El espectáculo mediático de un atentado: Tome su selfi y siga su camino (y especule qué cártel desafió al Estado). Autor: Jorge Torres

Imagen ilustrativa. Fotos: @c4jimenez

Por: Jorge Torres.

PREMISA… LA NOTICIA, LA GRAN NOTICIA, ES UN GOLPE DE ADRENALINA COLECTIVA QUE ESTIMULA A LAS AUDIENCIAS. Las imágenes de la movilización policiaca en torno a una Suburban negra con múltiples impactos de bala en el parabrisas y las ventanillas laterales, se reproduce a gran velocidad en las redes sociales y en los programas matutinos de televisión. El caos de aquella narrativa visual es acompañado de la noticia que agitó la agenda informativa esa mañana: un grupo armado atentó contra el secretario de Seguridad, Omar García Harfuch.

EN VIVO… LA NOTICIA ES DE QUIEN LA TRABAJA. Un micrófono irrumpe en el dolor de un hombre envuelto en la tragedia por la muerte de un familiar abatido hace apenas unos minutos en el atentado. El reportero hunde sus preguntas en el infortunio y obtiene para su audiencia unas palabras desoladoras. Pero en la violenta agresión aquella historia es colateral. En el verdadero corazón de la trama están las motivaciones de quienes cosieron a balazos el vehículo blindado del funcionario y, sobre todo, quién ordenó el artero ataque. LA TOMA EN VIVO VUELVE A LA CAMIONETA ACRIBILLADA Y COMPARTE CUADRO CON UN VIDEO QUE YA CIRCULA EN REDES.

EL ATENTADO EN BLANCO Y NEGRO… Las imágenes nos trasladan a las 6:35 de la mañana de ese 26 de junio a las Lomas de Chapultepec. Una cámara de seguridad captó el momento de la refriega. Un par de camionetas le cierran el paso al convoy de García Harfuch y disparan con armas de alto calibre. En dos minutos consumaron la agresión y el primer grupo de atacantes se retira a toda prisa en una Suburban blanca, y el resto, que continuó hasta las 6:38 en la plataforma de una Dodge RAM de redilas con el rótulo de la empresa Carso en las puertas, baja y huye del lugar. El dispositivo panea a la izquierda y sigue a los hombres que corren en desbandada. El video se interrumpe a las 6:38:27. LA TOMA VUELVE A LA MALTRECHA SUBURBAN DEL SECRETARIO.

(INSTRUCCIONES DESDE LA CABINA DE PRODUCCIÓN): PANEA ESAS ARMAS Y ENFOCA ESA BARRETT… Las imágenes nos regresan a la realidad. Son las nueve de la mañana y el saldo es abrumador: El secretario de Seguridad Ciudadana está herido de bala; dos de sus escoltas murieron; y una mujer que pasaba por el lugar en un vehículo compacto con miembros de su familia recibió un disparo y falleció. Hay segmentos que muestran el drama aderezados por el zoom a la plataforma de la Dodge que nos revela las armas que se utilizaron en el atentado. Más tarde los “expertos” inundarán las pantallas para aleccionar a la audiencia sobre las características del armamento utilizado. Dirán cosas como que fue una torpeza no haber llevado un tripié para una Barrett y establecerán los estándares de un atentado que se precie de haber sido bien planeado. No hay límites para el desahogo del “especialista”. EL ESPECTÁCULO MEDIÁTICO ESTÁ EN MARCHA.

¡EXTRA! ¡EXTRA!: ¡FUE EL CÁRTEL!… La información fluye en tiempo real y mantiene el asombro de la audiencia. Un segundo video de otra cámara de seguridad irrumpe en escena con las imágenes de algunos presuntos tiradores detenidos por la policía. Poco después se sabría que en un tiempo record se logró la detención de doce personas y que había cuatro células armadas con siete integrantes cada una para atacar al funcionario. Pero para ese momento, 9:30 de la mañana, crecían los rumores y las versiones no confirmadas de un atentado perpetrado por integrantes del crimen organizado. Fue a las 9:32, poco antes de ingresar al quirófano para una intervención de emergencia, que el propio Omar García Harfuch tuvo tiempo para ponerle nombre a sus agresores: “Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando”. El funcionario se manifestó desde su cuenta de twitter y le dio soporte a la versión extraoficial que configuraría, a partir de ese momento, la línea argumental de los medios de comunicación para alimentar la cobertura sobre el atentado.

