10 apuntes sobre los Fideicomisos y la Cuarta Transformación. Autor: José Reyes Doria

Foto: Cámara de Diputados.


Por: José Reyes Doria @jos_redo

1.- La eliminación de los 109 fideicomisos y el traslado de sus recursos a Hacienda parece una decisión improvisada y apresurada, a juzgar por los numerosos tropezones en la operación política, legislativa, comunicativa e institucional. No es que no se haya contemplado antes por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, porque incluso se anunció durante la campaña presidencial, lo que digo es que la decisión se comenzó a construir bajo la presión de la crisis de salud y económica derivada de la pandemia de Covid-19. La caída de la economía, que será de alrededor de 10% del PIB en 2020, la baja de los ingresos petroleros, las exigencias del gasto en salud, la necesidad de apoyar a las personas desempleadas y a las micro empresas, obligaron al gobierno de AMLO a buscar recursos por todos lados y decidió echar mano de los fideicomisos, que representan alrededor de 150 mil millones de pesos.

2.- Tan improvisada fue la decisión, que hubo hasta tres iniciativas de reforma legal distintas, donde cada una proponía eliminar números diferentes de fideicomisos; y en pleno debate en la Cámara de Diputados, MORENA propuso incluir el Fondo de Salud que contiene recursos para gastos por enfermedades catastróficas por un monto de 100 mil millones de pesos; esta última pretensión no prosperó porque el costo de imagen era inmenso para AMLO, pues en la crítica opositora se manejó esto como que López Obrador le quitaba apoyos a los niños con cáncer.

3.- Por lo mismo, durante el debate legislativo y mediático, los actores de la Cuarta Transformación manejaron discursos distintos e incluso contradictorios. Unos argumentaban que los recursos de los fideicomisos se utilizarían para fortalecer el gasto en salud, para enfrentar el problema de la pandemia, pero otros aseguraban una y otra vez que los beneficiarios de los fideicomisos no tendrían problema alguno, porque los apoyos que reciben a través de esos instrumentos los seguirán recibiendo íntegro, la única diferencia es que ahora sería directamente del presupuesto y no por medio de fideicomisos corruptos. Por fin: o van a salud los recursos, o van a los beneficiarios habituales.

4.- El argumento de los legisladores de MORENA en el sentido de que se eliminan los fideicomisos porque fomentan la corrupción, por el secreto fiduciario que impide investigar y porque no tienen reglas claras, fue fácilmente rebatido por especialistas. Por un lado, la legislación ya contempla la fiscalización y la transparencia de los fideicomisos, además de que el secreto fiduciario ya no es obstáculo para fiscalizar la integración y el desempeño de esos instrumentos. También argumentaban que los fideicomisos eran puro negocio de los bancos, pero en realidad la mayoría de esos fideicomisos son manejados por la banca pública. La descoordinación entre el gobierno de AMLO y sus legisladores, llegó al punto de que el Secretario de Hacienda dijo, a propósito del huracán Delta, que el Fondo de Desastres Naturales estaba bien, que era eficaz y necesario para apoyar a las regiones afectadas, mientras que en la Cámara de Diputados su partido votaba por la desaparición de ese Fondo.

5.- Es buena la idea de eliminar instrumentos financieros discrecionales y con fuertes sospechas de corrupción y simulación, como lo son muchos fideicomisos. Pero la premura de la decisión ha hecho patente que para hacerlo de la mejor manera hace falta un diseño institucional y normativo integral, que pondere la naturaleza y el objeto de cada fideicomiso, porque el volumen de recursos públicos que están en juego, convierten esta acción en un riesgo muy grande de incurrir en desorden, caos e irregularidades incontrolables que, más tarde, pueden revertirse contra el gobierno de AMLO y dañar seriamente su imagen de honradez.

