El Marro, el capo mafioso que creció mientras Zamarripa veía a otro lado (por PopLab)

Fotos: Cortesía/ @FGE
En octubre de 2017, el procurador de Guanajuato aseguraba desconocer el Cártel de Santa Rosa de Lima y a su líder, mientras el Ejército se quejaba de la inexistencia de órdenes de aprehensión en su contra

Por PopLab

Documental de bolsillo

Hace apenas tres años, en su papel como procurador de justicia en el estado, Carlos Zamarripa Aguirre negaba la existencia del Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL), agrupación criminal que hoy es el enemigo público número uno del Gobierno de Guanajuato.

En mayo de 2017, el entonces jefe de la XVI zona militar, el General Arturo Velázquez Bravo, reconoció públicamente que la operatividad del CSRL data de 2009, organización que ya bajo las órdenes de José Antonio Yépez “EL Marro” extraía al menos 18 millones de litros de hidrocarburo anualmente.

En octubre de 2017 circuló en redes sociales un video en el que se apreciaba a al menos 50 hombres fuertemente armados y encapuchados, que en medio de descargas de rifles AK-47 y AR-15, evidenciaban la existencia del grupo criminal, el nombre del cártel y el de su líder.

El video surgió para amenazar al Cártel Jalisco Nueva Generación, en medio de la pugna que se recrudeció ese año por el control del territorio guanajuatense.

Un par de días después de que se publicara el video, el 18 de octubre de 2017, el procurador de Justicia en Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre, en entrevista negaba conocer las operaciones del cártel.

Además, rechazó que existiera desde el estado una investigación por delitos cometidos por los integrantes del grupo criminal, al asegurar que era únicamente competencia de la Federación.

“Es un tema estrictamente federal, digo, la constitución lo ciñe de manera exclusiva a la Federación, habrá que ver si ellos tienen detectado este grupo como se dice llamar”, manifestó.

En 2018, el aspirante a la gubernatura por Acción Nacional, hoy gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, centró su discurso de campaña en el combate a la violencia, ante los guanajuatenses ya hacía referencia a un “golpe de timón” en la estrategia de seguridad.

Han pasado tres años desde aquella declaración de Carlos Zamarripa negando responsabilidad por la conformación y crecimiento del grupo criminal entonces liderado por José Antonio Yépez, pero el discurso dio un cambio total el 3 de marzo de 2019 cuando se anunció el operativo “Golpe de Timón”, con el objetivo de desarticular el cártel dedicado, principalmente, al robo de hidrocarburo.

El operativo se montó luego de que la Federación iniciara el combate al robo de combustible, incluso con cierres temporales de los ductos en Guanajuato.

La estrategia del Gobierno Federal comenzó en enero de 2019, lo que generó un desabasto de combustible, la cual también evidenció que gasolineras de la entidad abastecían sus almacenes con combustibles procedentes del huachicoleo.

Apenas un mes después de que inició la estrategia, en la puerta 4 de la Refinería Ing. Antonio M. Amor de Salamanca se localizó una camioneta con una presunta bomba y una manta con amenazas dirigidas a Andrés Manuel López Obrador.

En abril apareció una segunda manta con amenazas al presidente de la República en Celaya, también se le adjudicó al Cártel Santa Rosa de Lima. Las mantas amenazantes llevaron al Marro y el grupo delictivo a ser reconocido como los principales responsables del robo de hidrocarburo del país.

Pese a los mensajes firmados por la organización delictiva, López Obrador aseguró que no haría caso de las intimidaciones.

16 meses después del inicio del Golpe de Timón y después de varios operativos fallidos, la mañana del domingo 2 de agosto de 2020 se anunció la captura de José Antonio Yépez en la comunidad Franco de Tavera en Juventino Rosas.

La Fiscalía a cargo de Carlos Zamarripa, el mismo que negaba tener competencia para investigar al Cártel Santa Rosa de Lima, emitió un comunicado de prensa señalando que la captura del Marro se dio como resultado del “trabajo de inteligencia entre autoridades estatales y federales”.

Incluso, catalogó a Yépez como el principal generador de violencia en el estado que se mantiene en el primer lugar nacional por la cantidad de homicidios dolosos.

Solo un mes después, Diego Sinhue Rodríguez acompañado de Carlos Zamarripa y el secretario de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca, anunció que terminaba el operativo, aunque en la entidad los delitos de alto impacto no han cesado.

Con el Golpe de Timón ya finalizado, el 15 de agosto se anunció la detención de Adán “El Azul”, identificado como el sucesor de José Antonio Yépez al frente del Cártel Santa Rosa de Lima.

Sin embargo, los homicidios dolosos, los ataques a comercios, las agresiones a agentes de policías y los cuerpos desmembrados, embolsados y encobijados, siguen siendo una realidad en el estado.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de POPLab. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí:https://poplab.mx/article/ElMarroelcapomafiosoquecreciomientrasZamarripaveiaaotrolado
Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario