La mafia del poder sigue dominando y no desaparecerá ni por decreto, ni por buena voluntad.

Deja un comentario