6.- Aparte de la necesidad de un diseño institucional adecuado, la decisión de eliminar los fideicomisos requiere de una operación política de alto nivel. Sin embargo, dicha operación no ha sido la idónea, como se observa en numerosos aspectos, por ejemplo, los diputados del Partido del Trabajo, aliados de la 4T, rechazaron la eliminación de muchos fideicomisos, aduciendo que ni MORENA ni el gobierno de AMLO esclarecieron a dónde se van a trasladar los recursos, con cuáles reglas se van aplicar, cómo se va a garantizar que se apoye a las personas que realmente lo necesitan de acuerdo al tema de cada fideicomiso. Fernández Noroña fue contundente: no se puede apoyar una medida de esta naturaleza, a veces se le apoya más al compañero Presidente diciéndole no con entereza, como en este caso de los fideicomisos. Tampoco se convenció o negoció con la oposición, cuyos representantes se cansaron de evidenciar contradicciones y riesgos de esta medida.

7.- Aparte del diseño institucional y la operación política, una decisión como la de eliminar los fideicomisos requiere de una poderosa y convincente comunicación política, para garantizar la aceptación social de esta grave decisión. Sin embargo, la comunicación ha sido confusa, ya comentamos que no hay un mensaje unificado sobre el destino de los recursos o la situación legal de los fideicomisos en cuanto a la fiscalización. Tampoco se ha comunicado bien el supuesto objetivo de combatir la corrupción, no se ha convencido a la opinión pública que la solución en el caso de los fideicomisos sea su eliminación: ¿por qué no mejor se fiscalizan todos y cada uno de los fideicomisos, se reconfiguran sus reglas de operación, se audita el ejercicio de los recursos? Es decir, si la bandera del régimen es la lucha contra corrupción, ¿por qué no diseñar un mecanismo modelo para limpiar a fondo los fideicomisos?

8.- En este caso, el discurso de la relación directa entre el gobierno y los beneficiarios, sin intermediarios de ningún tipo, luce más bien débil. El argumento de que se eliminan los fideicomisos, para que el gobierno entregue directamente los apoyos a los beneficiarios, no tiene mucha fuerza, porque la mayoría de los fideicomisos tiene objetos de naturaleza distinta a la de los programas sociales en los que se ha aplicado el esquema de prescindir de los intermediarios.

9.- En el caso de los fideicomisos, los beneficiarios son actores sociales con problemáticas específicas que van mucho más allá de las meras carencias sociales: se trata de víctimas de violaciones de derechos humanos, de científicos e investigadores, de deportistas, de cineastas, de la generación de conocimientos científicos y aplicaciones tecnológicas, de ex braceros, de regiones y personas azotadas por desastres naturales, de enfermedades catastróficas, de actores agrícolas y campesinos específicos, entre muchos otros.

10.- Por esto último, la medida de eliminar los fideicomisos y trasladarlos al dominio de Hacienda, es decir de la Presidencia de la República, deja la percepción de que, más que prescindir de intermediarios y combatir la corrupción, lo que está ocurriendo es un intenso proceso de centralización del gasto público. Por lo tanto, el reto es formidable y por partida doble para el gobierno de AMLO: revertir la idea de que está centralizando de forma excesiva funciones que implican recursos públicos masivos; así como garantizar que estas medidas no generen dinámicas de uso discrecional de recursos públicos, e impedir que, ante la ausencia de controles y diseños institucionales adecuados, proliferen irregularidades y anomalías de pronóstico reservado.

José Reyes Doria
José Reyes Doria

Politólogo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.
Asesor parlamentario en diversos órganos de gobierno y comisiones de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.
Colaborador en portales informativos. Conferencista sobre temas legislativos y políticos. Consultor en materia de comunicación política, prospectiva y análisis de coyuntura. Contacto: reyes_doriajose@hotmail.com

1 COMENTARIO

  1. Creo que el talon se aquiles de este gobierno son los problemas de comunicación, podría ser que López obrador tenga razón en exponer el desvio de recursos que habia por medio de estos fideicimisos, pero que no se ve claro que va a hacer para poner orden a esta situacion.

Deja un comentario