La ternura. Autor: Iván Uranga

El cerebro del corazón
El abatimiento del ego ante la vida y la muerte
Los “ternuritas” de AMLO.

¿Usted le demuestra a su pareja que la ama? Esta coloquial y simple pregunta es la mejor forma de saber si sufre de algún padecimiento cardiaco según un estudio a 10 mil personas reportado por Piero Ferrucci, en su libro El poder de la bondad. Quienes respondieron que sí, no habían sufrido una angina de pecho y los que respondieron que no, habían tenido esta dolencia cardiaca en un porcentaje muy superior a la media.

El neurólogo Robert K. Cooper, en su libro El otro 90 por ciento, apunta que ¡el corazón tiene cerebro! Constituido por más de 40,000 células nerviosas unidas a una compleja red de neurotransmisores. Según Cooper, el cerebro del corazón es tan grande como muchas áreas del cerebro craneal y su campo electromagnético es el más poderoso del cuerpo. Es, de hecho, unas 5,000 veces mayor que el campo que genera el cerebro, y es medible incluso a tres metros de distancia. Al parecer, actúa independientemente, aprende, recuerda y tiene pautas propias de respuesta a la vida. Lo interesante, además, es que dispone de habilidades hasta ahora intuidas, pero todavía no demostradas científicamente. Las corazonadas, las fuertes intuiciones que se revelan como realidades ciertas, se generan en el corazón. Diversos autores que han profundizado en el estudio de este tercer cerebro sostienen que el ingenio, la iniciativa y la intuición nacen de él: este cerebro está más abierto a la vida y busca activamente una comprensión nueva e intuitiva de lo que más le importa a la persona en la vida. Y el color de este campo electromagnético varía dependiendo del estado emocional de la persona.

En el artículo anterior https://julioastillero.com/que-es-el-amor-autor-ivan-uranga/ hablamos un poco sobre el cerebro del corazón. Día a día se realizan interesantes y sorprendentes avances científicos sobre el desarrollo del potencial humano. Hoy se sabe que la inteligencia está distribuida por todo el cuerpo y que hay maneras diferentes de pensar a las que hemos asumido como convencionales y basadas en el cerebro.

Probablemente en el futuro se descubrirá que en él residen nuevas y desconocidas capacidades del ser humano relacionadas con lo que ya hoy se define como las claves de la inteligencia emocional, de ahí la gran importancia de la investigación de Giacomo Rizzolatti sobre las neuronas espejo y la empatía, comentada en un artículo anterior (https://julioastillero.com/el-nombrador-de-las-cosas-autor-ivan-uranga/) pero nos falta saber mucho sobre la conciencia emocional de uno mismo, la transparencia, el optimismo, la iniciativa, la vocación de servicio, la inspiración, la alegría, la confianza, la motivación y por supuesto la ternura.

La ternura es el abatimiento del ego, los seres humanos realmente tiernos se entregan al otro sin simulaciones, es la forma desnuda del amor, pero es tan difícil entender no sólo el concepto sino su significado por lo que debemos recurrir a las analogías para comprender un poco, cuando decimos que un alimento es tierno (por ejemplo la carne) su sinónimo sería suave, de hecho un sinónimo de recién nacido es “tiernito”.

Si algún elemento da belleza y sentido a la vida, ese es, sin duda, la ternura. La ternura es la expresión más serena, bella y firme del amor. Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en la caricia, en el detalle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo entregado y sincero. Gracias a la ternura, las relaciones afectivas crean las raíces del vínculo, del respeto, de la consideración y del verdadero amor. Sin ternura es difícil que prospere la relación de pareja. Pero además es gracias a la ternura que nuestros hijos reciben también un sostén emocional fundamental para su desarrollo como futuras personas.

