mí misma que no podía ser así. Luego de hacerme la prueba, me regresaron a casa y me indicaron permanecer 14 días ahí y que si batallaba en respirar, acudiera al hospital, lo cual quería evitar a toda costa.

Isabel

Del miércoles al domingo, Isabel expresa que fueron los días donde se sintió peor. Respirar le era casi imposible, decidió ya no levantarse de cama. Los sentidos del gusto y el olfato, habían desaparecido. Ya no podía comer, tragar comida le era complicado, cuatro bocados y se cansaba.

El coronavirus me debilitó al grado de preferir dormir a comer. Respiraba por la boca y la nariz al mismo tiempo. Tuve un episodio de estrés, un día que se me bajó la presión, pues me aterraba la idea de irme al hospital. Tuve que tranquilizarme, porque el mismo temor me ocasionaba sentirme peor.

Isabel

A los días, el epidemiólogo de la clínica del IMSS al que se encuentra afiliada, le habló para informarle que era positivo al covid-19. Le indicaron que debía quedarse en casa y que lastarían monitoreando.

Me dijeron que si un día de plano ya no podía respirar, entonces me fuera al hospital.

Isabel

LA FALTA DE CRITERIO MÉDICO

Yo aún no me siento bien y me da la impresión que, por presentar mejoras, son capaces de llamarme a trabajar. También los doctores parece que no dimensionan todo esto.

Isabel

Cuando a Isabel le llamaron para decirle que era positivo al Covid-19, no le mostraron los resultados de manera física, fue gracias a su esposo que es enfermo del IMSS, que pudo accesar a la prueba por vía correo electrónico.

Me imagino que los resultados ni se los muestran a las personas.

Isabel

Das positivo y como que los doctores no dimensionan qué se debe hacer. Si yo no les digo que mi esposo vive conmigo, no le indican que se quede 14 días en casa, a él la prueba no se la hicieron porque ya no había insumos. Le dijeron que volviera al trabajo ¿pero y si sí tiene coronavirus y es asintomático?.

Isabel

LA INCERTIDUMBRE CONTINUA

El doctor que ha atendido a Isabel le dijo que unos días más de incapacidad y ya estaría lista para volver a su rutina. Sin embargo, ella siente que no es suficiente presentar mejoras para determinar que puede volver al trabajo.

Yo necesito que me digan que ya no tengo el virus ¿Cómo voy a saber si ya me curé?.

Isabel

El seguimiento médico ha continuado y de manera gradual, ha ido recuperando su sentido del olfato y del gusto. Ya no se cansa como hace dos semanas, sus huesos, que dolían de manera intensa ya no sienten ese dolor. Sin embargo, Isabel necesita una prueba más, para asegurar que está libre de peligro.

EN RECUPERACIÓN

Actualmente Isabel se encuentra en franca recuperación siguiendo las recomendaciones médicas para trascender al coronavirus.

DOS SEMANAS

Según un criterio que se ha estado manejando el Covid-19 suele desaparecer a los 14 días, pero hay casos en los que se puede extender.

Uno relaciona esto con un ´me voy a morir´, pero yo me decía a mí misma que no podía ser así.

Isabel, Paciente Covid-19

Deja un comentario