La izquierda se olvidó del humor: caricaturista Sergio Navarro (nota de Josafat Pérez en OEM-Informex)

Foto: Cortesía | Sergio Navarro

El sinaloense afincado en Pátzcuaro señala que los artistas siempre han estado ligados, para bien o para mal, a la política

Josafat Pérez | OEM-Informex

Pese a que el objetivo de la caricatura política es “concientizar a partir de la risa”, un gran número de los cartonistas políticos de orientación izquierdista han dejado de lado el humor para concentrarse en la crítica y, muchas veces, en la “solemnidad y rigidez” propia de la militancia.

Lo anterior fue dicho por el caricaturista y escritor sinaloense Sergio Navarro Serrano, quien en entrevista para El Sol de Morelia explicó que la mayoría de los caricaturistas de la “izquierda moderada” –más puntualmente los convocados por la revista “El Chamuco”–, “no tienen el don del humor”, elemento indispensable para que el mensaje político llegue al lector de manera más contundente.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Sin embargo, destacó que “Patricio” representa una excepción en las filas de “El Chamuco”, al lograr “concientizar a través del humor” cuando gente como Rafael Barajas “El Fisgón”Hernández y Helguera, sin demeritar su trabajo, “suelen ser demasiado serios” en el tratamiento de su crítica desde el cartón político.

Foto: Cortesía | Sergio Navarro

Mención aparte hizo de la artista Cintia Bolio, quien a pesar de publicar en la misma revista –aliada al gobierno de López Obrador–, cuestiona constantemente la política del presidente al apostar por “una izquierda feminista”, que no ha dejado de señalar el incremento de feminicidios en lo que va del sexenio.

A pregunta expresa sobre cómo percibe la crítica de los intelectuales y moneros de izquierda en el actual régimen, Navarro Serrano señaló que estar ligado a un político o partido “sí interfiere”, debido a que “la ideología te hace tomar ciertos rumbos a favor de una política que tú prefieres y estar convencido que es la correcta”.

“Ese es el gran dilema, la gran pregunta, y la verdad es que tienes que cargarte un poco movido por tu lado político… Desgraciadamente la situación política interviene en todo, en todas las artes… ese es un gran debate desde los tiempos de Platón”, advirtió el también ganador del Premio estatal de cuento “Xavier Vargas Pardo” en 2012.

Foto: Cortesía | Sergio Navarro

El 68 vivido de manera indirecta

Al momento de las revueltas estudiantiles de 1968, Sergio Navarro era un preparatoriano “culichi” que pudo enterarse de la masacre de Tlatelolco y los tejemanejes del gobierno de Díaz Ordaz, por versiones de viva voz llegadas a Sinaloa desde la capital del país.

“En Culiacán no tuvimos televisión hasta pocos años antes de las Olimpiadas, que fueron un lavado de imagen para lo que había pasado en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco”, dijo luego de rememorar que el féretro del hermano de uno de sus amigos llegó desde la Ciudad de México, después de haber sido “acribillado durante las revueltas estudiantiles”.

A principios de los 70’s se matriculó en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, donde cursó sus estudios durante el movimiento de “Autogobierno” (1975-1984), para posteriormente migrar a Londres y vivir allá por un par de décadas. En esa capital se avivó su interés por la lectura de autores latinoamericanos y por los clásicos del siglo XX: los autores del “boom”, Juan Rulfo –el maestro de todos ellos–, Ibargüengoitia –su incondicional–, Elena Garro, Alejo Carpentier y Julio Cortázar, pero también James Joyce, Hemingway, Greene, Virginia Woolf, Hesse, Nietzsche y Marx, entre otras lecturas “con aplicaciones pedagógicas”, debido a su formación universitaria de izquierda.

Foto: Cortesía | Sergio Navarro

Llegó a Pátzcuaro hace 15 años y junto a Javier Ornelas y otros artistas gráficos conformó el grupo “Los Achoques”, con quienes organizó el “Primer encuentro de artistas gráficos en Michoacán”. Actualmente trabaja en la corrección de una novela inédita que, dijo, “surgió de un cuento sobre piratas y sirenas, en un mundo muy diferente al que nosotros vivimos, al margen de los valores judeocristianos”.

Comenta

Deja un comentario