La doctora Elisabeth Kübler-Ross, que acompañó a miles de enfermos terminales en su camino hacia la muerte y dio testimonio de sus experiencias en una serie de libros, cuenta que los recuerdos que más nos acompañan en los últimos instantes de nuestra vida no tienen que ver con momentos de triunfo o de éxito, sino con experiencias donde lo que acontece es un encuentro profundo con un ser amado, un momento de intimidad cargado de significado: palabras de gratitud, caricias, miradas, un adiós, un reencuentro, un gracias, un perdón, un te quiero. Son esos instantes los que al parecer quedan grabados en la memoria gracias a la luz de la ternura que revela la excelencia del ser humano a través del cuidado y el afecto.

Decía Oscar Wilde que en el arte como en el amor es la ternura lo que da la fuerza. Mahatma Gandhi decía que un cobarde es incapaz de mostrar amor. Y así es: paradójicamente, la ternura no es blanda, sino fuerte, firme y audaz, porque se muestra sin barreras, sin miedo. Es más, no sólo la ternura puede leerse como un acto de coraje, sino también de voluntad para mantener y reforzar el vínculo de una relación. La ternura hace fuerte el amor y enciende la chispa de la alegría en la adversidad. Gracias a ella, toda relación deviene más profunda y duradera porque su expresión no es más que un síntoma del deseo de que el otro esté bien.

La ternura implica, por tanto, confianza y seguridad en uno mismo. Sin ella no hay entrega. Y lo más paradójico es que su expresión no es ostentosa, ya que se manifiesta en pequeños detalles: la escucha atenta, el gesto amable, la demostración de interés por el otro, sin contrapartidas. Por eso es que para muchos humanos es más fácil dar ternura a un animal, porque no hay riesgo.

La ternura expresa además la calidad de una relación. Sexo con ternura es expresión del amor; sin ternura, una relación basada en la sexualidad está condenada a la ruptura. Porque aunque pueda haber intensidad sensorial en el intercambio físico, sin ternura se produce una relación que se encierra en la búsqueda del propio placer y hace del otro un objeto de satisfacción y nada más. El ensayista francés Joseph Joubert decía que la ternura es el reposo de la pasión. En efecto, la pasión del enamoramiento es efímera y deja paso con el tiempo a una relación más reposada donde se instala la ternura. Sin ella, la relación de pareja está condenada al fracaso porque su ausencia genera aburrimiento, rutina, apatía, distancia y egoísmo. Y la ternura sin sexo es sólo amor, entrega, solidaridad y es (hay que decirlo) la forma más pura del ego, es acariciar tu esencia a través de una acción buena para el otro.

La ternura encuentra también un espacio para desarrollar su extraordinario valor en los momentos difíciles. Expresar el afecto, saber escuchar, hacerse cargo de los problemas del otro, comprender, acariciar, cultivar el detalle, acompañar, estar física y anímicamente en el momento adecuado, son actos de entrega cargados de significado. Y es que en el amor no hay nada pequeño. Esperar las grandes ocasiones para expresar la ternura nos lleva a perder las mejores oportunidades que nos brinda lo cotidiano para hacer saber al ser amado cuán importante es para nosotros su existencia, su presencia, su compañía. Ya lo dijo hace más de 2,000 años el poeta latino Publio Virgilio Marón: el amor todo lo vence. Y esto sólo puede ser real a través de la ternura.

Por lo que es perverso el escuchar al Presidente de la República utilizar la expresión “ternuritas” de forma irónica para denostar a sus opositores. Tal vez no se alcance a percibir en una sociedad en pañales emocionales, pero la expresión evoca la inocencia de los niños y es una característica sicosocial femenina así que de entrada es machista y misógina, pero va mucho más allá porque la estigmatización por condición emocional tendrá que ser en un futuro muy próximo penalizada, porque el hecho de que agreda o se limite cultural, social, legal, ambiental, política, histórica, física y/o sicológicamente a cualquier persona por expresar sus emociones es discriminación emocional, es la causa de que nuestras sociedades no hayan podido evolucionar en el elemento que incide en más de la mitad de cualquier decisión humana y provoque que sigamos ejerciendo el poder y llorando como el neandertal.

“Hasta las cadenas pueden ser tiernas, si las recubrimos con plumas de ganso.” I.U.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga

@CompaRevolucion

Deja un comentario