La historia de Catalina, de 80 años, víctima de trata en Naucalpan, Estado de México (nota de SinEmbargo)

“Catalina Acosta llevaba seis décadas empleada sin contrato ni prestaciones laborales como interna en una casa de la que, desde el inicio de la pandemia, no le permitían salir”, relata Alejandro Santos Cid, del diario El País.

Ciudad de México, 13 de noviembre (SinEmbargo).- La familia de Catalina Acosta, una trabajadora del hogar de 80 años interna en una casa en Naucalpan, en el Estado de México, supo que algo estaba mal cuando dejaron de comunicarla con su ser querido. Su historia es rescatada por Alejandro Santos Cid, del diario El País.

Angelina Hernández, sobrina de Catalina, utilizó todos los medios que tenía, incluso presentarse en la casa en la que su tía trabajaba, para tener contacto. Sin embargo, con el paso de la pandemia las señales de la mujer de 80 años se cortaron. Hasta que un día Acosta consiguió comunicarse con su sobrina: “Quiero que vengas por mí”.

“Ella pidió ayuda, a través de redes sociales, al Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), una organización que lucha por los derechos de las empleadas del hogar. El martes 9 de noviembre se presentaron en Naucalpan y rescataron a la mujer, a la que sus empleadores mantenían encerrada desde el inicio de la pandemia, sin apenas contacto con el exterior”, relata Alejandro Santos Cid, del diario El País.

“Decidimos ir a rescatarla porque estaba privada de su libertad y no tenía comunicación con sus familiares, le dijimos a la empleadora que no podía tenerla en contra de su voluntad”, dijo Marcelina Bautista, fundadora de CACEH, en entrevista con El País.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

“Al llegar a Naucalpan, Hernández llamó a la puerta sin avisar de que iba acompañada por Bautista. La dueña de la vivienda le contó que la anciana no podía salir porque estaba enferma”, cuenta el periodista en el texto El rescate de una trabajadora del hogar de 80 años encerrada por sus patrones en el Estado de México.

Y agrega: “Acosta apareció nerviosa y asustada. Como respuesta, la dueña de la casa les respondió que ella solo estaba cuidando a Acosta. Que la trabajadora sufría de demencia senil, que la protegía de la pandemia de coronavirus, o que la resguardaban porque sus parientes querían quitarle el dinero. La realidad era otra. Acosta llevaba empleada para esa familia sin contrato 60 años, desde que tenía 19, en jornadas de siete de la mañana a seis de la tarde, según la organización CACEH”.

La mujer, que no había podido salir de ese lugar en toda la pandemia, fue rescatada.

Los crímenes por trata de personas en México han crecido 43 por ciento en los últimos cinco años, aunque organizaciones civiles advierten de una “cifra negra” de delitos no registrados, reveló en julio un estudio de la asociación Hispanics in Philanthropy (HIP).

El informe “Trata de personas en México” encontró 550 de estos delitos documentados en 2020 por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), la cifra más alta en cinco años, que se compara con 383 delitos en 2016.

Además, el número de estados con presencia de este crimen pasó de 18 en 2017 a 25 en 2021, descubrió el reporte, elaborado con apoyo de más de 90 organizaciones civiles.

“El problema, lejos de haber disminuido, se ha incrementado, se ha agravado y complejizado”, expresó Marcela Buzo, coordinadora de Equidad de Género de HIP, en la presentación del informe.

La investigadora Zulema Escalante consideró “preocupante” el incremento en los estados de Baja California y Nuevo León, en el norte del país.

También alertó por crecimientos en Ciudad de México, Estado de México y Jalisco, en la zona centro, y en Quintana Roo y Yucatán, en el sureste.

“Hubo aumentos considerables que van en relación con el contexto nacional, en donde se están desarrollando otras situaciones de violencia, de desarrollo del crimen organizado, de profundización de la pobreza, de concentración de la migración en los puntos norte y sur”, argumentó.

Las organizaciones encontraron vínculos con el crimen organizado, en particular en los estados de Jalisco y Guanajuato, y la presencia de tráfico de órganos.

“Vuelve a surgir un enfoque en extracción de órganos, a pesar de que en la discusión común en México, por muchísimos años, se ha argumentado que este tipo de finalidad no existe”, expresó Mónica Salazar, directora ejecutiva de la asociación Dignificando el Trabajo.

El informe se presentó en el marco del Día Mundial contra la Trata, que se conmemora el 30 de julio por disposición de las Naciones Unidas.

La ONU define el problema como un “delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos, incluidos el trabajo forzoso y el sexo”.

De hecho, más allá de la explotación sexual, el informe de HIP encontró una relación entre el crimen y la explotación laboral en la frontera con Estados Unidos, el cambio climático y el contexto político de Latinoamérica.

“Colombia y Venezuela son dos países que están siendo expulsores de potenciales víctimas”, indicó Andrea Rojas, directora de la iniciativa contra la trata laboral en Polaris.

A pesar del panorama, las asociaciones lamentaron la precariedad de las estadísticas oficiales.

“Seguimos sin tener un mapa acabado de la problemática, es triste y es penoso que no haya información real que nos dé cuenta de cómo está la situación de la trata”, consideró Alejandra Méndez, directora del Centro Fray Julián Garcés, Derechos Humanos y Desarrollo Local.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: “Ven por mí” – La historia de Catalina, de 80 años, víctima de trata en Naucalpan, Estado de México – SinEmbargo MX
Comenta

Deja un comentario