LAS NOTICIAS SE AJUSTAN A LOS HECHOS (PERO LOS HECHOS SE CIÑEN A LA VERSIÓN EXTRAOFICIAL)… La opinión de los “expertos” entra en escena nuevamente: La brutalidad, la contundencia, la osadía de perpetrar un ataque en el corazón de la Ciudad de México, tenía el sello distintivo de un grupo criminal como el Cártel Jalisco Nueva Generación. Sus argumentos se multiplican en las pantallas de televisión y tienen resonancia en las plataformas digitales. Amoldan con impecable “erudición” las razones del ataque y le dan sustento a la versión de García Harfuch, un jefe de policía que había golpeado severamente a las bandas del crimen en la ciudad, incluidas aquellas que mantenían contactos con el cártel, repiten con insistencia. Por su parte, la Fiscalía General de Justicia y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, evadieron hablar de la embestida de un cártel y se concentraron en proporcionar información sobre los agresores y la logística que siguieron para el atentado. “No podemos hacer especulaciones de qué grupo delincuencial fue”, dijo Claudia Sheinbaum.

LOS MEDIOS LLEGAN A UNA CONCLUSIÓN: EL GOBIERNO ESTÁ BAJO ATAQUE… El resumen de la cobertura mediática del viernes 26 de junio, está representado en cinco de los principales titulares de la prensa escrita del día siguiente: “El narco desafía al Estado en el Corazón de México”, La Jornada; “Primer atentado del narco en la CDMX”, El Universal; “Libra ataque del narco”, Excélsior; “Declara cártel guerra a 4T”, Reforma; y “Sobrevive a más de 150 tiros con armas largas”, Milenio. Sólo este último diario registró el hecho a partir de datos comprobables hasta el momento del cierre de su edición y estableció que la versión de la participación de integrantes del narcotráfico, específicamente el Cártel Jalisco Nueva Generación, fue del jefe de la policía. El resto asumió como un hecho probado la versión de Omar García Harfuch.

¿YA LEÍSTE EL TIMES, EL POST?, ¡CLARO QUE FUE EL NARCO!… La versión extraoficial de que el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México fue obra del “narco”, se registró también en medios internacionales, algunos de ellos con páginas en español y secciones de opinión para consumo hispano. En un artículo publicado en el portal de Los Angeles Times el 27 de junio, titulado “‘El Mencho’, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, es el principal objetivo de seguridad nacional”, el autor, J. Jesús Lemus, asegura que “el atentado que hizo en las primeras horas del viernes pasado el Cártel Jalisco Nueva Generación (…), sin duda obligará al gobierno federal a replantear su estrategia de combate contra el narco”. En la página de The Washington Post, el mismo día del atentado, Sandra Romandía escribió un artículo titulado “¿Cómo llegamos a que el narco atentara contra el jefe de la policía en CDMX?”, en donde concluye que “los grupos criminales no le tienen miedo a nada y enviaron un mensaje”. En la versión digital del periódico español El País, Elena Reina escribe ese 26 de junio un texto titulado “El golpe del narco que evidencia la fragilidad del Estado mexicano”, donde escribe que el ataque fue “una nueva demostración de fuerza del narco mexicano que ha puesto en jaque al gobierno”.

EL EFECTO MEDIÁTICO DE UN ATENTADO: LOS CÁRTELES ESTÁN DE VUELTA… La guerra contra el narco es lugar prohibido para este gobierno. Pero es el torbellino que de vez en cuando les cubre de arena. Sucedió en Culiacán, Sinaloa el 17 de octubre del año pasado, con escenas de insurgencia urbana transmitidas en vivo hasta la liberación del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, detenido por militares en un operativo fallido. Ocurre nuevamente el pasado 26 de junio, tras el tiroteo en contra de Omar García Harfuch, y su versión al pie del quirófano sobre la responsabilidad del Cártel Jalisco Nueva Generación. En la revuelta de octubre en Culiacán no había dudas sobre el grupo criminal que atacó, pero en la agresión del viernes pasado quedan cabos sueltos. (NADA QUE EL ESPECTÁCULO MEDIÁTICO NO PUEDA RESOLVER PARA DARLE SENTIDO A LA VERSIÓN DEL NARCO DETRÁS DE UNA BARRETT).


@jorgetorresnews
Periodista, crítico y ensayista, autor de Nazar, la historia secreta y Cisen, auge y decadencia del espionaje mexicano, ambos de editorial Debate.

Deja un comentario