Justicia selectiva y discriminación en el caso Orozco-Lormand: Témoris Grecko

Foto: temoris.org

Francisco Félix | julioastillero.com

http://www.solysal.com.mx/

En entrevista para Astillero Informa, el periodista Témoris Grecko denunció la invisibilización de la que ha sido objeto el empresario restaurantero Luis Orozco, asesinado en días pasados en la zona de Polanco de la Ciudad de México, junto con el francés Baptiste Lormand. Criticó que toda la atención mediática se ha concentrado hasta ahora en este segundo personaje.

Grecko aseveró que ya van tres días seguidos de noticias relativas al hecho y advirtió que, en su cobertura mediática, los editores mexicanos han contribuido a desaparecer de la escena al ciudadano mexicano asesinado, pese a la responsabilidad ética que deberían tener al ejercer su oficio.

El también documentalista señaló que la cuestión no es un asunto de xenofobia, sino de que pareciera estar arraigada en la psique mexicana, que tiende a la diferenciar y enaltecer todo lo extranjero, lo cual va más allá de que el personaje francés en cuestión pudiese incluso ser tratado como si fuese una especie de figura de novela policiaca o alguien que pudiese ser relevante desde el punto de vista diplomático.

Foto: Cuartoscuro

Témoris Grecko celebró la celeridad con la que autoridades de la Ciudad de México se han movilizado en este caso para atrapar a los presuntos responsables, pero preguntó si dicha celeridad se da solamente por tratarse de un caso que involucra a la élite económica de la capital del país. Para concluir, destacó la similitud de este caso de aplicación selectiva de la justicia con el de Israel Vallarta y Florence Cassez, acusados de secuestro en el sexenio de Felipe Calderón, pues mientras ella está libertad desde hace varios años, gracias a la intervención del entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, Vallarta acumula casi quince años preso, sin siquiera recibir sentencia, víctima de la complicidad de Genaro García Luna con un asunto que pareciera apuntar a una venganza personal.  

Deja un comentario