Disminuye efectividad de la Alerta Amber (nota de Aabye Vargas en OEM-Informex)

Foto: Laura Lovera/OEM-Informex.

De los casos denunciados en los primeros 5 meses de 2021, no han sido localizados 180 niños.

Aabye Vargas | OEM-Informex.

Un total de 497 denuncias de menores de edad desaparecidos se han registrado de enero al 27 de mayo del presente año, de los cuales 180 no han sido localizados en la Ciudad de México, es decir, aún no se han resuelto 36.21 por ciento de los casos reportados, según datos de la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJCM).

En información proporcionada a OEM-Informex vía transparencia, en 2019 se activaron mil 993 Alertas Ámber, de las cuales se localizaron a mil 856 menores, y 137 aún están desaparecidos (6.8 por ciento de las denuncias).

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Para el año 2020, en el que por la pandemia el Gobierno local pidió a padres de familia mantener a sus hijos en casa, se reportaron mil 784 menores de 18 años desaparecidos, de los cuales sólo 15 no han sido vistos de nuevo (.84 por ciento de los reportes).

En entrevista, Juan Martín Pérez García, coordinador de Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe, calificó a la Alerta Amber como una herramienta “fracasada que no se aplica de manera correcta”, y recordó que el modelo en Estados Unidos hace una estrategia integral, en donde articula a policía, empresas, ciudadanía y medios de comunicación, además de que es de carácter regional e inmediata. Subrayó que la Fiscalía local actualmente no cuenta con personal ni presupuesto para operarla de la mejor forma.

OEM-Informex buscó en reiteradas ocasiones a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCM) para conocer su opinión de los casos que no se han resuelto; sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la dependencia no atendió la solicitud de entrevista.

El activista Juan Martín dijo sobre la Alerta Amber: “Es una cosa totalmente discrecional, porque no todos los casos de desaparición tienen Alerta Amber, y además éstas no significan que los o las estén buscando, es sólo un boletín que pide ayuda al público y que se ha convertido en una especie de ‘engañabobos’ para las familias.

“La crisis de la niñez desaparecida no ha parado y va creciendo, lo hemos estado alertando desde hace varios años y seguimos teniendo una profunda omisión dolosa de las autoridades, porque no sólo no cumplen con la responsabilidad legal, sino que hay dolo en la decisión intencional de no cumplir, de no invertir en personal y presupuesto para que pare esta epidemia de niños desaparecidos”, precisó.

Según la información de la FGJ obtenida vía transparencia, el número de niñas desaparecidas duplica al de niños; este fenómeno, de acuerdo con Juan Martín Pérez García, es debido a que las menores de entre 15 y 17 años tienen una alta probabilidad de ser víctima de trata y explotación sexual, y mencionó que las primeras tres horas a partir de que desaparece un menor son vitales para encontrarlo. “Hay otro segmento que son pequeños, de cero a cinco años, en esos pequeños son adopciones ilegales”, mencionó.

Y recordó que, de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, 273 casos de niños se registraron entre 2019 y 2020 en la Ciudad de México, cifra superior a la reportada por la Fiscalía General de Justicia, la cual señaló que en esos años 152 Alertas Amber continuaron activas en la capital, por lo que aseguró que la activación de éstas se realiza de una manera discrecional.

ENGAÑAN POR REDES SOCIALES

Sandra Grisel, directora de Enlace Interinstitucional de la Fundación Nacional de Niños Robados y Desaparecidos I.A.P, indicó que muchas veces las bandas delincuenciales que se dedican a sustraer menores lo hacen a través de redes sociales, y señaló que en esta pandemia muchos menores que estuvieron inmersos en internet sin supervisión de los padres fueron enganchados por medio de éstas.

“Ganan la confianza de las niñas y niños pensando que están hablando con otro de su misma edad; los empiezan a envolver, se vuelven tan astutos que saben si tienen problemas en hogares y fácilmente los enganchan, los citan en algún punto y desaparecen, a veces con la misma ropa que llevan puesta ese día, sin avisar a nadie, sólo los vecinos dicen que se salió, o que se subió a un carro, o que alguien los estaba esperando”, mencionó.

Además, recordó el caso de una niña de ocho años que fue sustraída tras ir a la papelería cerca de su casa. “La mamá sale a buscarla, a preguntar por ella y le cuentan que una mujer se le acercó a la menor y le preguntó dónde está el mercado, entonces la niña le contestó que adelante, y la señora le pide que la acompañe y se la llevaron. Se hizo el rastreo de las cámaras, pero ya van tres meses y aún no se ha recuperado a la niña”, mencionó Grisel.

Apuntó que el número de alertas que continúan activas, o menores de edad que siguen desaparecidos, es por falta de pericia de las autoridades o porque tienen otras prioridades que son más mediáticas, como la inseguridad, y subrayó la necesidad de que los funcionarios estén más capacitados, ya que muchas veces se rechaza la activación para no generar una situación de histeria en la ciudadanía por la cantidad de niños que desaparecen.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario