Denuncian nueva amenaza ecológica en Sonora por construcción de la Presa de Jales, de Grupo México

Foto: @ProjectPODER

De la redacción.

La organización PODER denuncia en un trabajo periodístico titulado “La Nueva Amenaza de Grupo México” los efectos que la construcción de la nueva Presa de Jales de Buenavista de Cobre, filial de Grupo México, está teniendo en la población de Sonora.

Señalan que el proyecto Nueva Presa de Jales “es la pieza clave en el proyecto de expansión ‘Gran Visión’, de Grupo México, y se suma a los demás factores que ya ponen presión al acceso al agua de la Cuenca del Río Sonora: concesiones de agua para proyectos mineros pero obstáculos para los pobladores que quieren renovar sus permisos, así como la contaminación del agua provocada por Buenavista del Cobre hace cinco años”.

Una vez terminada, medirá 175 metros de alto y 10 kilómetros de largo. Actualmente la cortina contenedora tiene 20 metros de ancho en su parte superior y es utilizada como camino para los vehículos de Grupo México y sus proveedores contratados para la construcción de la presa.

La Presa de Jales sirve para depositar los residuos resultantes del proceso de separación de metales en la mina; los residuos que se depositan incluyen solventes contaminantes.

El pueblo de Bacanuchi se encuentra a sólo 27 kilómetros de la presa, que ocupa 3,326 hectáreas de superficie y tiene capacidad de almacenar 2,040 millones de metros cúbicos de desechos tóxicos

El informe explica que Bacanuchi cabría 138 veces dentro del vaso de almacenamiento. “El miedo de la gente es que un derrame proveniente de la nueva presa de jales podría arrasar con todo el pueblo de y sus habitantes, y afectaría de forma directa a más de un millón de personas, incluidas aquellas que viven en los municipios que usan el río como forma de vida”.

En agosto de 2014 siete municipios de Sonora fueron afectados por el derrame de 40 mil metros cúbicos de lixiviado de cobre, de la mina Buenavista del Cobre, de Grupo México.

Deja un comentario