Detienen a conductor de Uber por secuestro

Foto: @c4jimenez

Por Carlos Jiménez.

Agentes de la Policía de Investigación (PDI) detuvieron al norte de la Ciudad a un conductor de la plataforma Uber acusado de ser miembro de una banda de secuestradores. Se trata del hombre que negoció la vida de una víctima… amenazó con torturarla y matarla si no le entregaban 150 mil pesos en efectivo.

De acuerdo con el expediente CI-FAS/E/UI-2 C/D/10734/11-2019 de la Fuerza Antisecuestros, el hombre participó en el plagio ocurrido la última semana de noviembre pasado. ´

Se llama Christian E G, y fue encarcelado ya por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).

Según la denuncia, el chofer de la plataforma UBER, fungió como negociador de la banda.

Usó el propio teléfono de la víctima, y con él se comunicó con su madre. Con insultos y amenazas, le exigió el dinero del rescate. Amenazaba con torturarla y asesinarla si no se cumplían las exigencias.

Los reportes de la FAS detallan que al día siguiente de que quedó en libertad, la familia de la víctima inició la denuncia con las autoridades.

Desde entonces, el personal Antisecuestros se dedicó a indagar el caso. Y así descubrieron que Christian E G, un chofer de UBER; era el negociador de la banda.

Con las pruebas en su contra, un juez les otorgó una orden de aprehensión para que lo detuvieran.

“Como resultado de la investigación, se localiza al imputado, su domicilio y que se desempeña como chofer de UBER para así obtener la orden de aprehensión en su contra”, se lee en el reporte de la PDI.

Hace unos días, los agentes de la corporación que encabeza Francisco Almazán Barocio, lo ubicaron y detuvieron.

Junto con este sujeto, los investigadores ubicaron a una mujer que también formó parte de la banda. Se trata de Lizbeth C S.

Al igual que sucedió con el chofer de taxi privado, un juez le giró orden de aprehensión por tener pruebas suficientes para considerar que participó en el plagio.

Con información de https://www.c4noticiasmx.com.mx/ autorizada por Carlos Jiménez.

Deja un comentario