El Estado mexicano persiste en su versión de que Ernestina Ascencio no fue violada: Del Jurado y Hernández (nota de Francisco Félix)

Marta Inés Ascencio y Carmen Ascencio, hijas de Ernestina. FOTO: Cuartoscuro

Francisco Félix | julioastillero.com

En entrevista para Astillero Informa, Fabiola Del Jurado, de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, (CONAMI) y Lizett Hernández, de la asociación Kalli Luz Marina, lamentaron que en audiencia pública ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) los representantes del Estado mexicano validasen la respuesta original otorgada en relación al fallecimiento de la indígena nahua Ernestina Ascencio, quien falleció en 2007 luego de ser objeto de violación sexual tumultuaria por miembros del ejército.

Las activistas recordaron que, en su momento, el entonces presidente Felipe Calderón, señaló que Ernestina Ascencio había fallecido a causa de gastritis y anemia, versión que fue controversial desde el inicio y que hasta ahora se mantiene como respuesta oficial del estado. Señalaron que los representantes del actual Gobierno del Estado de Veracruz se han abstenido de dar una respuesta oficial alternativa a la otorgada por la administración del entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán.

Lizett Hernández destacó que este caso ha dado a las organizaciones peticionarias, entre las que se encuentran, además de CONAMI y Kalli Luz Marina, Abogadas por la Justicia y los Derechos Humanos y el Centro de Derechos Heriberto Jara A.C, la oportunidad de poder plantear, no sólo el caso de la violación a los derechos de Ernestina Ascencio, sino de la violación del derecho de la sociedad a conocer la verdad, así como exhibir las condiciones de vida de las mujeres indígenas en Veracruz y en otras partes de la República.

La integrante de la asociación Kalli Luz Marina señaló que la CIDH dio un plazo de treinta días para contar con elementos que permitan cerrar la investigación y poder rendir un informe y definir su postura al respecto.

Por su parte, Fabiola Del Jurado, advirtió que el caso de Ernestina Ascencio no es el único en el que se ha presentado abuso a mujeres indígenas por parte de militares; lamentó que se trata de una práctica común, que debe investigarse; confió en que la resolución de la Comisión sea favorable y siente un precedente en la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres indígenas.

Deja un comentario