WASHINGTON, 12 ene (Xinhua) — El cierre parcial del Gobierno estadounidense, causado por la disputa sobre los fondos del Congreso para financiar el muro propuesto por el presidente Donald Trump, entró este sábado en su vigesimosegundo día y se convirtió en el más largo en la historia del país.

     Por el momento, no existe ningún compromiso ni acuerdo a la vista, ni tampoco una alternativa fácil.

     El presidente amenazó con vetar cualquier proyecto legislativo de gastos que no incluya los 5.700 millones de dólares que demanda para financiar el muro en la frontera con México. Los demócratas, entre tanto, aseguraron que bloquearán cualquier proyecto que incluya dinero para la barrera.

     Ninguna de las partes parece dispuesta a retroceder.

     «Trump se enfrenta a la mayoría democrática en la Cámara de Representantes (baja) que no tiene interés ninguno en financiar muros ni nada que se le parezca y pueda suponer una victoria para Trump», apuntó Christopher Galdieri, profesor asistente del Saint Anselm College.

     A su juicio, el presidente «ha decidido que el muro o nada, aunque todavía tiene que ofrecer a los demócratas de la Cámara algo a cambio».

     Trump, sin embargo, indicó el viernes que no declarará la emergencia nacional de forma inmediata, una medida que permitiría utilizar al ejército en la construcción del muro pero que, aunque podría poner fin al estancamiento, supondría una fiera batalla legal.

     «En estos momentos no estamos considerando una emergencia nacional», dijo el presidente en una mesa redonda sobre seguridad fronteriza en la Casa Blanca.

     Desde el primer día de su campaña electoral a la Presidencia, Trump ha prometido levantar un muro en la frontera con México. Pese a que muchos emigrantes tratan de llegar a Estados Unidos por razones económicas, el mandatario ha argumentado que narcotraficantes y miembros de bandas están entrando ilegalmente en el país.

     Los demócratas acusan al presidente de utilizar el cierre gubernamental y la crisis fronteriza para anotarse tantos políticos.

     Esta semana, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, ambos del Partido Demócrata, publicaron un comunicado conjunto en que acusan a Trump de «fabricar la crisis» y lo instaron a reabrir la Administración. 

Deja un comentario