La comunicación política y las fake news. Autor: Iñaki Fernández

Imagen ilustrativa.

Iñaki Fernández @FernandezMDI

Descalificativos, mentiras, prejuicios, insultos y, sobre todo, clasismo predominan en nuestras redes sociales, al igual que en la mayoría de las conversaciones que sostenemos ya sea con conocidos o desconocidos acerca de política.

Si bien han pasado poco más de 3 años de la actual administración del presidente López Obrador, la oposición y sus detractores mantienen el mismo discurso y las mismas acciones que fueron ideadas por asesores políticos especializados en guerra sucia. Las tecnologías han cambiado pero el discurso conserva su esencia que es la mentira y la desinformación.

Nuevos personajes, sobre todo los mal llamados influencers, han ganado terreno frente a viejas figuras de los medios de comunicación que pertenecían a esta especie de casta divina de intelectuales orgánicos alimentados por numerosas prebendas y remuneraciones financieras. Contrario a lo que se pudiera desear, los nuevos comunicólogos han replicado las viejas formas de generar mentiras y las mismas estrategias de generación de fake news para golpear y ensuciar la comunicación política.

Para toda democracia resulta necesario el intercambio de argumentos y la confrontación de ideas y proyectos que permitan enriquecer la agenda política, sin embargo, nuestra oposición y un gran número de seguidores a ultranza del presidente prefieren la trivialidad y la banalidad por encima de la verdad y la razón.

La adopción de estrategias para viralizar noticias falsas ahora es acompañada de una mayor carga ideológica basada en el prejuicio, el clasismo y el racismo con la finalidad de ahondar la polarización política. Cuando uno analiza con detenimiento lo publicado y dicho por personajes como Carlos Loret de Mola, Brozo, López Doriga, Chumel Torres, Vampipe, por solo mencionar algunos, comprendemos que más de uno de estos personajes aspiran a replicar la crispación y división social y política como en la enfrenta nuestro país vecino del norte.

México, al igual que los Estados Unidos, se encuentra infestado por outlets de noticias falsas, portales con nula rigurosidad periodística en los que privan las mentiras, granjas de bots que promueven la desinformación y los ataques concertados, así como comunicólogos e influencers a sueldo para el golpeteo político.

La principal herramienta utilizada hasta el momento es el de las fake news. La desinformación permite tergiversar la realidad, enardece a la ciudadanía y permite configurar un discurso basado en el miedo y la desesperanza. A lo largo de estos tres años hemos visto de manera habitual y constante la publicación de noticias falsas que han logrado trascender en el imaginario público hasta llegar a ser aceptadas como verdad por un largo sector de la población.

En segundo lugar, el clasismo, el racismo y la misoginia han adquirido especial relevancia en el trasfondo del mensaje que buscan replicar. Para muestra de lo anterior tenemos la más reciente de una larga lista de perlas de Chumel Torres. Escudado en el pretexto de la libertad de expresión y un mal llamado humor político, el más reciente de sus tuits saca a relucir todos sus complejos, prejuicios y xenofobias con la única finalidad de generar la percepción de pertenencia y profundizar una marcada división de clases sociales.

Por último, a los desinformadores que pupulan los espacios de comunicación les ha dado por echar a andar la imaginación y el futurismo. Carentes de críticas objetivas que se sustenten en argumentos, han encontrado en el futurismo y la adivinación la mejor forma de golpeteo político. Haciendo pasar como notas periodísticas o columnas de opinión, la sociedad mexicana se ve bombardeada por notas carentes de veracidad que buscan enturbiar y generar rupturas entre los diversos grupos políticos.

Ante todo lo anterior, solo nos queda tratar de participar en la conversación pública con argumentos e ideas. Debemos desestimar y combatir los intentos de polarización y desinformación verificando nuestras fuentes, sustentando nuestras opiniones en la veracidad. La actual infodemia por la que atraviesa nuestro país debe ser combatida con principios de moralidad, justicia e igualdad.

Iñaki Fernández
Iñaki Fernández

Politólogo y consultor político especializado en análisis político, estrategia electoral y comunicación gubernamental. Es también impulsor del fortalecimiento de la sociedad civil. 

Ómicron en niños puede generar catarro, moco y dolor de garganta intenso: científicos de la UNAM (nota de Roberto González en OEM-Informex)

Los más pequeños también pueden contagiarse de las variantes de Covid-19, por lo que especialistas te dan algunas recomendaciones Roberto González | OEM-Informex De acuerdo a cómo se ha producido la evolución de la pandemia, se sabe que los niños también pueden contagiarse de Covid-19, aunque en los menores los síntomas son más leves. Científicos […]

Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario