Mamá y papá, de 37 y 38 años, mueren de COVID en California. Ella embarazada. Dejan 5 huérfanos (nota de SinEmbargo)

Davy y Daniel no recibieron la vacuna contra la COVID-19. Ambos murieron debido a complicaciones por el virus con días de diferencia.

Ciudad de México, 14 de septiembre (SinEmbargo).– Daniel y Davy Macías se habían resistido a salir de casa y exponerse al virus. Pero tomaron una decisión, dice la cadena CNN: no vacunarse porque ella estaba embarazada, algo que las autoridades no recomiendan.

Y 18 meses después de tanta cautela, enfermaron de COVID-19. “Limpiaban las superficies, se duchaban después del trabajo e incluso les llevaban las compras, pero eso no les impidió contraer el virus”, dijo CNN. Davy Macías, una enfermera de parto del sur de California, tenía siete meses de embarazo de su quinto hijo a principios de agosto cuando fue hospitalizada con COVID-19.

“Daniel Macías también contrajo el virus. Los médicos ayudaron a Davy Macías, de 37 años, a dar a luz de forma adelantada por cesárea mientras estaba intubada, pero murió antes de poder conocer a su bebé. Daniel Macías, de 38 años, estaba siendo atendido en el mismo hospital cuando se enteró del nacimiento de su hija. Las enfermeras le mostraron fotos de la bebé, antes de que él también muriera por complicaciones del virus menos de dos semanas después, dejando a la niña recién nacida sin padres ni nombre”, narra KVIA News.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Daniel y Davy Macías tenían cuatro hijos. Un quinto, una niña, nació después de que ambos padres fueran hospitalizados por COVID-19. Cuando el hospital llamó para preguntar el nombre de la bebé, Terry Macías, la abuela que ahora cuida a los cinco niños, les dijo: “Esperaré a que mi hijo le ponga nombre”. Ella aún no tiene nombre. Por ahora, como hizo el hospital, la familia la llama “Baby Girl”.

Davy y Daniel no estaban vacunados y murieron el 26 de agosto y el 9 de septiembre, respectivamente, dejando huérfanos a sus hijos de entre tres semanas y ocho años de edad.

“No es que no quisieran vacunarse, lo planearon”, dijo la abuela. Insistió en que se trataba de una elección personal y que cada uno quería aprender más sobre su seguridad antes de ser inoculado. Terry Macías, una maestra de jardín de infantes recién jubilada, cree que su hijo y su nuera contrajeron el coronavirus después de un reciente viaje familiar a un parque acuático cubierto como último paseo antes del regreso a clases.

Antes de morir de COVID, rogó a sus seguidores vacunarse. Al enterarse de su muerte, la abuela tuvo que contárselo a sus nietos. El niño de ocho años y la niña de cinco años entendieron que sus padres se habían ido, dijo CNN, pero no está segura de que comprendan que sus padres nunca volverán a casa.

La hija de tres años de la pareja se despertó el jueves y le dijo que había soñado que su padre volvía a casa del hospital, pero más tarde se enteró de que su padre había muerto. La niña rompió a llorar cuando se enteró de la noticia, recordándole a su abuela su sueño.

“Lo sé, bebé, pero a veces nuestros sueños no se hacen realidad”, le dijo la abuela.

La familia sigue consternada por la repentina pérdida de Davy y Daniel Macías. “No lo vimos venir”, aseguró entre lágrimas Terry Macías.

“La COVID no discrimina. Es la suerte del sorteo y le puede pasar a cualquiera”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/14-09-2021/4027789
Comenta

Deja un comentario