Fundación pide al gobierno de EEUU información sobre las pruebas de ADN a familias migrantes en la frontera

0
320
Imágenes ilustrativas.

De la redacción.

La Electronic Frontier Foundation (EFF) exige que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) entregue información sobre el uso que hace de la tecnología de análisis rápido de ADN, aplicada a las familias migrantes en la frontera para verificar las relaciones biológicas entre padres e hijos.

La EFF le demandó a un juez que exigiera al DHS que revelara información sobre el despliegue de sistemas de ADN, incluida la cantidad de individuos cuyo ADN ha recolectado, la precisión de las coincidencias de ADN y el procesamiento genético exacto utilizado para identificar las relaciones entre padres e hijos. La demanda también busca materiales de capacitación, formularios de consentimiento y declaraciones de privacidad para familias y ubicaciones de los programas piloto.

Según informes de medios de comunicación, el DHS y su componente de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), comenzaron un programa piloto en mayo para realizar pruebas de ADN rápidas en adultos y niños que se presentan en la frontera de los Estados Unidos. El propósito de la prueba era encontrar individuos que no estuvieran relacionados biológicamente entre padres e hijos y procesarlos por fraude. El programa piloto luego creció, con pruebas en siete ubicaciones en la frontera entre Estados Unidos y México. En junio, el DHS indicó que las pruebas rápidas de ADN ahora son parte de la política de la agencia.

El ADN contiene una gran cantidad de información personal sensible, más allá de la mera información de identificación y tiene el potencial de revelar detalles intensamente privados sobre la vida de una persona. Las pruebas de ADN rápidas son un sistema automatizado que produce perfiles de ADN en menos de dos horas a partir de isopos analizados por una máquina de escritorio. Estas pruebas han sido criticadas por no cumplir con los estándares utilizados por los laboratorios de ADN acreditados, con un informe sueco que muestra perfiles incorrectos y problemas o errores en el 36 por ciento de las pruebas realizadas.

“El Congreso nunca autorizó a ICE realizar pruebas rápidas de ADN en familias migrantes en la frontera, sin embargo, el DHS ha implementado esta tecnología que invade la privacidad sin explicar cuán precisa es la prueba, si las familias pueden cuestionar los resultados o cómo se puede ampliar el programa en el futuro “, dijo la abogada del personal de EFF, Saira Hussain.

Uno de los aspectos más preocupantes del programa es la afirmación del gobierno de que la prueba de ADN es “voluntaria”. Las familias reciben formularios de consentimiento, que dicen que optar por la prueba rápida de ADN podría influir en la decisión de ICE de separar a las familias en detención de inmigrantes. Esta práctica es coercitiva y no tiene en cuenta a las familias con hijos que no están biológicamente conectados a los padres, como los hijos adoptivos y los hijastros.

“Los migrantes se enfrentan a la amenaza real de que se les quite a sus hijos indefinidamente a menos que acepten las pruebas de ADN”, dijo Hussain. “Los defensores de la privacidad y los derechos de los inmigrantes, así como el pueblo estadounidense, necesitan conocer los detalles detrás de este programa”.

También EFF presentó comentarios oponiéndose a la regla propuesta por el Departamento de Justicia para recolectar muestras de ADN de casi 750,000 inmigrantes detenidos anualmente, incluso de niños de hasta 14 años. La regla propone ingresar las muestras en una base de datos de ADN del FBI, donde permanecerían indefinidamente. La regla propuesta equipara la inmigración con la conducta criminal, a pesar de varios estudios que no demuestran tal correlación.

Deja un comentario