Lotenal hace sorteos con parte del equipo inservible, según diagnóstico de la misma institución (nota de Juan Luis Ramos en OEM-Informex)

FOTO: Captura de pantalla

El organismo celebró casi tres mil sorteos el año pasado con máquinas obsoletas, que tienen cristales y cables rotos unidos con cinta 

Juan Luis Ramos/OEM-Informex

CDMX. La Lotería Nacional celebra sorteos con equipos obsoletos, máquinas con cristales rotos y rayados, piezas desgastadas, compresoras remendadas, cables rotos y pegados con cinta.

A un mes de que se realice la rifa del avión presidencial, en un diagnóstico que el organismo presentó a la Secretaría de Hacienda señala que 24.13 por ciento de las máquinas de sorteos que posee “está inservible”. 

La Lotería Nacional solicitó a la Secretaría autorización para un proyecto de inversión por 29.8 millones de pesos para comprar 14 máquinas con sus accesorios para la celebración de los sorteos.

“Algunas de las compresoras que inyectan el aire a las máquinas están remendadas con cinta, ya que presentan fugas. Existen dos repuestos inservibles. No se cuenta con un stock de pernos. Los tornillos de las máquinas que se tienen en existencia son insuficientes. No se cuentan con las omegas que detienen los pistones. En cuanto a los componentes, se detectó que solo se cuenta con una caja de distribución servible. Existen dos repuestos inservibles”, indica el documento presentado hace unos días y disponible en la cartera de inversión de Hacienda.

Según ese diagnóstico, las fallas encontradas en las máquinas pueden afectar al menos dos por ciento de los concursos celebrados por la institución, esto en un escenario optimista.

La Lotería organiza dos mil 919 sorteos anualmente, es decir, que cerca de 60 juegos tienen la posibilidad de fallar cada año, según ese dictamen.

La Lotenal obtuvo ingresos por ocho mil 699 millones de pesos el año pasado por la venta de boletos y billetes, entre otros rubros.

“Las máquinas son el elemento más importante de la celebración de los sorteos. Las actividades y procesos de la operación de la entidad, así como los reglamentos y normativa interna vigente está diseñada alrededor del funcionamiento de las mismas”, indica.

Ante esta situación, la Lotería Nacional le da mantenimiento a las máquinas de sorteos cuatro veces al año, el cual consiste en la limpieza de los componentes, pulir las piezas de acrílico, revisar tornillos y pernos, además de aceitar piezas neumáticas.

Dicho mantenimiento, por el que la institución paga mil 279 millones de pesos cada año, reduce el riesgo de la cancelación de algún concurso solo 10 por ciento.

Las 28 máquinas de sorteos con las que cuenta la Lotería tienen una antigüedad promedio de 19 años. Los equipos más viejas se adquirieron hace 23 años mientras que los más recientes hace 10 años.

Información aportada por el proveedor de las máquinas, avalado por la World Lottery Asociation, señala que el promedio de vida de las máquinas es de 10 años y se recomienda cambiarlas una vez pasado este tiempo.

Esta condición conlleva la amenaza latente de que se deje de realizar alguno de los sorteos que realiza la institución.

Por ejemplo en el sorteo Gana Gato, que generó ventas por 87.3 millones de pesos el año pasado, la Lotería advirtió que carece de una máquina de repuesto, ya que la que tiene está dañada y no funciona, por lo que si llega a fallar una de las dos máquinas que se encuentran en operación la institución se vería imposibilitada de celebrar este concurso.

En una situación similar se encuentra el Sorteo Melate Retro, que cuenta con dos máquinas, una de ellas inservible, por lo que carece de un equipo de repuesto, precisa la Lotenal.

Para el concurso Melate Revancha y Revanchita, en el que se utilizan tres máquinas por sorteo, solo se tiene un repuesto, mientras que para el Sorteo Tris, la Lotería solo tiene cuatro equipos de repuesto, cuando necesita de cinco para celebrar este juego.

El uso continuo de las máquinas, añade la Lotería Nacional en el diagnóstico, conlleva que los tornillos se barran con facilidad, provocando fisuras en la urna que hacen que las esferas se peguen en las paredes y se reduzca su movilidad en los exhibidores.

“Lo anterior le quita transparencia a los sorteos por lo que compromete la operación de la Institución”, indicó.

Organización Editorial Mexicana consultó al organismo sobre la seguridad para el sorteo del avión presidencial el próximo 15 de septiembre, pero no hubo respuesta.

Deja un comentario